Folleto consumo

15 de marzo: Día Mundial de los Derechos del Consumidor

Una fecha señalada que sirve para recordar que la defensa de la salud, la seguridad y los intereses económicos de los consumidores, así como el conocimiento de los derechos que le amparan es una labor de todas las instituciones y organismos públicos.

La Dirección General de Comercio y Consumo se suma a la celebración de este día, recordando que es importante estar bien informado acerca de los derechos que nos asisten cuando contratamos un producto o compramos un servicio, fomentando, además, de esta forma, un consumo responsable y crítico de los productos y servicios.

 

Cómo proteger los intereses de los consumidores: conocer nuestros derechos

 

Prestar atención al etiquetado de los productos, donde aparece la información esencial sobre las características, la composición o la calidad del producto; leer con atención las condiciones de contratación de los servicios antes de comprometernos a contratar o reclamar en el caso de que creamos que nuestros derechos son vulnerados, son algunos de los actos cotidianos que como consumidores debemos conocer y practicar a diario.

En el Portal del Consumidor se encuentran a disposición de todos los consumidores para su consulta las píldoras informativas, que son pequeñas unidades informativas con contenido interactivo sobre temas como los suministros básicos, el arbitraje o la seguridad de los productos, que de manera ágil, práctica y divertida pretenden acercar los grandes temas de consumo a todos los consumidores.

 

Hacia un consumo sostenible

 

Asimismo, la Agenda 2030 de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas incluye entre sus objetivos, la producción y el consumo responsable, promoviendo la gestión sostenible y el uso eficiente de los recursos así como la reducción de residuos y el desperdicio de alimentos. El consumo es uno de los objetivos transversales y es también uno de los más importantes para la Agenda, ya que persigue una transición de los modelos económicos y de consumo hacia la sostenibilidad.

Un poco de historia sobre la protección del consumidor en España

 

En España, la mención a consumidores y usuarios está recogida en el artículo 51 de nuestra Constitución, en el que se establece que son los poderes públicos los encargados de garantizar la defensa de los consumidores y usuarios, protegiendo, mediante procedimientos eficaces, la seguridad, la salud y los legítimos intereses económicos de los mismos. Asimismo, determina que promoverán su información y educación, fomentarán y escucharán a las organizaciones de consumo en aquellas cuestiones que puedan afectarles.

La primera ley del consumidor que se aprobó en nuestro país fue en 1984, donde por primera vez, se establecían unos procedimientos concretos para la defensa de los consumidores, así como el marco legal para la creación de las asociaciones de consumidores. En 2007, la ley del 1984 queda derogada para sustituirla por el Real Decreto legislativo 1/2007, el cual refunde la anterior ley regularizando, aclarando y armonizando los textos legales e incluyendo normas europeas, dictadas en materia de protección de los consumidores y usuarios, que mejoraban aspectos como las garantías, la indemnización por daños o los viajes combinados.

A nivel autonómico, la Comunidad de Madrid tiene sus competencias delegadas en materia de consumidores y usuarios, por lo que todos los derechos y obligaciones están incluidos en la Ley 11/1998, de 9 de julio.

A nivel europeo, es en 1986, cuando los derechos de los consumidores encuentran un lugar entre las políticas comunitarias, en el Acta Única Europea, donde se establece que se deben proponer medidas para proteger a los consumidores, “con un nivel de protección elevado”.

Desde entonces, la política de consumidores ha ido creciendo en derechos, y en la actualidad se centra en cuatro objetivos fundamentales: proteger la salud y la seguridad a través de productos seguros, garantizar que la información que se recibe es clara, exacta y coherente, ofrecer vías rápidas, eficaces y gratuitas, de solución de litigios con los comerciantes y adaptar los derechos de los consumidores a los cambios económicos y sociales protegiendo a los consumidores más vulnerables, como los niños.

 

Nacimiento del Día Mundial del Consumidor

 

El 15 de marzo de 1983 se celebró por primera vez el Día Mundial de los Derechos del Consumidor, coincidiendo con el aniversario del discurso que veinte años atrás, en 1963, pronunció el presidente americano John F. Kennedy donde por primera vez se ofrecía una visión acerca de los derechos de los consumidores. Su famosa frase “Consumers by definition, include us all” (consumidores, por definición, nos incluye a todos) sirvió como precedente y sentó las bases para comenzar a trabajar de manera más formal sobre algunos de los principios y derechos de los consumidores.

En 1985, dos años después de la celebración de ese primer día, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), aprobó una serie de directrices para garantizar la protección de los consumidores y animar a los gobiernos a establecer, en función de sus circunstancias económicas, sociales, ecológicas y las necesidades de su población, sus prioridades para la garantía de estos derechos.

La protección de los consumidores frente a los riesgos para su salud, la promoción y protección de sus intereses económicos, la garantía de acceso a una información adecuada que les permita hacer elecciones bien fundadas conforme a sus deseos, o la libertad para constituir organizaciones de consumo, fueron algunos de los principios generales que incluía esta declaración.