imagen de redes

Redes de alerta

Las personas consumidoras se encuentran a diario con un sinfín de productos procedentes de todo el mundo. Proteger a los consumidores frente a aquellos que puedan suponer algún tipo de riesgo es el objetivo de las redes de alerta, que identifican los productos que deben ser retirados del mercado

Las redes de alerta de productos de consumo son sistemas que sirven para intercambiar información entre las administraciones encargadas del control de mercado.

La información hace referencia a las características de un producto determinado y a los motivos que han sido considerados para identificarlo como potencialmente peligroso para las personas consumidoras.

El objetivo de este sistema de redes es el de garantizar que los productos que están en circulación en los distintos mercados sean seguros y no supongan un riesgo para los consumidores.

Red Nacional de Alertas de Consumo

España tiene su propio sistema de alertas de productos de consumo no alimenticios. Este sistema está unificado en una red en la que se produce un intercambio de información entre las autoridades de consumo de las comunidades autónomas.

El resultado de estas notificaciones da lugar a la identificación de productos que han sido detectados como potencialmente peligrosos por las distintas comunidades autónomas, que tienen la obligación de notificar las diferentes medidas que hayan adoptado cuando tengan conocimiento de que un cierto producto presenta un riesgo incompatible con la seguridad de las personas consumidoras.

El Ministerio de Consumo es el encargado de subir los productos a esta red de alerta. En ella se registra una foto del producto, una identificación lo más precisa posible, la fecha, una descripción de los riesgos que presenta y el órgano que ha notificado el producto inseguro, que puede ser el propio productor, que haya detectado algún problema de seguridad en sus productos, las Comunidades Autónomas o el propio Ministerio.

Sistema de alerta rápida para productos no alimentarios

El RAPEX es un sistema unificado de alerta de productos peligrosos para los consumidores de la Unión Europea. Abarca todo tipo de productos no alimentarios, excepto los farmacéuticos.

El objetivodel RAPEX es asegurar el rápido intercambio de información entre los estados miembros y adoptar medidas para prevenir, restringir o imponer condiciones específicas en la comercialización de productos que puedan suponer un riesgo para la salud y seguridad de las personas consumidoras.

Esta información circula entre las autoridades competentes de cada país de la Unión Europea a través de una red nacional de puntos de contacto. En el caso de España, el punto de contacto es el Ministerio de Consumo.

ICSMS

El ICSMS (sistema de información y comunicación para la vigilancia del mercado) es la plataforma de comunicación integral para la vigilancia del mercado de productos no alimentarios y para el reconocimiento mutuo de mercancías en el marco de la Unión Europea.

En concreto, el sistema permite que la información sobre productos no conformes (resultados de pruebas, datos de identificación del producto, información del operador económico, información de accidentes, información sobre las medidas tomadas por las autoridades de vigilancia) se comparta de manera rápida y eficiente entre las autoridades.

Esta red de alerta apoya las actividades de vigilancia del mercado, proporcionando un registro para su documentación, la identificación de los productos inspeccionados y los resultados de las pruebas y verificaciones.

El ICSMS permite realizar búsquedas específicas de productos no conformes. Cada autoridad puede ingresar datos sobre productos investigados, que aún no están en la base de datos y agregar información (por ejemplo, resultados de pruebas adicionales, medidas tomadas) a un archivo de información de productos ya existente.

Red de Alertas Internacional

El portal GlobalRecalls reúne información sobre retiradas de productos que se emiten en todo el mundo, de forma periódica. La dimensión cada vez más globalizada del comercio lleva a las personas consumidoras a adquirir productos provenientes de cualquier país del mundo.

El control de dichos productos ha llevado a la creación de esta red de alertas de carácter internacional. Para unificar toda la información que genera, la red dirige todas sus alertas a esta plataforma, creada en el seno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El portal incluye información sobre retiradas obligatorias y voluntarias de productos de consumo emitidas por organismos públicos de los países de procedencia. El alcance que comprenda dicha obligación dependerá de lo que establezca cada organismo en cada caso.