Tiques, facturas y contratos: las pruebas que acompañan a las reclamaciones y arbitrajes de Consumo

Cuando realizamos una compra y abonamos su precio, ya sea en un establecimiento físico o a través de internet, el tique, o la factura que nos entregan o que nos envían por correo electrónico es la prueba de que, en efecto, la hemos realizado.

En el caso de la contratación de un servicio, sería la factura, igualmente, y también valdrían como prueba de la contratación el presupuesto o el contrato.

Si se quiere presentar una reclamación o presentar una solicitud de arbitraje de Consumo, es imprescindible aportar las pruebas que acrediten que hemos comprado el producto o contratado los servicios sobre los que se pretende reclamar.

 

¿Cuánto tiempo hay que guardarlos?

 

Tanto por la garantía de los productos (dos años en el caso de que sean nuevos y al menos un año si se trata de productos de segunda mano) como por si es necesario demostrar su compra, es conveniente guardar el tique o la factura de los productos que se compren durante un tiempo, que variará en función del producto del que se trate.

En el caso de electrodomésticos, aparatos o dispositivos electrónicos, prendas que haya que limpiar en la tintorería o muebles, por ejemplo, es importante conservar la factura durante toda la vida útil del producto, ya que es la prueba tanto de que hemos comprado el artículo como de que es de nuestra propiedad, lo que puede ser útil en caso de tener que presentar reclamaciones, arbitrajes de consumo y también denuncias por robo o comunicaciones de siniestro a compañías de seguros.

Si compramos un producto en un establecimiento físico, podemos pedir la factura en él, y si la compra se realiza por internet, se puede solicitar que nos la envíen por correo electrónico o descargarla de la página web donde hicimos la compra, cuando esta opción esté disponible.

En el caso de productos cuya vida útil no sea larga (como alimentos o prendas básicas textiles), es aconsejable guardar el tique de compra un periodo de tiempo suficiente, por si se tuviera que reclamar por algún motivo. Para los productos con una vida útil más larga, es recomendable pedir mejor la factura que el tique del producto, ya que esta no se borra con el tiempo y además, acredita nuestra identidad.

 

¿Qué se puede hacer si se pierde el tique o la factura de una compra?

 

Contacte con el establecimiento, o sitio web, donde la realizó y solicite un duplicado de la factura. En algunos también se puede solicitar un duplicado del tique de compra.

Prendas o tejidos que se deben limpiar en tintorería

 

Si compra alguna prenda o producto que se deba llevar a limpiar a la tintorería, si el valor de las mismas es elevado, conviene que guarde durante toda su vida útil la factura de compra, para acreditar su precio, y que no elimine las etiquetas donde se indica de qué manera hay que proceder para realizar la limpieza de las prendas u objetos.

 

Servicios

 

En la contratación de servicios, debe guardar los presupuestos y los contratos, ya que en caso de tener que reclamar serán imprescindibles. Si tiene que solicitar duplicados de los mismos, diríjase a la empresa para solicitarlos (en algunos casos es posible solicitarlos a través del sitio web de la empresa). En caso de haber realizado la contratación a distancia o por internet tendrán que habérselos hecho llegar en soporte duradero(por escrito o por correo electrónico).

 

Reclamaciones

 

En caso de que tenga que reclamar, puede acudir a la Oficina Municipal de Información al Consumidor más cercana a su domicilio, a la Oficina de Atención al Consumidor de la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, o hacerlo a través de internet (con certificado digital).

Si la empresa está adherida al Sistema Arbitral de Consumo, o acepta el arbitraje, puede solicitar un arbitraje de Consumo.

Recuerde acompañar a su reclamación o solicitud de arbitraje de todas aquellas pruebas que acrediten que compró el producto o contrató el servicio.