imagen de enfriar casa verano

Cómo enfriar su casa de forma sostenible

AddToAny

Los meses de verano traen consigo el buen tiempo. Pero, en muchas ocasiones, suponen un trastorno por el aumento de las temperaturas en casa. En el siguiente reportaje del Portal del Consumidor le ofrecemos una serie de recomendaciones para tener el hogar más fresco y habitable.

La subida de las temperaturas trae consigo el esfuerzo de muchas familias por intentar refrescar la vivienda. Sin embargo, muchas veces recurrimos a mecanismos como los sistemas de refrigeración o de aire acondicionado, que suponen un encarecimiento del recibo de la luz, además de un impacto mayor sobre el medioambiente.

Si usted quiere rebajar las temperaturas en su hogar durante los meses de verano, le ofrecemos una serie de recomendaciones para lograrlo de forma más sencilla y sostenible:

 

Evitar la entrada del sol

Una de las causas del recalentamiento de las viviendas y de la subida de las temperaturas en su interior es el impacto directo del sol en las ventanas o en los balcones. Para evitar esta situación, una práctica recomendable es bajar las persianas desde las primeras horas de impacto de los rayos de sol en la casa. También contribuye a aislar la casa si usted corre las cortinas en esos mismos tramos horarios.

 

Ventilar por la mañana

En verano, el aire es más fresco por la mañana, por lo que es recomendable aprovechar estas horas del día para abrir las ventanas de la casa. Además de renovar el aire de las habitaciones, le permitirá que entre el aire más fresco del día. A medida que el sol vaya apareciendo, lo más recomendable es cerrar las ventanas hasta la noche, cuando puede volver a ventilar, salvo en casos de rachas de aire caliente.

 

Crear corrientes de aire

Una práctica muy útil para crear un ambiente más fresco en su casa es la de facilitar la creación de corrientes de aire. Para ello, puede probar a abrir dos o más ventanas o puertas contrapuestas. La comunicación entre un espacio y otro permitirá que el aire corra con más velocidad, lo que favorecerá el enfriamiento de su casa. Si el aire pasa por un pasillo o un lugar estrecho es aún mejor, ya que se irá enfriando debido al efecto túnel. Es una forma natural de enfriar la casa.

 

Cambiar los tejidos

Una práctica muy útil para crear superficies más frescas en su hogar es cambiar los tejidos del mobiliario cuando llegan los meses de más calor. Los edredones de la cama, las fundas del sofá o de las sillas, las cortinas gruesas o las alfombras son elementos de la casa que sirven de aliados para el calor en verano.

Por ello, reemplazar estos tejidos en estos meses por otros más finos y suaves contribuirá a que su estancia en casa sea más fresca y agradable a pesar de la subida de las temperaturas.

Enfriar la cama

Refrescar la cama antes de dormir puede ser una técnica que le salve de las soporíferas noches de verano. Para ello, puede recurrir a una botella de agua helada envuelta en una toalla o a una bolsa de agua caliente llena de agua helada o hielo picado.

El efecto que producirá en su cama será refrescante y agradable.

 

Agua

El agua es el mejor medio que podemos usar para combatir el calor. Beber agua abundante para mantener el cuerpo hidratado es una práctica muy recomendable, además de recurrir a alimentos que la naturaleza nos proporciona en esta época y que facilitan el bienestar, como la fruta fresca.

El agua también es un aliado contra el calor si la empleamos en duchas refrescantes, o aplicándola de forma recurrente en muñecas o cuello.

 

Fregar con agua fría

El suelo de una vivienda es una superficie que retiene el calor y contribuye a que la temperatura en el interior sea más alta. Por ello, un truco recomendable para refrescar su casa es fregar el suelo con agua fría. Es aún más efectivo para su sensación de frescor si moja el suelo de una habitación antes de usarla. El efecto que produce el agua fría es la de utilizar el calor del suelo para evaporarse, por lo que usted logrará con esta técnica rebajar la temperatura de la estancia.

También es muy práctico usar un vaporizador para rociar con agua elementos de la casa que usted quiera refrescar, tales como cortinas o el propio aire de una habitación.

 

Ventilador

Es un viejo aliado de los hogares cuando llegan los meses de más calor. Sin embargo, su simple uso no siempre es suficiente para rebajar el sofoco que produce el calor en la atmósfera del hogar, ya que el ventilador no es un instrumento que refresque el aire, sino que únicamente lo mueve.

Una técnica muy útil para aumentar su efecto es colocar un recipiente con hielo y sal gruesa delante del ventilador. De esta forma, el aire que mueve el ventilador se refrescará al contacto con el hielo y la sal.

 

Plantas

La naturaleza nos proporciona en muchas ocasiones remedios que pasamos inadvertidos. Frente al calor, unos de nuestros mayores aliados pueden ser las plantas. En ventanas y balcones, las plantas contribuyen a amortiguar el calor. Además, las plantas de interior facilitan un frescor natural que ayuda a aliviar la temperatura del entorno. Para conseguir que las plantas cumplan mejor con esta función, una práctica recomendable es la de regarlas por las noches.

 

Apagar electrodomésticos

Los aparatos electrónicos gastan más energía y generan más calor de lo que podemos imaginar. Por lo tanto, cuanto más electrodomésticos tengamos encendidos, más se caldeará el ambiente.

Procure encender los electrodomésticos sólo durante el tiempo que vayamos a usarlos y trate de evitar en estos meses el uso de algunos como el horno, cuyo funcionamiento provoca un recalentamiento de su alrededor.

También es útil mantener las luces apagadas, para evitar fuentes de calor, sobre todo si se trata de fuentes led de iluminación o de otras variedades que emiten más calor.

 

Actualizado el 03 de julio de 2023.