Historia

Reseña Histórica

  • El edificio del Hospital Universitario de Móstoles fue construido por iniciativa privada y posteriormente fue adquirido por el Ministerio de Sanidad haciéndose eco de la reivindicación ciudadana del municipio que reclamaba un hospital desde hacía tiempo. El Ministro de Sanidad, Ernest Lluch, inauguró el Hospital Universitario de Móstoles el sábado 25 de junio de 1983. Fue el primer hospital comarcal  de Madrid.

    Desde el punto de vista técnico, fue sometido a varios cambios antes de comenzar a funcionar como centro hospitalario. Primero fueron los arquitectos Fernando Flórez Plaza y Luis López Fando diseñaron y Javier Picabea Cervino y Rafael Carrasco Amat  después en el año 1992 para acabar de ampliar las plantas del edificio (se duplica la altura inicial). Con la intensa actividad asistencial  se requiere pronto una nueva ampliación y en 1994 Luis González Sterling construye el edificio anexo para uso mayoritariamente administrativo (Admisión, Gestión, Dirección, Salón de actos,Cafetería, Neonatologia, UCI y Psiquiatría).

    Hasta 1998, este centro, incluido dentro del Grupo 2 de los hospitales del Insalud, dio asistencia sanitaria a enfermos agudos del Área 8 que contaba con una población de referencia de 400.000 habitantes. En esa fecha se inauguró un nuevo hospital perteneciente al Insalud en la misma área: la Fundación Hospital Alcorcón. Esta apertura trajo consigo el cierre del Hospital Hermanos Laguna de Alcorcón, un centro sanitario de 60 camas que contaba con las especialidades de Medicina Interna, UCI/Coronarias y Cardiología.

    Tras la inauguración de la Fundación Hospital Alcorcón en 1998, el Área Sanitaria 8 quedó dividida en dos zonas con una población de referencia de aproximadamente 200.000 habitantes cada una. Tras las transferencias sanitarias de 1 de enero de 2002, el Hospital de Móstoles está adscrito a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

    A principios de los años noventa se realizó la primera gran obra estructural del centro con ls construcción de un edificio que asumió la parte administrativa y de gestión, liberando espacio para ampliar la parte asistencial y de servicio directo a los pacientes. Tras dicha obra, el Hospital ocupa una manzana completa del centro de Móstoles, con una  superficie total de 50.543 metros cuadrados

    Del Hospital de Móstoles depende el Centro de Especialidades "Coronel de Palma", y los diferentes recursos dependientes del Servicio de Psiquiatría: el Centro de Día de Salud Mental, el Hospital de Día de Psiquiatría, el Hospital de Trastornos de Comportamiento Alimentario y del Centro de Salud Mental Nueva York.

    En la actualidad, el Hospital Universitario de Móstoles y el centro de especialidades "Coronel de Palma" son centros públicos adscritos al Servicio Madrileño de Salud, que atienden la demanda de atención especializada de la población de los municipios de Móstoles y Arroyomolinos. Este último, con una edad media de 31 años, es uno de los pueblos más jóvenes de España. En los últimos años se ha convertido en una área residencial para muchas jóvenes parejas de Madrid y especialmente de Móstoles.

  • En constante evolución

    Para dar servicio a estas poblaciones, en el Hospital y sus centros adscritos trabajan alrededor de dos mil profesionales cualificados: médicos, farmacéuticos, biólogos, matronas, fisioterapeutas enfermeras, técnicos especialistas, auxiliares de enfermería, trabajadores sociales, celadores, maestros, personal de administración, gestión, mantenimiento, hostelería, limpieza, etc. Esta asistencia sanitaria comprende: consultas, hospitalización, realización de pruebas diagnósticas y terapéuticas, así como atención urgente.

    La historia y evolución del Hospital es la de la ciudad de Móstoles por un lado, y la de la práctica clínica por otro. Cada vez más procesos ambulatorios, más consultas especializadas, tratamientos más personalizados, hospitales de día, atención a domicilio, estancias medias más breves, y en general una atención sanitaria más cercana y adaptadas a las necesidades del paciente.

    A los cambios estructurales, se suman los metodológicos, de gestión clínica y también administrativa y medioambiental. En los últimos años  las mejoras han afectado de forma trasversal a todos los ámbitos del hospital

    Boxes individuales en la Unidad de Cuidados Intensivos, donde el paciente puede estar acompañado más de 10 horas al día, Unidad de Neonatología abierta 24 hora sal día para los padres, salas de dilatación/parto para que las mujeres embarazadas puedan vivir su parto de forma segura, y humanizada, consultas de alta resolución para que el diagnóstico del paciente se agilice al máximo, visitas directas a las residencias de ancianos para evitar deterioros y alteraciones cognitivas por los desplazamientos. Estos son solo algunos ejemplos de cómo ha cambiado no solo la estructura, sino también la forma de trabajar .

    El incremento del número de consultas especializadas para tratar problemas graves, como heridas y úlceras, enfermedades graves, poco frecuentes o que requieran cuidados especiales, la participación de profesionales como farmacéuticos, enfermeras y fisioterapeutas en la actividades directa con el paciente, la creación de nuevos grupos de trabajo en los que abordar de forma multidisciplinar las enfermedades, como los comités de tumores, son muestras de esa evolución global a la que se han adaptado todos los recursos, humanos y materiales.

    Los hospitales viven en cambios constantes. El nuestro está inmerso en un importante Plan de Eficiencia Energética que supondrá el cambio de las instalaciones energéticas primarias y otras reformas que mejorarán la comodidad de usuarios y profesionales porque todavía hay muchas áreas en las que poder mejorar.