Más de 150 pacientes atendidos en la Unidad de Enfermedades Autoinmunes del Hospital de Móstoles

Un año después de su creación

Desde el Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario de Móstoles se puso en marcha la Unidad de Enfermedades Autoinmunes Sistémica (EAS), como un proyecto de asistencia a medida del paciente. Con una consulta específica se aborda de forma programada la evolución del paciente y con la creación de un sistema de atención flexible y ágil se facilita la atención al paciente en fases críticas, urgentes y/o no previstas. De esta forma se ofrece una asistencia coordinada por profesionales con formación específica y experiencia, que reacciona con rapidez ante sospechas de enfermedad, nuevos brotes, aparición de nuevos síntomas o enfermedades y otros problemas de salud relacionados con este tipo de patologías. El nivel de complejidad, la evolución y la gravedad de estas patologías es muy variable. También la atención que requieren dependiendo de la afectación que genera la enfermedad. En muchos casos son tratados de forma multidisciplinar. Desde esta Unidad se coordinan con rapidez y agilidad esos casos más complejos y difíciles de abordar intentado aminorar la incertidumbre. el miedo y el desánimo que en muchos sufren estos pacientes y sus familiares .

Unidad de Enfermedades Autoinmunes HUMTL
20 enero 2020

Incertidumbre  y desasosiego

La inexistencia de cura, la gravedad de las consecuencias, el desconocimiento científico sobre las causas, la gran variabilidad del pronóstico, el impacto en su día a día y, por otro lado, la continua aparición de información  dispar sobre nuevos métodos de diagnóstico y terapias inducen a la incertidumbre y el desasosiego en el paciente.

Por esta razón, se pretende dar una respuesta asistencial ágil para aminorar el impacto clínico, retrasar y controlar el posible deterioro y reducir la repercusión sobre la calidad de vida del enfermo. Una de los pilares de la unidad es la coordinación de esfuerzos para gestionar la asistencia de muchos de los pacientes afectados. La colaboración con reumatólogos, nefrólogos, dermatólogos, neurólogos, cardiólogos, neumólogos, ginecólogos, enfermeras del Hospital de Día  y otros muchos especialistas es muy habitual.

Primeras publicaciones sobre enfermedades autoinmunes

La creación y consolidación de la Unidad facilita la posibilidad de investigar y avanzar en el conocimiento de las patologías y su posible respuesta ante nuevos tratamientos. La revista Clinical Therapeutics ha publicado una revisión de la literatura científica del doctor Jorge Sánchez, médico del Servicio de Medicina Interna, sobre cómo funcionan los anticoagulantes de última generación en los pacientes afectados por el síndrome antifosfolípido. Se trata de estudio que incluye un meta-análisis, para la que se han revisado más de 1.500 publicaciones, 138 de ellos en revisión completa, y se han analizado 731 casos de pacientes.

Tras esta exhaustiva revisión entre las publicaciones registradas desde que existen los anticoagulantes directos, se concluye, por un parte, que este grupo de medicamentos no debe utilizarse en pacientes con síndrome de antifosfolípido perfil de alto riesgo, y por otra, que no hay suficiente evidencia para avalar seguridad y eficacia en pacientes de bajo riesgo, dejando la duda de si funcionarían o no en este otro perfil de enfermos.

Hay que destacar que justo coincidiendo con la elaboración de esta revisión literaria la Agencia Española del Medicamento (AEM) lanzó una alerta informando  que no debía administrarse por los riesgos que supone para los pacientes. Hasta el momento su administración se hacía vía solicitud por uso compasivo.

En esta investigación han participado profesionales del Hospital Clínic de Barcelona, donde el doctor Sánchez realizó su master en Enfermedades Autoinmunes antes de que se pusiera en marcha en nuestro Hospital la Unidad específica para abordar este grupo de patologías.

Asimismo, ha sido fundamental la colaboración de David Varillas, responsable de la Unidad de Apoyo a la Investigación de la Universidad de Francisco de Vitoria. Su contribución ha sido clave en la parte metodológica, y sobre todo en la realización del meta-análisis, y también en la orientación sobre qué tipo de revista científica podía publicar la investigación. Estas dos aportaciones han permitido que todo el trabajo realizado tuviera un impacto científico en una revista de factor de impacto destacado (Q2 -JCR).