Adorno corporal y estética

Adorno corporal y estética

Las condiciones higiénicas y sanitarias de los establecimientos que realizan técnicas de tatuaje, micropigmentación o perforación cutánea están reguladas y sometidas a control. Estas prácticas suponen un riesgo potencial tanto para la salud del personal que las aplica como para los usuarios de estos servicios, especialmente si no se realizan por personal con formación y con los medios y condiciones higiénico-sanitarias adecuadas. Se debe firmar un consentimiento informado. Los menores de edad precisan de la autorización de sus padres o tutores.

Piercing: Información general

La palabra piercing significa "atravesar", "agujerear", "taladrar". Consiste en colgar un objeto de metal u otros materiales que atraviesan la piel o mucosas del cuerpo. Se utilizan agujas para atravesar la piel, tras lo cual se inserta el objeto de metal que, según lo dispuesto normativamente, debe ser, en la primera puesta, de acero quirúrgico, titanio u oro (mínimo de 14 quilates).

Entre las principales complicaciones de la realización de estas prácticas destacan:

  • Infección local. Las infecciones locales suelen ser muy frecuentes, de un 10-20% se suelen infectar por estafilococos, estreptococos o pseudomonas, y se manifiestan por enrojecimiento, hinchazón, dolor, calor y drenaje purulento. El riesgo se incrementa entre personas que toman medicamentos, que tienen alterado su sistema de inmunidad o que padecen enfermedades que favorecen las infecciones, como la diabetes.
  • Infección general, debido a la realización de estas prácticas sin respetar las normas de higiene y seguridad, con transmisión de enfermedades como hepatitis, sífilis, VIH y tétanos, etc.
  • Hemorragia. Principalmente asociada a zonas de elevada vascularización como lengua y genitales. 
  • Alergias de contacto a los metales que componen la pieza metálica o joya que se prende. 
  • Alteraciones bucales. Rotura de dientes, dificultad en la higiene oral, dificultad para la masticación, entumecimiento de la lengua, fallos en la pronunciación verbal, pérdida del gusto, ...
  • Alteraciones urológicas
  • Cicatrices queloides
  • Lesión nerviosa. Se produce al dañar algún nervio, produciéndose pérdida de sensibilidad en el área perforada.

 

Es conveniente indicar que el riesgo potencial a infecciones de transmisión sanguínea que tiene la colocación de un piercing hace que el usuario no pueda donar sangre durante un año.

Estas técnicas exigen la firma de un Consentimiento informado. Ver información en ese apartado.

    Piercing: más información de interés

     Medidas preventivas y recomendaciones

    1.- Antes de colocarse un piercing:

    • Si tienes cualquier duda o no estás seguro, tómate tu tiempo
    • Pensar bien la zona donde se va a realizar la práctica, intentando evitar las más delicadas
    • Estar vacunado correctamente del tétanos
    • Las agujas, cuchillas y, en general, todo lo que atraviese la piel, debe ser estéril y de un solo uso. Tiene que estar envasado y sellado hasta su utilización
    • El material permitido a fin de evitar al máximo alergias o rechazo: acero quirúrgico, oro mínimo de 14 quilates o titanio
    • El aplicador tiene que cumplir con las siguientes normas de higiene y seguridad. Ver apartado de Normas Higiénicas.
    • Limpiar y desinfectar la zona del cuerpo en la que se va a colocar el piercing
    • Consultar con tu médico si estás siguiendo algún tratamiento o padeces alguna enfermedad.

    2.- Después de colocarse un piercing:

    • Lavarse las manos antes de tocar el piercing
    • Limpiar y mover el piercing dos veces al día
    • No maquillarse en la zona donde se ha colocado el piercing
    • No bañarse en la piscina ni en el mar hasta que haya terminado el proceso de cicatrización
    • No tomar alcohol, ni chicle ni comidas picantes si el piercing se ha puesto en la lengua o los labios, limpiándolo siempre después de comer, beber o fumar
    • Hay que tener en cuenta que los tiempos de cicatrización de la herida que se produce pueden variar dependiendo de la zona que se ha perforado.

    En ocasiones debe ser retirado un piercing, por ejemplo ante la inflamación persistente, abscesos o fístulas, alergia al material, formación de cicatriz queloide o granulomas. También previamente a una intervención quirúrgica o prueba diagnóstica que así lo requiera.

    Tatuaje y micropigmentación. Información general

    El tatuaje es una práctica por la cual se hace una marca o dibujo permanente mediante la introducción de pigmentos insolubles en la piel, para lo que se utilizan agujas muy finas, huecas, que realizan múltiples incisiones en la zona del cuerpo donde se realiza la práctica.

    Otra práctica muy relacionada con el tatuaje es la micropigmentación, que consiste en la introducción de productos colorantes en la piel, con la finalidad estética de mejorar los contornos de la cara (cejas, labios, párpados, pecas y lunares, ...).

    Al igual que otras técnicas que atraviesan la barrera natural de protección del cuerpo, la piel, el tatuaje o la micropigmentación suponen un riesgo para la salud. La complicación más común es la infección, bien de forma localizada en el área del tatuaje, que por regla general es de origen bacteriano, o bien generalizada por alguna de las infecciones transmitidas por la sangre.

    Complicaciones más habituales del TATUAJE y la MICROPIGMENTACIÓN

    • Infección. Si no se realizan las técnicas de forma aséptica, existe riesgo de infección en la herida que se produce y de transmisión de enfermedades infecciosas tan importantes como el VIH, Hepatitis B o C, etc.
    • Alergias. Los componentes de las tintas usadas en estas técnicas de tatuaje y micropigmentación pueden desarrollar algún tipo de alergia. Se debe tener en cuenta que las tintas deben estar debidamente identificadas y autorizadas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.
    • Formación de queloides. Ya que la realización de un tatuaje supone la perforación de la piel con agujas que producen una herida, existe el riesgo de una mala cicatrización y la formación de cicatrices queloideas, que son lesiones de la piel producidas por crecimientos exagerados del tejido que forma la cicatriz.
    • Complicaciones estéticas sin repercusión en la salud: dispersión o eliminación del pigmento o disminución de la calidad del mismo.

    Estas técnicas exigen la firma de un Consentimiento informado. Ver información en ese apartado.

    Tatuaje: más información de interés

    Hay que tener en cuenta algunas cuestiones antes de someterse a la aplicación de estas técnicas de tatuaje y micropigmentación:

    • Antes de hacerte un tatuaje debes saber que hacerlo es muy fácil, pero que eliminarlo es más complicado y no siempre tiene buenos resultados. 
    • Te recomendamos que te informes bien de si el establecimiento cuenta con la correspondiente autorización, si el material que se usa en estas técnicas, agujas y todo aquello que atraviese la piel, se encuentra estéril y es de un solo uso, es decir, desechable. Consulta el Registro Oficial en el siguiente enlace.
    • Las tintas que se utilizan deben estar autorizadas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, no corras riesgos innecesarios con tintas cuya composición se desconoce. Los recipientes donde se colocan las tintas deben ser estériles y de un solo uso.
    • Si estás siguiendo algún tratamiento o tienes dudas en relación con una enfermedad que padezcas es importante que consultes a tu médico.
    • Antes de hacerte un tatuaje, evita la exposición solar prolongada, la aplicación de técnicas de estética, etc.
    • Asegúrate de que los tatuadores cumplen las normas de higiene y de seguridad.

    Después de la realización de un tatuaje o una micropigmentación se ha producido una herida en la piel que requiere cuidados hasta su cicatrización. Ante cualquier complicación acude a tu centro de salud y consulta con tu médico o enfermera.

    Cabe mencionar también el pseudotatuaje o aplicación no permanente sobre la piel de ciertos pigmentos que impregnan su capa más superficial y que se elimina a las tres o cuatro semanas. La base de los pigmentos utilizados es la henna, de origen vegetal, a la que a veces se añaden otros ingredientes. Para asegurarnos su inocuidad debemos constatar que cumple la legislación vigente relativa a productos cosméticos.

    No es aconsejable...

    No debe colocarse un piercing si:

    • Se sufre cualquier tipo de enfermedad o infección, al tener menos defensas
    • Cuando se tiene dermatitis, acné o tendencia a cicatrices queloides, verrugas, herpes o algún tipo de infección bacteriana cutánea, psoriasis, ...
    • Cuando se tienen posibles alergias de contacto
    • Se están tomando anticoagulantes, se padecen alteraciones sanguíneas o enfermedades cardiacas congénitas

     

    No es aconsejable hacerse un tatuaje si:

    • Si tienes cualquier duda o no estás seguro, tómate tu tiempo.
    • Si sufres cualquier tipo de enfermedad o infección, al tener menos defensas.
    • Si tienes dermatitis, acné o tendencia a cicatrices queloides, verrugas, psoriasis, herpes o algún tipo de infección bacteriana cutánea, ...
    • Si tienes posibles alergias, sobre todo de contacto.
    • Si estás tomando anticoagulantes, padeces alteraciones sanguíneas, enfermedades cardiacas congénitas o llevas marcapasos.

    Normas higiénicas para los profesionales de estas prácticas

    A continuación se detallan una serie de medidas generales de higiene y protección personal que debe cumplir el personal aplicador de estas prácticas:

    • Lavarse y desinfectarse las manos antes de empezar y al finalizar la práctica, así como cada vez que dicha práctica se reemprenda en caso de haber sido interrumpida
    • Utilizar guantes de tipo quirúrgico, estériles y de un solo uso en cada aplicación
    • No realizar estas prácticas con cortes, heridas, quemaduras u otras lesiones de naturaleza infecciosa o inflamatoria hasta su total curación. Podrá utilizar  un vendaje impermeable cuando éstas sean de pequeña entidad
    • Utilizar ropa y calzado limpio y de uso exclusivo. Las batas u otros elementos que resulten accidentalmente contaminados con sangre y/o fluidos corporales deberán ser sustituidos inmediatamente y desinfectados antes de su reutilización
    • No fumar, comer o beber en las áreas de trabajo y de preparación del material
    • Cumplir con cuantos requisitos en materia de higiene se especifican en la normativa de aplicación
    • Se procederá a reemplazar el material, instrumental o equipo que por cualquier circunstancia haya sido susceptible de contaminación, procediendo a su destrucción, desinfección o esterilización, según proceda

    Además, los aplicadores deben cumplir dos condicionantes específicos:

    • Deberán estar vacunados frente a Hepatitis B y Tétanos. A este respecto, indicar que el nivel de protección no será total en tanto no se encuentre el aplicador totalmente inmunizado, es decir, que cuente con todas las dosis de las vacunas necesarias
    • Deberán disponer de un nivel de conocimientos suficiente y adecuado para la realización de estas prácticas. Para ello deberán realizar unos cursos de formación en materia higiénico-sanitaria que hayan sido previamente autorizados. A este respecto, se contemplan ciertas exenciones a la realización de estos cursos de formación, concretamente en el caso de Licenciados en Medicina y Diplomados en Enfermería, así como los Técnicos Superiores en Estética.

    Consentimiento informado

    El establecimiento debe informar al usuario sobre las prácticas a realizar, sus riesgos sanitarios y complicaciones, así como los cuidados necesarios hasta la total cicatrización. Esta información debe ser comprensible y presentarse por escrito en un documento, que una vez firmado por el usuario, implicará su consentimiento informado. Este consentimiento informado será válido de forma autónoma para los mayores de edad y menores emancipados. En el caso de menores de edad, este consentimiento será firmado por los padres o representantes legales. 

    El documento impreso de consentimiento informado deberá contener:

    • Datos identificativos del establecimiento y del aplicador
    • Datos identificativos y edad del usuario y, en su caso, del representante legal en caso de menores no emancipados. Se deberá adjuntar fotocopia de DNI o pasaporte
    • Descripción detallada de la práctica a realizar, así como de los productos y/o materiales que se apliquen o implanten
    • Los riesgos y complicaciones que se pueden derivar
    • Los cuidados posteriores a la realización de las mismas
    • Las condiciones de reversibilidad de la práctica a realizar
    • La indicación de consultar al médico en caso de que el usuario padezca enfermedades o que se produzcan complicaciones posteriores
    • Fecha, firma y DNI del usuario o representante legal
    • La posibilidad de revocar este consentimiento en cualquier momento sin necesidad de expresar motivación alguna
    • Leyendas que indiquen el correcto tratamiento de los datos de carácter personal, conforme a la normativa específica vigente

    Por parte de los usuarios de estos servicios, es importante que se conserve la copia del consentimiento informado y de la factura del trabajo realizado, ya que esta es la única vía de poder reclamar en caso de la realización de tratamientos inadecuados o complicaciones posteriores.

    ATENCIÓN: Henna negra

    La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha informado del riesgo asociado al uso de los tatuajes temporales a base de Henna negra.

    La Henna negra se obtiene añadiendo a la Henna natural otros colorantes, como la p-fenilendiamina o PPD, para aumentar la intensidad del color, la velocidad de fijación y la duración del tatuaje. Estos colorantes se encuentran prohibidos para uso directo sobre la piel, porque pueden desencadenar reacciones alérgicas cutáneas graves.

    Además de que estas reacciones pueden dejar cicatrices y secuelas estéticas, los usuarios pueden quedar permanentemente sensibilizados, de forma que futuros contactos con esta sustancia, presente por ejemplo en muchos de los tintes de pelo del mercado, pueden provocar nuevos episodios de dermatitis alérgicas de contacto.

    Los síntomas de las recciones alérgicas relacionadas con la Henna negra pueden aparecer hasta varias semanas después de su aplicación, pudiendo consistir en picor, enrojecimiento, manchas, ampollas o incluso la decoloración permanente de la piel y cicatrices en la zona donde se aplicó el tatuaje, requiriéndose en alguno de los casos atención médica urgente o incluso hospitalización.

    Recuerde: la Henna no es negra.

     

    Siga estas RECOMENDACIONES:

    • Tenga precaución ante las ofertas para la realización de tatuajes temporales con Henna (dibujos sobre la piel, sin inyección intradérmica) que proliferan en verano en playas, mercadillos y otros eventos al aire libre
    • Evite los tatuajes temporales de color negro y aquellos en los que se ofrece una permanencia prolongada
    • Si ha aplicado recientemente sobre su piel tatuaje temporal a base de Henna negra y presenta alguno de los síntomas descritos, acuda a un servicio médico

    Bronceado

    A la hora de tomar el sol, de manera natural o artificial, es muy importante conocer nuestro fototipo que es el conjunto de características físicas de una persona que indican su capacidad para broncearse.

    Existen diferentes Tablas de Fototipos; unas proponen 4 y otras 6, como la del Dr. Fitzpatrick que es la que se indica a continuación. Su clasificación se hace en función de la capacidad de bronceado, la aparición de quemaduras, el color del cabello, de los ojos y de la piel.

     

    Clasificación de los fototipos según Thomas Fitzpatrick

    Fototipos

    Quemaduras

    Bronceado

    Color Piel

    Grupos de individuos,etnias

    I

    Siempre

    No

    Muy blanca

    Pecosos, pelirrojos, celtas

    II

    Muy fácilmente

    Mínimo

    Blanca

    Nórdico europeo y centroeuropeo

    III

    Fácilmente

    Gradual

    Ligeramente morena

    Cabello rubio/moreno

    IV

    Ocasionalmente

    Morena

    Latinos

    V

    Raramente

    Intenso y rápido

    Muy morena

    Árabes, asiáticos, indios

    VI

    Nunca

    Máximo

    Negra

    Negros

     

               

    Cuanto más alto es el fototipo, mayor producción de melanina, y por lo tanto mayor capacidad de bronceado y menor riesgo de quemaduras.

    En el caso de bronceado artificial la radiación ultravioleta que emana del aparato debe ser controlada respetando los tiempos máximos de exposición que dependen de la potencia del equipo en cuestión.

    En base a las recomendaciones de la Comisión Internacional de Protección de Radiación no ionizante (ICNIRP), no deberían utilizar los servicios de bronceado artificial las personas con estas características:

    • Con fototipo I y II (deficientes en melanina), ya que sus pieles siempre se queman y raramente se broncean.
    • Menores de 18 años.
    • Con gran número de lunares
    • Con tendencia a tener pecas
    • Con antecedentes de frecuentes quemaduras solares
    • Con lesiones cutáneas pre-malignas o malignas
    • Si ya tienen lesiones solares en la piel.

     

    Según se trate de bronceado natural o artificial es importante tener en cuenta lo siguiente :

    Bronceado natural

    El sol es esencial para la vida en la Tierra. También para la salud psíquica y física de las personas. La vitamina D, imprescindible para un correcto desarrollo de los huesos, se forma en la piel por la acción de la radiación ultravioleta del sol. Por eso, en los países con poco sol es frecuente el raquitismo en los niños a menos que se suplemente la dieta con vitamina D.

    Además, se ha observado en diversos estudios que un déficit de vitamina D podría estar asociado a una mayor incidencia de diversos tumores internos (mama, próstata y colon, entre otros).

    Sin embargo, el canon estético imperante (piel bronceada como sinónimo de belleza y salud) ha traído como consecuencia una intensificación de la exposición al sol de la población española, al igual que ha sucedido en la mayor parte del mundo desarrollado.

    Cuando la exposición a la radiación ultravioleta es excesiva pueden surgir efectos perjudiciales para la salud. Es especialmente recomendable proteger a niños y jóvenes de esa exposición excesiva.

    El cáncer de piel  es el tumor más frecuente del ser humano y constituye el principal problema de salud derivado de la exposición excesiva a radiación ultravioleta.

    Aunque continúa siendo relativamente infrecuente en España (y en general en el sur de Europa) el melanoma es el tumor que ha presentado una evolución al alza más llamativa en las últimas décadas en nuestro país. Entre la década de los años 70 y la de los años 90 del siglo XX el número de nuevos casos de melanoma se multiplicó por 10. Las características de la piel de la población del sur de Europa seguramente explica la baja incidencia en estos países en comparación con la de países situados más al norte.

    Por otra parte, la utilización cada vez mayor de fuentes artificiales de bronceado es un factor que contribuye a aumentar la preocupación derivada del exceso de exposición a la luz solar.

    Es importante que la población adquiera un conocimiento adecuado de lo que significa la radiación ultravioleta para su salud, así como el tipo de piel que cada persona tiene y las medidas de protección que se deben adoptar para disfrutar de forma segura del sol y prevenir los efectos nocivos del exceso de radiación ultravioleta, en especial del cáncer de piel.

     

    Enlaces de interés:

    Niveles y previsión de radiación ultravioleta. Agencia Española de Meteorología>

    Asociación Española Contra el Cáncer>

     

    Documentos: 

    Guía Práctica OMS Indice Radiación Ultravioleta>>

    Folleto cuida tu piel. Defiéndela del cáncer. Protégela del sol>>

     

     

    Bronceado artificial

    El bronceado artificial se consigue mediante la exposición del usuario a las radiaciones ultravioleta emitidas por un aparato de bronceado, a diferencia del bronceado natural, donde el bronceado se consigue tras la exposición a la radiación solar. Si bien los riesgos, en ambos casos, son los mismos, existen ciertas peculiaridades que confieren un mayor potencial de riesgo al bronceado artificial:

    En la radiación solar, los rayos UVC y UVB son total o parcialmente absorbidos por la capa de ozono, no incidiendo sobre la persona expuesta directamente a la radiación solar. Así, la capa de ozono supone una protección natural existente en el bronceado natural que no aparece en el bronceado artificial.

    La intensidad de radiación ultravioleta emitida por las lámparas de los aparatos de bronceado es muy superior a la de la radiación solar. Por esto, los tiempos de exposición deben ser inferiores en el bronceado artificial.

     

    Más información sobre bronceado artificial. Por su seguridad>>

    Información a usuarios

    •  Las radiaciones ultravioletas pueden afectar gravemente a la piel y a los ojos; las exposiciones intensas y repetidas pueden provocar un envejecimiento prematuro de la piel, así como un aumento del riesgo de desarrollar un cáncer de piel; los daños causados a la piel son irreversibles.

    •  Es obligatorio usar gafas de protección frente a las radiaciones ultravioletas emitidas por los aparatos de bronceado para evitar lesiones oculares tales como inflamación de la córnea o cataratas.

    •  Las radiaciones UV pueden ser especialmente peligrosas en usuarios de piel muy blanca y no deben ser utilizadas por personas que se queman sin broncearse, que presentan insolación, que hayan tenido un cáncer de piel o condiciones que predispongan a dicho cáncer. Las personas que hayan tenido antecedentes familiares deben también evitar su utilización.

    •  Las exposiciones a los ultravioletas artificiales están prohibidas a los menores de dieciocho años y desaconsejadas a las mujeres embarazadas.

    •  Deben tomarse las precauciones necesarias en los períodos de tratamiento con ciertos medicamentos, entre otros, antibióticos, somníferos, antidepresivos, antisépticos locales o generales; éstos aumentan la sensibilidad a las radiaciones así como los cosméticos.

    En consecuencia, debe tener en cuenta las siguientes precauciones:

    –  Utilizar siempre gafas de protección adecuada durante toda la exposición.

    –  Retirar bien los cosméticos antes de su exposición y no aplicar ningún filtro solar.

    –  Abstenerse de exponerse a las radiaciones ultravioletas durante los períodos de tratamiento con medicamentos. En caso de duda consulte al médico.

    –  No exponerse al sol y al aparato el mismo día.

    –  Respetar cuarenta y ocho horas entre las dos primeras exposiciones.

    –  Seguir las recomendaciones relativas a la duración, intensidad de exposición y distancia de la lámpara.

    –  Consultar al médico si se desarrollan sobre la piel ampollas, heridas o enrojecimiento.

    –  Las radiaciones ultravioletas pueden provocar cáncer de piel y dañar gravemente los ojos.

    –  Es obligatorio utilizar gafas de protección.

    –  Ciertos medicamentos y los cosméticos pueden provocar reacciones indeseables.

    –  No se permite su uso a los menores de dieciocho años y está desaconsejado en mujeres embarazadas.

    Los CENTROS DE BRONCEADO deben proporcionar información sobre riesgos y precauciones en relación con estas prácticas.

    Además, antes de la aplicación, el usuario procederá a leer y firmar un consentimiento informado, donde se indicarán los riesgos, limitaciones y medidas de seguridad obligatorias, así como las precauciones a adoptar antes de la aplicación, así como una tabla de fototipos junto con los programas de exposición recomendados en función de los fototipos, programa que determinará la duración máxima, la distancia y los intervalos de exposición.

    Asimismo, se hará entrega al usuario de una ficha personalizada, en la que se le indicarán las sesiones de exposición recibidas y su dosis total, a efectos de llevar un control de las sesiones recibidas.

     

    Centros de bronceado

    Un centro de bronceado es todo establecimiento que presta al público, con fines comerciales, a título oneroso o gratuito, un servicio de bronceado mediante el uso de aparatos equipados de emisores ultravioletas, y cuya actividad se ejerce de modo exclusivo o simultáneamente a otras de carácter estético. Están regulados por el Real Decreto 1002/2002, de 27 de septiembre, donde entre otros aspectos, establece la obligatoriedad de declarar su funcionamiento ante el organismo sanitario competente. 

    En la Comunidad de Madrid estos centros están regulados por el Decreto 10/2007, de 22 de febrero, del Consejo de Gobierno.

    Puede consultar el listado de centros de bronceado que han comunicado a la Comunidad de Madrid aparatos que emiten radiaciones ultravioleta en la columna de la derecha de esta ficha.

    I. Prohibiciones

    Esta normativa, en consonancia con los consejos formulados por la OMS en referencia a que los jóvenes que sufren quemaduras por exposición a los rayos ultravioletas corren un mayor riesgo de desarrollar un melanoma en etapas posteriores de la vida, establece como prohibición expresa la utilización de los aparatos de bronceado a menores de 18 años.

    II. Revisiones técnicas

    Estos centros concertarán con organismos de control autorizados la  realización de revisiones periódicas de sus aparatos, que dejarán constancia de la superación de la revisión técnica con la expedición de un certificado, o colocando una etiqueta donde se especifique que los resultados de la revisión no han sido correctos.

    III. Personal encargado

    El personal de los centros de bronceado que está encargado de la aplicación de aparatos de bronceado al público, debe contar con una formación adecuada, obtenida a través de la realización de cursos de formación autorizados por los órganos competentes designados por las distintas Comunidades Autónomas. Asimismo, deberá informar al usuario del servicio en relación con los peligros, precauciones y límites de exposición a dichos aparatos.

    En la Comunidad de Madrid  la Orden 800/2007, de 16 de mayo, regula el contenido y los requisitos docentes de los cursos de formación del personal encargado del funcionamiento y vigilancia de los aparatos de bronceado mediante radiaciones ultravioletas y la ficha personalizada de los usuarios de los centros que utilizan dichos aparatos.

    IV. Obligaciones

    Proporcionarán gafas de protección adecuadas en la banda ultravioleta del espectro, para la protección de los ojos durante las sesiones de exposición.

    Someterán a locales, instrumentos, materiales y camillas a tratamientos de desinfección y asepsia tras cada sesión.

    Deberá facilitar información sobre riesgos, medidas preventivas, etc., con su asesoramiento directo.

    Antes del tratamiento harán entrega de un documento informativo que será a la vez consentimiento informado sobre los riesgos de esta exposición, el fototipo del usuario y el programa de exposición recomendado.

    Entregarán al usuario una ficha personalizada donde se indicarán las sesiones de exposición, intervalos entre ellas y su duración en función del fototipo de usuario.

    A continuación puede ver más información relativa a los Centros de Bronceado  y su Registro>>

    Aparatos de bronceado

    Se trata de aparatos que llevan emisores para la exposición de la piel a las radiaciones ultravioletas. Estos emisores son lámparas que emiten fundamentalmente radiaciones UVA y en menor proporción radiaciones UVB. Si bien en general predominan las emisiones UVA, que son las más inofensivas, últimamente estas lámparas han sido diseñadas para producir mayores niveles de UVB, con el objeto de asemejarse a las radiaciones solares y así acelerar el proceso de bronceado. Según las normativas de aplicación:

    Deben tener una irradiancia efectiva, medida según Norma UNE EN 335-2-27, menor a 0.30W/m2.

    Deben tener una longitud de onda por encima de 295 nm.

    Deben ser seguros, cumpliendo las normas de seguridad establecidas por la Unión Europea. A este respecto, el fabricante o su representante establecido en la Unión Europea, colocará el marcado “CE” de forma visible, legible e indeleble, bien en el aparato, o en su defecto, en el embalaje.

    Es importante considerar que si estas lámparas no pasan los controles pertinentes, no se regulan de una manera adecuada o simplemente con el paso del tiempo, pueden empezar a emitir cantidades excesivas de radiación UVB. Incluso si sufren averías o su mantenimiento no es correcto, pueden emitir radiaciones UVC, radiaciones mucho más peligrosas para la salud.

    Riesgos derivados del exceso de exposición a las radiaciones ultravioleta

    Una exposición inadecuada a las radiaciones UV puede dar lugar a lesiones dermatológicas, como el envejecimiento acelerado de la piel, así como aumentar el riesgo de melanoma y de otros cánceres de piel. También puede dar lugar a quemaduras solares, lesiones en la córnea y en la conjuntiva del ojo.

     

    a) Lesiones dermatológicas

    El fotoenvejecimiento es el envejecimiento prematuro de la piel debido a la exposición de la luz ultravioleta. Nadie está exento a sus efectos. Muchas personas en la edad adulta sufrirán estas consecuencias derivadas de la exposición excesiva a los rayos solares. Un cutis delicado es particularmente vulnerable al fotoenvejecimiento. El fotoenvejecimiento se caracteriza por una intensa deshidratación cutánea y  una pérdida de elasticidad de la piel, así como en la aparición de manchas, por acúmulo de melanina (pecas, cloasmas, lentigo, ...).

    b) Cáncer de piel

    El cáncer de piel se origina cuando células normales se transforman en cancerígenas, adquiriendo la capacidad de multiplicarse descontroladamente e invadir tejidos u órganos próximos. Este proceso se denomina carcinogénesis. La carcinogénesis dura años y pasa por varias etapas. Los agentes capaces de iniciar este proceso se denominan agentes carcinógenos. Las radiaciones ultravioletas son un agente carcinógeno probado en el ser humano.

    Tanto las radiaciones ultravioletas UVC, como las UVB, son capaces de producir mutaciones en el material genético (DNA) de las células que forman la epidermis (capa más superficial de la piel), iniciándose la carcinogénesis.

    Este cáncer de piel se manifiesta como melanoma o como carcinoma cutáneo. Es muy importante su diagnóstico temprano ya que pueden ser curados, de lo que se deduce la conveniencia de acudir con urgencia a un dermatólogo si se sospecha su posible existencia.

    1. Melanoma

    En los melanomas las células afectadas son los melanocitos, encargadas de producir melanina, que proporciona el color a la piel. Las radiaciones ultravioletas alteran el DNA de los melanocitos que empiezan a crecer desmesuradamente invadiendo tejidos y órganos próximos. El melanoma puede originarse sin ninguna lesión previa u originarse sobre una lesión existente, generalmente lunares.

    Presentan un aspecto característico y son identificables por la regla del ABCD:

    A; Asimetría; las manchas no presentan un aspecto simétrico, sino bordes desiguales.

    B; De bordes irregulares; Los bordes suelen ser difusos.

    C; De color variado; La superficie del lunar presenta distintas tonalidades.

    D; De diámetro superior a 6 mm.

    Es aconsejable acudir al dermatólogo si se detecta alguna mancha o lunar con las características descritas anteriormente. Además, debe recordarse que el riesgo de padecer melanoma es mayor si:

    a)   existen antecedentes familiares.
    b)   la piel presenta gran número de lunares.
    c)   se han padecido quemaduras importantes en la adolescencia.

    2. Carcinomas cutáneos

    Son los tumores más frecuentes en el ser humano y se está observando un aumento importante en los últimos años. Aparecen a partir de los 50 años, en las zonas del cuerpo más expuestas a las radiaciones UV, como son la cara, las orejas, las manos y el cuello. En general, su crecimiento es más lento que el de los melanomas.

     

    c) Lesiones oftalmológicas

    Las radiaciones ultravioletas provocan sobre los ojos lesiones agudas, como la fotoqueratitis (inflamación de la córnea y el iris) y fotoconjuntivitis (inflamación de la conjuntiva). Estos efectos pueden ser evitados mediante el uso de gafas o protectores oculares adecuados.

    Entre los posibles efectos crónicos se encuentran la fotofobia o intolerancia a niveles de luz normales, pterygium o engrosamiento de la conjuntiva que dificulta la visión normal, cataratas y hasta incluso cáncer de conjuntiva.

    d) Fotosensibilización

    Se trata de una reacción anormal de la piel ante la exposición a radiaciones ultravioletas en unas dosis que en condiciones normales resultarían inofensivas. Está provocada por el consumo de ciertos medicamentos o por la utilización de ciertos productos sanitarios y cosméticos.
    Entre los agentes que pueden causar esta fotosensibilización podemos citar:

    1) Medicamentos: Diuréticos tiazínicos, Clorpromazina y otras fenotiazinas, Antiinflamatorios no esteroideos, Sulfonamidas, Tetraciclinas, …

    2) Productos sanitarios y cosméticos: Sulfonamidas (cremas de protección solar), compuestos salicílicos presentes en jabones y desodorantes, Fenotiazinas presentes en cremas e insecticidas, hasta incluso ciertos compuestos presentes en las tintas de los tatuajes.