Cabeza de un jabalí

Triquina: una zoonosis alimentaria en el punto de mira

Zoonosis alimentarias: prevención de la triquinosis en carne

El consumo de carne de cerdo, jabalí o caballo infestada por el parásito Triquina producen la enfermedad denominada triquinosis, que en los casos más graves puede originar complicaciones neurológicas y cardiológicas.

Es imprescindible analizar, antes de su consumo, la carne de los cerdos que tradicionalmente se sacrifican para consumo familiar y de los jabalíes procedentes de la caza (monterías y cacerías). 

Durante el año 2019 se analizaron 3.809 jabalíes en la Comunidad de Madrid, de los cuales 14 contenían triquina. Su destrucción evitó la posible infestación de los consumidores y la propagación del parásito. En los 72 cerdos investigados procedentes de matanzas domiciliarias no se detectó la triquina.

¿En qué alimentos se encuentra?

Transmisión al hombre

Venta de embutidos

NO SE DEBE CONSUMIR LA CARNE HASTA QUE NO SE TENGA EL RESULTADO DEL ANÁLISIS DE TRIQUINA