El Hospital Ramón y Cajal publica un estudio de pacientes VIH+ y VIH- frente al COVID-19

EN LA REVISTA THE LANCET HIV

El Hospital Universitario Ramón y Cajal ha presentado el primer estudio en describir exhaustivamente la tasa de infección de COVID-19 en personas con VIH en comparación con la población general de la misma región. El trabajo subraya la alta prevalencia de comorbilidades entre los individuos infectados por VIH con COVID-19

Imagen de fachada del Hospital Universitario Ramón y Cajal
26 agosto 2020

El estudio publicado en la revista The Lancet HIV tiene como autor al Dr. José Luis Casado, Facultativo Especialista del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Ramón y Cajal y colaborador del Grupo Enfermedades Infecciosas y SIDA cuyo responsable en IRYCIS es el Dr. Santiago Moreno que encabeza asimismo el COVID-19 ID Team, equipo responsable de la inclusión, clínica y seguimiento de los participantes y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas del centro.

 

El estudio surgió bajo la hipótesis de que las personas infectadas por VIH podrían presentar mayor riesgo o severidad de infección por el SARS-CoV-2, especialmente aquellas que presentasen comorbilidades, recuentos bajos de células CD4, o una carga viral del VIH no suprimida. Por otro lado, la inmunosupresión o el uso regular de antirretrovirales, como los inhibidores de la proteasa y los inhibidores de la transcriptasa inversa análogos o no análogos, podrían modificar el riesgo de infección por SARS-CoV-2 así como el cuadro clínico de la COVID-19.

 

Para poder conocer más acerca de la incidencia, características clínicas y repercusión de la infección por SARS-CoV-2 en personas con VIH, los investigadores incluyeron en este estudio observacional y prospectivo a todos los adultos (≥18 años) con VIH en seguimiento en el Hospital Universitario Ramón y Cajal con diagnóstico de COVID-19 confirmado o de sospecha en pleno pico de la pandemia (hasta el 30 de abril de 2020). Comparándose las características de estos individuos con las de un grupo de 1.288 individuos con VIH en seguimiento antes de la pandemia.

 

Resultados del estudio
Un total de 51 personas VIH fueron diagnosticados de COVID-19 (incidencia 1,8%) con una edad media de 53,3 años, siendo un 84% hombres y requiriendo ingreso en el Hospital un 55%. Tanto la edad como el recuento de células CD4 de estos individuos coinfectados con VIH-SARS-CoV-2, fue similar a la que presentaba el grupo de 1.288 individuos con VIH. Sin embargo, se observó que (1) un 63% de los individuos coinfectados presentó al menos una comorbilidad (principalmente hipertensión y diabetes) en comparación con el 38% sin COVID-19; y (2) un 73% del grupo VIH-SARS-CoV-2 estaba tomando tenofovir (en su mayoría tenofovir alafenamida) versus un 38% de los individuos sin COVID-19.

 

Las características clínicas, analíticas y radiológicas observadas en el grupo VIH-SARS-CoV-2 fueron similares a las descritas en la población general. Además, seis (12%) personas coinfectadas estuvieron críticamente enfermos, dos de los cuales presentaron un recuento de células CD4 <200 células/µL y finalmente dos murieron. La RT-PCR permaneció positiva después de una mediana de 40 días desde la aparición de los síntomas en un 32% de los individuos, 4 de los cuales tenían una enfermedad grave o bajos recuentos CD4.

Por todo ello los investigadores concluyeron que las personas infectadas por VIH no están protegidas ni presentan un menor riesgo de padecer una enfermedad grave por SARS-CoV-2, por lo que en general deben recibir el mismo tratamiento que se aplica al resto de la población.