El Marañón traslada a planta a un paciente tras un ingreso de 158 días en la UCI por Covid-19

Es el ingreso en UVI más prolongado que logra pasar a planta en España

Ángel, de 70 años de edad, es el paciente con Covid-19 que en España consigue pasar a planta tras el periodo más largo en una Unidad de Cuidados Intensivos. Han sido 158 días ingresado en la UCI del Hospital Gregorio Marañón, donde ingresó el 19 de marzo. Ahora, gracias al esfuerzo de los profesionales del centro se encuentra recuperándose en una planta de hospitalización y dentro del programa multidisciplinar del Marañón para este tipo de enfermos, en el que se aúna distintos equipos médicos y de enfermería para ofrecer un abordaje personalizado y dando continuidad asistencial a todo el proceso clínico del pacientes.

Enfermera y paciente
28 agosto 2020

El Hospital Gregorio Marañón ha trasladado a planta a su paciente Ángel Rodríguez de Guzmán, de 70 años, que ha estado ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del centro 158 días. Ángel fue hospitalizado el 17 marzo y a los dos días de su llegada tuvo que ser trasladado una de las UCIs del Marañón, en aquel momento a la Unidad Coronaria que estaba habilitada como unidad de cuidados intensivos.

Semanas después fue traslado a la propia UCI médica del Hospital Gregorio Marañón donde ha permanecido hasta su traslado a planta por mejoría y tras haber negativizado el virus Covid-19.

Ángel es un paciente especialmente vulnerable al padecer una patología previa cardiaca.

El Covid-19 hizo que Ángel sufriera una neumonía bilateral que provocó un estado crítico desde el punto de vista respiratorio por lo que tuvo que precisar ventilación mecánica y traqueostomía y sedación profunda.

Situación grave

Su situación llegó a ser tan grave que se temió por su vida y se permitió el acceso a la familia para se pudieran despedir de él.

Sin embargo, con los tratamientos y cuidados recibidos en el Hospital Gregorio Marañón ha conseguido despertar y mantener cierta estabilidad en su evolución que ha propiciado su traslado a una planta de hospitalización.

El Hospital Gregorio Marañón también consiguió trasladar a planta a Pedro Gamella, de 77 años de edad, tras pasar 144 días en la UCI por la Covid19. Aunque son dos logros importantísimos para el centro, hay que tener en cuenta que son excepcionales, por lo que la sociedad en su conjunto debe seguir aunando esfuerzos para evitar que las personas enfermen y lleguen a situaciones tan duras, que ponen en peligro la vida de los pacientes.

Proceso de recuperación 

“Para nosotros es una satisfacción inmensa que un paciente que ha estado en la UCI tanto tiempo y en una situación tan crítica pueda pasar a planta. Pero Ángel es un caso particular, no todos los pacientes terminan como el suyo porque no todos son capaces de superar una patología tan grave” indica el doctor Alexis Jaspe, médico de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Gregorio Marañón.

“A Ángel le queda mucho por luchar y no está exento de peligro, ha salido de la UCI con unas secuelas muy incapacitantes y tendrá que trabajar mucho, con la ayuda de todos los profesionales del Marañón, para ir recuperándose. Ha ganado una batalla, pero no la guerra. Ahora tiene que mejorar día a día. Yo espero que gane todas batallas que le quedan” señala el doctor Jaspe.  

Para ayudar a Ángel en su recuperación el Hospital Gregorio Marañón cuenta con el Programa de Atención a Pacientes Covid Post-UCI, en el que recibe atención multidisciplinar de los servicios de Medicina Interna, Neumología, Rehabilitación, Endocrinología, Psiquiatría, Enfermedades Infecciosas, Geriatría, Unidad de Cuidados Intensivos y Anestesia y Reanimación, Cardiología y enfermería para atender las necesidades físicas y psicológicas derivadas de un ingreso tan prolongado en la UCI, con un abordaje personalizado y dando continuidad asistencial a todo el proceso clínico del pacientes.

Agradecimiento a las familias

El Hospital Gregorio Marañón quiere agradecer a las familias de estos pacientes su comprensión y ayuda en una situación tan excepcional, pero en la que siguen siendo un pilar fundamental para la recuperación de estos enfermos.