comercio proximidad

Las ventajas del comercio de proximidad

El comercio de proximidad se reivindica en los últimos años con fuerza como una forma de consumo sostenible, amable y beneficiosa. En el siguiente reportaje del Portal del Consumidor le detallamos las principales ventajas de acudir con frecuencia a su tienda de barrio.

El paradigma del consumo ha cambiado. La irrupción de las grandes superficies supuso el desarrollo de una nueva forma de consumir, más vinculada a grandes marcas y a innumerables opciones situadas todas en un mismo escenario físico.

La era de internet supuso un vuelco definitivo a la forma tradicional de comprar. Las compras online, el fenómeno de los grandes centros comerciales virtuales o marketplaces o la irrupción de nuevos escenarios digitales como el metaverso evidencian la transformación de los hábitos de las personas consumidoras.

Frente a este escenario, cada vez se reivindica más el comercio de proximidad, la práctica tradicional de acudir a los establecimientos situados en el entorno más próximo, en nuestro barrio o en las calles comerciales de nuestra ciudad.

Las administraciones públicas tratan de potenciar cada vez más el comercio de proximidad, por tratarse de una herramienta que favorece la economía local, la sostenibilidad y el medio ambiente.

 

Ventajas

Son varias las consecuencias positivas que se derivan de potenciar el comercio de proximidad. Les detallamos las principales ventajas:

  • Ahorro en combustible y transporte: Acudir a los establecimientos más cercanos para realizar las compras habituales permite reducir el gasto que realizamos en combustible o en transporte, ya que no necesitamos realizar grandes desplazamientos para comprar.
  • Mejora del medio ambiente: El efecto del comercio de proximidad sobre la salud del planeta es evidente e inmediata. La primera consecuencia se deriva de la reducción de uso del transporte y, por lo tanto, de las emisiones derivadas de este. Pero, además, este tipo de consumo permite también reducir el uso de plásticos, ya que los productos necesitan menos envasados al ser producidos y distribuidos en el entorno cercano.
  • Compras prácticas: El comercio de proximidad nos ayuda a realizar un consumo más reflexivo, más práctico y, en muchas ocasiones, más adecuado a lo que realmente necesitamos. 
  • Productos de producción local: Apostar por el comercio de proximidad supone también apoyar y favorecer el trabajo de pequeños productores de nuestra zona. Además, el comercio de proximidad contribuye a fijar población en los municipios más pequeños y núcleos rurales. 
  • Incentiva la economía local: Ya no sólo se trata de favorecer la economía de los pequeños productores locales. Las compras de proximidad son una herramienta para impulsar la economía de los pequeños comerciantes, algo que se traduce también en la reactivación de la salud económica de nuestro entorno, de nuestro barrio y de nuestra ciudad.
  • Atención más personalizada: Comprar en establecimientos cercanos nos permite entablar relaciones de confianza entre el consumidor y el vendedor. Además, los propietarios de estos establecimientos se especializan en los productos que venden, posibilitando la creación de asesoramiento y guía para las personas consumidoras.

Otras prácticas

El comercio de proximidad está relacionado con otro tipo de prácticas sostenibles que también permiten mejorar la calidad de las relaciones que las personas consumidoras establecemos con el entorno.

Una de estas prácticas es el reciclaje, ya que, mediante el empleo correcto de los contenedores de residuos, evitamos llenar los vertederos y la extracción de nuevas materias primas, reduciendo el gasto energético. Por ello, es importante que sepamos cómo reciclar de forma adecuada cada uno de los productos que consumimos habitualmente en el hogar.

Otra práctica relacionada con este consumo responsable es la de reutilizar, ya que, en una sociedad de consumo acelerado, de usar y tirar, el concepto de la reutilización se está imponiendo como una tendencia creciente en torno a la sostenibilidad ambiental. Alargar la vida de los productos que consumimos, darles una segunda utilidad o recurrir a la compraventa de segunda mano, son acciones dirigidas a lograr un menor impacto en el medio ambiente.

Tener presente el consumo sostenible cuando estamos ejerciendo la acción de compra es también un factor determinante para ayudar con nuestro comportamiento al cuidado del entorno. Revisar los etiquetados, comprobar que los productos no recurren a elementos que degradan el planeta o elegir marcas que demuestran su responsabilidad ambiental son prácticas que están adoptando los consumidores críticos.

En este contexto, están surgiendo perfiles especialmente concienciados con esta responsabilidad como es el caso de los consumidores de productos ecológicos o los seguidores del comercio justo.

 

Fecha de actualización, 27 de diciembre de 2022.