Bebé con su hermana encima de una cama

Vacunas

Pocas medidas preventivas han tenido mayor efecto en la reducción de la mortalidad de la población de todo el mundo como las inmunizaciones. Desde la perspectiva de la salud pública, las vacunas han demostrado ser la herramienta más costo-efectiva de la que disponemos

En la Comunidad de Madrid, los programas de vacunación sistemática han tenido siempre un seguimiento muy importante, como consecuencia de la confianza que tanto la población como por los profesionales sanitarios tienen en las vacunas.

Es importante tener presente que el objetivo final de los programas de vacunación es garantizar el control de las enfermedades inmunoprevenibles en la totalidad de la población residente en nuestro entorno. Es de gran trascendencia extender las políticas de vacunación a todos los grupos de población con el fin de reforzar su impacto en el control de enfermedades transmisibles.

Vacunación Infantil

Tabs

Calendario de Vacunación Infantil
 

vacunasEn 1975 comenzó la implantación en la Comunidad de Madrid de la vacunación sistemática de los niños que nacen o establecen su residencia aquí, siendo esta muy efectiva en el control y erradicación de diversas enfermedades inmunoprevenibles. Es por esto que  queremos resaltar su importancia.

La Comunidad de Madrid (CM), en 2017, adaptó su Calendario de Vacunación Infantil al Calendario Común de Vacunación aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS). Este cambio consistió fundamentalmente en modificar la pauta de primovacunación, reduciendo el número de dosis a administrar en los primeros seis meses de vida (de tres dosis a dos), y en adelantar la dosis de recuerdo (de los 18 a los 11 meses de edad). Se ha sustituido por tanto el esquema de vacunación tradicional 3+1 por un nuevo esquema 2+1 que reduce el número de pinchazos en el lactante a la vez que mantiene y asegura una adecuada protección.

niños sonriendo sobre una camaEl Calendario de Vacunación Infantil 2018 va dirigido a los niño/as nacidos a partir del 1 de julio de 2016 a quienes desde enero de 2017 se les aplicó el nuevo calendario.
A partir de enero de 2018 se modificó la pauta de la vacuna frente al meningococo C a tres dosis: 4, 12 meses y 12 años. Así mismo, en enero de 2018 se suprimió la dosis de VHB que se administraba al nacimiento y a partir de esta fecha, solo se administrará exclusivamente a recién nacidos de madre portadora o a hijos de madre con serología desconocida. 

En julio de 2019 se revisó de nuevo la estrategia de vacunación frente al meningococo y de acuerdo a las modificaciones aprobadas el 14 de marzo de 2019 en la Comisión de Sa­lud Pública (órgano dependiente del CISNS) la Comunidad de Madrid ha modificado la pauta de vacunación frente al meningococo sustituyendo la vacuna frente al meningococo C a los 12 años de edad por la tetravalente frente a los serogru­pos A, C, W e Y en el calendario sistemático de vacunación. Además, se realizará captación activa de varias cohortes de adolescentes y adultos jóvenes (de 13 a 18 años) en tres años con la finalidad de establecer protección comunitaria lo más rápidamente posible. Esta estrategia se implementará a partir del 24 de julio de 2019.

Para más información diríjase al apartado de profesionales de esta página web

 

Ver calendario vigente>>

Recomendaciones especiales
 

Hay algunas situaciones que necesitan una observación especial. Esto ocurre cuando existen circunstancias  como pueden ser las alergias a componentes vacunales, inmunosupresión, prematuridad en el caso de los  nacidos antes de la semana 37, enfermedades crónicas o agudas,  Estas situaciones,  se deben comunicar siempre al profesional sanitario al que se acude antes del acto de la vacunación,  ya que en algunos casos se requiere una actuación o pautas diferentes.

Niños alérgicos:
Niño con puré en la boca y rascándose la cara
Huevo:
Las evidencias científicas actuales, sustentan la seguridad de la vacuna de la triple vírica en personas con hipersensibilidad al huevo. Otras vacunas con las que debemos tener especial atención son la de la gripe ,la fiebre amarilla , la vacuna de la hepatitis A marca Epaxal®  (en este caso se debe usar  otra marca comercial) la vacuna frente a la encefalitis europea y una de las vacunas existentes contra la rabia ( Rabipur®)

Antibióticos:
Los niños con reacciones alérgicas sistémicas graves son los únicos que no deben ser vacunados, los demás se pueden vacunar ya que las cantidades presentes en las vacunas son muy inferiores a las necesarias para producir una reacción local, aún así, se recomienda consultar con el pediatra responsable del niño.

Látex:
El látex es una sustancia muy habitual en el ámbito sanitario. Cuando se vaya a vacunar a un niño con alergia al látex se tendrá precaución con los guantes, jeringas y tapones de las vacunas. Si el tapón contuviese látex se evitará perforarlo y,  si la reacción al látex es anafiláctica se debe vacunar en un lugar exento de látex, consultando con el pediatra la necesidad de vacunar en el ámbito hospitalario o si existe en el centro de salud una sala exenta de látex.

Aluminio:
El aluminio es una sustancia que se usa como adyuvante en la vacuna. Si existiera alergia a este componente lo que se recomienda es aplicar la vacuna por vía intramuscular.

 

Mano de madre con dedo de bebé  Niños prematuros:
Se define como recién nacido pretérmino a aquel que nace antes de la semana 37 de embarazo Estos niños son más vulnerables a infecciones debido a la inmadurez de la barrera cutaneomucosa y de su sistema inmunológico. Por ello deben ser vacunados como los otros niños y se hará de acuerdo con su edad cronológica, no gestacional. Según los estudios de los que se dispone, su respuesta a las vacunas es muy similar a la de los niños nacidos a término, entre la semana 37-40 de embarazo. Si el recién nacido estuviese ingresado se recomienda su vacunación, siempre con el consejo del médico responsable. La vacuna del rotavirus es la única que no está recomendada en pacientes recién nacidos pretérmino mientras estén hospitalizados y no está probada en niños con problemas gastrointestinales graves.

Se debe revisar el calendario vacunal de las personas convivientes con los niños prematuros ya que si tenemos un ambiente familiar “sano” en cuanto a las enfermedades prevenibles se refiere, estaremos procurando un ambiente protector al bebé.

Niños inmunodeprimidos o en tratamiento inmunosupresor:

Se consideran niños inmunodeprimidos aquellos que por cualquier motivo tienen las defensas bajas: cáncer, tratamientos con corticoides, alteraciones del sistema inmune…
En estos niños la aplicación de vacunas debe hacerse con algunas precauciones. Si se sabe cuándo se va a empezar el tratamiento inmunosupresor, primero se realizaría la primovacunación del niño y posteriormente se iniciaría el tratamiento. Como esto no siempre es posible, se recomienda la vacunación con vacunas de virus vivos (triple vírica y varicela) cuatro semanas antes, no administrándolas en ningún caso en las dos semanas previas al tratamiento.
Las vacunas inactivadas son seguras, pero se recomienda aplicarlas si se puede un mínimo de dos semanas antes del tratamiento para conseguir una mejor respuesta inmunológica.

Niños con enfermedades crónicas:

Los niños con enfermedades crónicas deberían estar correctamente vacunados, ya que debido a su enfermedad y tratamiento suelen ser más vulnerables a las enfermedades; hay que tener en cuenta su estado inmune. Si están inmunodeprimidos se valorará las aplicación de vacunas de virus vivos (Varicela y triple vírica entre otras).
Es importante que exista una colaboración entre el pediatra y el especialista que lleva su patología principal.
En estos niños es importante también la revisión y actualización del estado vacunal de las personas que convivan habitualmente con el niño.

Calendario Acelerado
 

 

 Botes de vacunasCualquier niño o adolescente que no recibe las vacunas contempladas en el calendario oficial de vacunaciones a la edad recomendada, se convierte en una persona mal vacunada o incorrectamente vacunada para su edad y, por tanto, tiene un riesgo aumentado frente a las enfermedades que se intentan prevenir.Niña pequeña con un bebé en los brazos

Hay múltiples factores que pueden ocasionar esta situación como son la aplicación de falsas contraindicaciones, negativa de los padres o de los profesionales a administrar todas las dosis de vacunas simultáneamente y, la más frecuente en los últimos años, la incorporación de población procedente de otros países a nuestro medio.

Es muy importante que, una vez detectado un niño en estas condiciones, se resuelva la situación en el menor tiempo posible, para lo que se emplean las denominadas pautas aceleradas de vacunación.

Ver calendario acelerado >>