electrolinera enchufe

Electrolineras. ¿Qué son y cómo funcionan?

La irrupción del mercado de los coches eléctricos ha generado también un nuevo tipo de servicio como son las estaciones de suministro de electricidad para repostaje, también conocidas como electrolineras. ¿Cuáles son los derechos de las personas consumidoras ante este nuevo tipo de instalaciones? Se le contamos en el siguiente reportaje.

Una electrolinera es una estación de carga eléctrica, ya sea específica o instalada en una estación de servicio de combustible, cuya función es la de proveer la recarga de la batería de los vehículos eléctricos.

La escasa infraestructura con la que aún se cuenta en España y la aún tímida penetración del vehículo eléctrico en los hábitos de consumo hacen que no se haya establecido una regulación específica sobre los derechos de las personas consumidoras ante este nuevo tipo de instalaciones. Sin embargo, ya hay algunas regulaciones que establecen su marco de actividad.

Así, el Real Decreto 647/2011 se encarga de definir la figura de los gestores de carga, es decir, aquellos agentes responsables del suministro de electricidad a vehículos a través de las llamadas electrolineras. Se da la circunstancia de que cualquier persona puede ser gestor de carga, es decir, revender energía eléctrica para abastecer a vehículos.

Esta norma regula esta nueva actividad, ya que el gestor de carga tiene un carácter mercantil y suministra al cliente final, por lo que se comporta como un comercializador.

 

Derechos y obligaciones

Los gestores de carga actúan como agentes en el mercado de la producción de electricidad y tienen derecho a acceder a las redes de transporte y distribución, así como a facturar y cobrar la energía entregada en la reventa para recarga de vehículos eléctricos.

Asimismo, están obligados a adquirir la energía necesaria para el desarrollo de su actividad y a ofrecer una serie de garantías a los consumidores, tales como informar sobre el peaje de acceso; el origen de la energía suministrada, así como de los impactos ambientales que se deriven; procurar el uso racional de la energía; y tomar las medidas adecuadas de protección del consumidor.

Las electrolineras deben también reunir las condiciones técnicas y de seguridad reglamentarias y haber obtenido las autorizaciones que se requieran. Los gestores de carga deberán poner a disposición de las personas consumidoras equipos de medida y control necesarios en el punto de conexión a la red de distribución para la correcta facturación de los peajes de acceso.

Estaciones de servicio

Aplicando, además, la normativa específica para gasolineras, los responsables de la estación de servicio que cuenten con instalaciones de electrolineras deberán cumplir otras exigencias como la de vigilar la correcta medición de la cantidad suministrada o garantizar el permanente abastecimiento.

Siguiendo con lo establecido en esta normativa específica, será obligatorio exhibir al público de modo permanente y de forma perfectamente visible desde el interior del vehículo, al menos en castellano, el nombre o anagrama de la empresa suministradora de la electricidad; el precio de venta al público del kilovatio por hora; los medios de pago admitidos por la instalación; los derechos y obligaciones del usuario; el cartel de fuera de servicio en caso de avería o defectos de medición; el horario y la estación más cercana.

Las electrolineras deberán ofrecer al consumidor un tique o justificante del pago del suministro de electricidad consumido.

 

Tipos de conectores de carga

El conector es el cable que conecta la estación de carga con el vehículo, el cual debe tener el enchufe correcto en ambos extremos. Es decir, debemos asegurarnos de que el tipo de conector de la electrolinera que vayamos a usar se adapta al tipo de conector de nuestro coche.

La electrolinera deberá indicar e informar sobre el tipo de conector que tiene disponible.

 

Tarifas

El auge de los vehículos eléctricos ha llevado a las comercializadoras eléctricas a incluir entre sus servicios tarifas de luz para la carga de estos automóviles.

Las tarifas de luz para vehículos eléctricos suelen ser tarifas con discriminación horaria en tres periodos: las horas punta (de 13.00 a 23.00 horas), las horas valle (de 23.00 a 1.00 y de 7.00 a 13.00 horas) y las horas supervalle (de 1.00 a 7.00 horas).

El periodo supervalle, de seis horas durante la madrugada, es el que tiene el precio de kilovatio por hora más barato y, por tanto, es el momento más adecuado para cargar el coche eléctrico.

 

Plan Moves

La Comunidad de Madrid, a través del Plan Moves, ofrece incentivos para la adquisición de vehículos de energías alternativas y para la implantación de infraestructura de recarga. Las personas interesadas pueden consultar en este enlace.