reparación silla

¿Su producto ha dejado de funcionar? Compruebe si tiene derecho a repararlo

El derecho a reparar es uno de los aspectos a los que se está dando más importancia en las reformas legislativas a nivel europeo para alcanzar un consumo más sostenible. En el siguiente reportaje del Portal del Consumidor le explicamos cómo puede ejercer su derecho a que le reparen los productos que compra.

Frente a la cultura del usar y tirar, la prolongación de la vida útil de los productos que compramos es una de las filosofías centrales que están adoptando las nuevas legislaciones de consumo a nivel europeo.

El objetivo es alinear la forma en la que consumimos con la conocida como economía circular, es decir, un uso más ecológico de los bienes, donde se potencia la reutilización y la reparación para hacer que los productos tengan más durabilidad.

Para conseguir ese objetivo, la Unión Europea aprobó en mayo de 2019 una nueva directiva que establecía algunos preceptos dirigidos a garantizar una mayor durabilidad de los bienes, como medida para alcanzar patrones de consumo más sostenibles y una economía circular.

La nueva normativa europea instaba a las respectivas legislaciones nacionales a fomentar prácticas para que los bienes mantengan sus funciones y rendimiento obligatorios, así como a garantizar un adecuado servicio técnico y los repuestos necesarios.

 

La reparación en la legislación española

Como resultado de esta directiva, España ha modificado algunos puntos de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios en relación con lo planteado por la normativa europea del derecho a reparar.

Así, desde el 1 de enero de 2022 ya aplican algunas de estas medidas, como la relativa al aumento del periodo de garantía legal de un bien o producto adquirido, que ha pasado de dos a tres años. En el caso de las compraventas de segunda mano, la garantía legal podrá ser negociable, aunque nunca inferior a un año.

En el caso de producirse algún fallo o defecto en el bien o producto adquirido durante el periodo de garantía, la persona consumidora tendrá derecho a exigir al empresario la subsanación de esta situación, pudiendo elegir entre la reparación o la sustitución.

La reparación deberá ser gratuita, llevarse a cabo en un plazo razonable y realizarse sin inconvenientes. La persona consumidora deberá poner el bien a disposición del empresario para su reparación.

Durante el tiempo que se esté produciendo la reparación de un producto, se suspenderá el cómputo transcurrido de los tres años de garantía y de los dos años de carga de la prueba, cómputo que se reanudará cuando el producto haya sido reparado y entregado a la persona consumidora. Un ejemplo de ello es que, si usted lleva su teléfono móvil a reparar a las dos años y medio de haberlo comprado, los seis meses restantes de garantía quedaran congelados durante el tiempo que dure la reparación y comenzarán a contar a partir del día en el que el móvil le sea reparado y entregado.

Para facilitar la reparación de productos, la nueva ley también aumenta el periodo obligatorio de suministro de piezas de repuesto, que hasta ahora era de cinco años, y que desde el 1 de enero de 2022 obliga a los fabricantes a tener piezas para repararlos durante un plazo de diez años desde que el producto deja de fabricarse.

La ley prohíbe que puedan incrementarse los precios de los repuestos al aplicarlos a las reparaciones y establece que la lista de precios de los repuestos deberá estar a disposición del público

Las reparaciones tendrán su propio periodo de un año de garantía, a no ser que restase un plazo superior de garantía en el producto. Por lo tanto, durante el año posterior a la entrega del producto reparado, el empresario deberá responder ante los defectos que surjan en el mismo. No obstante si al producto antes de la reparación le quedaban, por ejemplo 2 años de garantía, entonces el empresario deberá responder por el funcionamiento del producto durante esos 2 años.

La reforma legislativa establece que el tiempo del que dispone la persona consumidora para retirar o recuperar el producto que ha sido entregado al empresario para su reparación será de un año.

Ante cualquier problema frente a la reparación de un producto, las personas consumidoras podrán interponer una reclamación en la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) más cercana, en la Dirección General de Comercio, Consumo y Servicios o a través de internet.