Calidad

  • El hospital y al calidad

    El Hospital Universitario La Paz desarrolla una política de mejora continua de la calidad, que incide tanto en la calidad de carácter científico-técnico como en la calidad percibida por los pacientes y sus familiares

    En el establecimiento de esta política se han tenido en cuenta tres conceptos básicos que se complementan entre sí:

    • La satisfacción de los ciudadanos por las prestaciones que el hospital proporciona.
    • Los objetivos asistenciales, docentes y de investigación del hospital como organización.
    • Un nivel de servicio efectivo, prestado en el tiempo adecuado.

    Esta nueva política de calidad ha dado ya sus frutos mediante la consolidación de una serie de iniciativas emprendidas por el hospital y que nos indican el camino a seguir:

    • La reformulación del Consejo Asesor de Calidad de la Paz, como órgano común que ha marcado las líneas de mejora para todo el hospital, dotándole de un enfoque y alcance más operativo dados los logros ya alcanzados.
    • La potenciación del Grupo de Mejora de Calidad Percibida responsable, entre otros muchos proyectos, del primer "Concurso de Ideas", fallado en junio de 2004, que se creó con la misión de ofrecer permanentemente un espacio de recogida, debate y análisis de problemas de calidad percibida, así como de planteamiento de soluciones y puesta en marcha de las mismas.
    • La dinamización de los Coordinadores de Calidad de los Servicios, que impulsan la mejora de la calidad, científico técnica y percibida, en ese nivel.
    • La revisión efectuada del número y de las funciones de las Comisiones Clínicas, y muy especialmente, el desarrollo de las Vías Clínicas, como instrumento de gestión clínica que integra la atención médica con los cuidados de enfermería, en los procesos asistenciales más frecuentes, ámbito donde La Paz figura a la cabeza de los hospitales españoles, desde que en 1998 se puso en marcha la primera vía en el servicio de urología.

    En resumen, en el Hospital La Paz hemos apostado por un modelo de calidad integral en el que se implica directamente la dirección gerencia, que apuesta por el desarrollo y potenciación tanto de la calidad científico técnica como de la calidad percibida, y que tiene en los coordinadores de calidad de los servicios su principal activo. Se trata, en definitiva, de asegurar la calidad en todos los procesos y así asegurar el mejor servicio y las mejores prestaciones asistenciales, docentes e investigadoras.