páginas web

No caiga en la red. Sepa sus derechos antes de entrar en cualquier web

A diario entramos en multitud de páginas web para realizar consultas y operaciones de todo tipo. Como usuarios, es importante que conozcamos nuestros derechos ante este tipo de plataformas comerciales, así como los requisitos legales que debe tener una web.

Uno de los derechos fundamentales que tiene cualquier persona consumidora que entra en una web es el derecho a conocer la identidad de su propietario. Según establece la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información y comercio electrónico, las páginas web utilizadas para buscar información, realizar consultas o que prestan algún servicio, como venta de productos, deberán incluir de forma visible por el usuario los siguientes puntos:

  • Nombre o denominación social y datos de contacto (domicilio, dirección de correo electrónico y cualquier otro dato que permita una comunicación directa y efectiva)
  • Datos de inscripción en el Registro Mercantil o cualquier otro registro público.
  • Número de Identificación Fiscal
  • Información sobre el precio de los productos, indicando si incluye o no los impuestos aplicables y gastos de envío.
  • En el caso de que la actividad que se ejerza precise de una autorización administrativa previa, los datos relativos a la misma.
  • Si se ejerce una profesión regulada, los datos del colegio profesional y el número de colegiado, el título académico y el estado de la Unión Europea que lo expidió.
  • Los códigos de conducta a los que esté adherido, en su caso, y la forma de consultarlos electrónicamente.

La ley obliga a las páginas web a contar con un apartado que puede denominarse aviso legal, que es donde suelen aparecer estos datos identificativos y de contacto.

Si la web en la que estamos entrando realiza además algún tipo de venta, contratación o reserva online, deberá también informar de forma clara sobre:

  • Los trámites o pasos que se deben seguir para hacer la reserva o compra.
  • Si en algún momento el documento electrónico del contrato será archivado y accesible.
  • La posibilidad de identificar y corregir errores en la introducción de datos.
  • La lengua o lenguas en las que se puede formalizar el contrato.
  • Las condiciones generales de contratación, donde podremos obtener información acerca de la garantía del producto o servicio, en su caso la duración del contrato o la forma de darse de baja.

Estos datos suelen aparecer en la página de condiciones de contratación.

Finalizado el contrato, deberemos poder confirmar la recepción de la aceptación, ya sea por medio de un acuse de recibo por correo electrónico u otro medio de comunicación equivalente.

Protección de datos

La otra gran regulación sobre la actividad en la red está recogida en el marco normativo sobre protección de datos. Toda web que disponga de datos de sus clientes o usuarios debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Informar a los usuarios de las acciones realizadas con sus datos recogidos (qué datos personales estamos recogiendo y cómo se van a utilizar)
  • Obtener el consentimiento de los usuarios, mediante la aceptación de la Política de Privacidad, del tipo de uso que se va a hacer de sus datos personales que se recopilan al navegar en la web.
  • Proporcionar un método, por ejemplo, mediante un enlace, para que los usuarios pueden consultar, modificar o dar de baja sus datos en cualquier momento.
  • Establecer medidas de seguridad para proteger los datos (copia de seguridad, modificación de las contraseñas de acceso) y especificar quién tener permisos para acceder a los datos.
  • Registrar el fichero de datos en la Agencia Española de Protección de Datos.

Cookies

Las cookies son archivos que almacenan datos sobre nuestra visita a una web, tales como el nombre de usuario o la contraseña de acceso, los datos de autentificación o el registro de los hábitos de navegación para individualizar la publicidad en el navegador.

Las webs están obligadas a informar acerca del uso de cookies a través de un desplegable automático que se muestra al acceder a la página web.

Para más información sobre las cookies, puede consultar este reportaje.

Otras recomendaciones

  • Acceda a sitios seguros. Se pueden reconocer estas páginas porque la dirección URL empieza por https:// en lugar de http:// o bien porque llevan el icono de un candado o de una llave junto a la barra de dirección. A veces también muestran las palabras Secure Socket Layer (SSL).
  • Compre en páginas conocidas. O bien, de empresas que no resulten extrañas, que tengan, siempre que sea posible, domicilio en la UE y que estén adheridas a algún código de buenas prácticas.
  • Compruebe que la web dispone de certificado digital. Haciendo doble clic en el candado, se abrirá una página donde aparecen datos identificativos fundamentales. Así se comprueba que la página no es una falsificación.
  • Además, existen varios directorios que ofrecen información sobre la titularidad de los dominios. Existe uno para páginas con dominio.es, otro para dominios.eu y otro para el resto de dominios. Puede consultarlos, si tiene dudas, antes de realizar la compra.

Reclamaciones

La plataforma ODR, para la resolución online de reclamaciones de consumidores en la Unión Europea, ofrece gratuitamente a consumidores y empresas la resolución extrajudicial de litigios contractuales de contratos de compraventa o prestación de servicios celebrados online, tanto si la compra fue nacional como si fue transfronteriza.

Los contratos celebrados por vía electrónica en los que intervenga como parte un consumidor, se presumirán celebrados en el lugar en que este tenga su residencia habitual.

Si quiere presentar una reclamación, puede hacerlo a través de su Oficina de Atención al Consumidor más cercana, en la Dirección General de Comercio y Consumo o a través de internet

También puede comprobar si la página web está adherida a Confianza Online y tramitar la reclamación a través de esta entidad.

Si considera que ha sufrido una estafa o un fraude en su compra online, puede denunciar los hechos ante la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía, así como ante el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil.