La Unidad de Nutrición Personalizada de Neonatología del Marañón obtiene el certificado AENOR

Reconoce el sistema de gestión de calidad de la Unidad

La Unidad de Nutrición Personalizada de Neonatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón ha obtenido el Certificado AENOR de sistema de gestión de calidad. La certificación ISO 9001:2015 obtenida es un reconocimiento a la labor que viene realizando esta Unidad desde su puesta en marcha en 2018, con una medicina personalizada que incluye la nutrición como estrategia terapéutica para los bebés prematuros. El Marañón cuenta con la primera unidad de España que personaliza la nutrición de los bebés prematuros, ofreciendo leche materna donada por una madre con excedente de producción y cuyo hijo nació con la misma edad gestacional que el bebé que la precisa y con la misma maduración postnatal.

personal de neonatologia del marañon
09 septiembre 2020

La innovación de esta Unidad se basa en que se emplea leche procedente de una donante de características similares al bebé que la precisa, por tiempo de gestación y edad postnatal, y además es analizada y fortificada para contar con “leche a la carta” ajustada las necesidades de cada prematuro: su edad gestacional, días de vida y su situación nutricional.

Por eso, se realiza una clasificación según el tipo de leche -calostro (leche que se produce tras el parto hasta los 5 o 6 días de vida), transición (hasta los 21 días de vida) y madura- y también por tramos de edad gestacional: menor de 28 semanas, entre las semanas 28 a la 32, de 32 a la 37 y por encima de la semana 37 de gestación. Es el proceso denominado adecuación, para ajustarse a las características concretas del bebé que recibirá esa leche.

Todo el proceso sigue una completa trazabilidad que permite conocer de cada biberón donado la información completa: madre donante, fecha extracción, tipo de leche, edad gestacional y ubicación en los diferentes congeladores con los que cuenta la unidad.

Además las donaciones proceden de madres que tienen a sus hijos hospitalizados, por lo que se asegura el autoabastecimiento. Esto ha representado una gran ventaja durante la fase más complicada de la pandemia por SARS-Cov2, ya que se garantizó un volumen suficiente de leche donada, a diferencia de los bancos de leche clásicos.

La Unidad está integrada en el mismo Servicio de Neonatología para mantener un estrecho contacto con las madres donantes. Así una madre de un recién nacido que recibe leche donada en los primeros días de vida, una vez que su producción de leche aumenta y supera las necesidades de su hijo, puede ser candidata a donar leche para otros futuros receptores. De esta manera se ha conseguido obtener unos volúmenes de leche donada de diferentes edades gestacionales y de los tres tipos de leche que supera los de muchos bancos de leche regionales de España. Concretamente se han recibido 620 litros en 2018, 764 litros en 2019 y en los siete primeros meses de 2020 se han alcanzado ya los 543 litros, a pesar de la situación de pandemia. Desde su inauguración ha habido 307 donantes y han recibido leche donada 647 receptores.

Importantes beneficios para el bebé prematuro

En la Unidad se ha conseguido disminuir en más del 90% la incidencia de enterocolitis, una enfermedad que afecta al intestino y el colon y que puede requerir cirugía.  Asimismo, se ha registrado una disminución de la tasa de bacteriemia relacionada con catéter, al poder retirar antes la vía intravenosa para la nutrición de los bebés. Pero también es importante señalar que el grado de satisfacción y aceptación por parte de los padres ha sido excelente.

Finalmente, se ha conseguido además incrementar la cantidad de pacientes que reciben exclusivamente o de forma mixta leche materna, siendo anecdóticos aquellos en los que se administra alguna fórmula artificial.