Contenido principal

Un estudio del Hospital Gregorio Marañón determina las variables que podrían evitar la discapacidad asociada a la hospitalización en personas mayores

Dieta mediterránea y ejercicio físico mejoran el estado funcional

Un estudio realizado por investigadores del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, en colaboración con expertos de la Universidad de Barcelona, concluye que las personas mayores hospitalizadas que no siguen una dieta mediterránea son las que más podrían beneficiarse de un programa de ejercicio físico para prevenir la discapacidad asociada a la hospitalización, es decir, la pérdida de habilidades en actividades de la vida diaria. Por tanto, si se incluye el factor de seguir una alimentación basada en una dieta mediterránea entre las variables evaluadas al ingreso de pacientes mayores, se podrían diseñar estrategias más precisas y personalizadas para prevenir la discapacidad asociada a la hospitalización, que suele ser frecuente en personas de edad avanzada.

enfermera del hospital gregorio marañón
26 julio 2023

El estudio, publicado en la revista Journal of Nutrition and Healthy Aging, ha sido dirigido por los expertos José Antonio Serra-Rexach, jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Gregorio Marañón y miembro del Grupo de Investigación en Biopatología del Envejecimiento del Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón (IISGM),  y Mireia Urpi-Sarda, de la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Salud, el Instituto de Investigación en Nutrición y Seguridad Alimentaria (INSA-UB) y el Campus de la Alimentación de Torribera de la Universidad de Barcelona, ambos miembros del CIBER de Fragilidad y Envejecimiento Saludable (CIBERFES).

Las conclusiones del estudio apuntan a que las personas mayores hospitalizadas con mayor seguimiento en la dieta mediterránea también mejoran su estado global con las pautas de ejercicio y educación en la salud. La revista, en un editorial, ha destacado el hecho de que los pacientes con peor estado físico presentan mejoras más significativas en respuesta a un programa de ejercicio físico y anima a realizar más estudios sobre la influencia de los patrones dietéticos en los efectos del ejercicio para evitar la discapacidad asociada a la hospitalización.

Un programa básico de ejercicio para pacientes mayores

La discapacidad asociada a la hospitalización es un fenómeno que afecta incluso a pacientes de edad avanzada tratados con éxito de su dolencia durante el ingreso en el centro médico. Además, también puede acarrear más gastos económicos, reingresos e incluso mayor mortalidad en algunos casos. En este contexto, las intervenciones con ejercicio físico durante la hospitalización se han revelado como estrategias seguras y efectivas para prevenir este deterioro funcional en las personas mayores hospitalizadas.

El nuevo trabajo se basa en el proyecto AGECAR-PLUS, un estudio clínico aleatorizado sobre 260 pacientes de 75 o más años en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón. En el marco del estudio, a un grupo de 109 voluntarios -el 46% mujeres y alrededor de los 87 años- se les evaluó el grado de adherencia a un patrón dietético mediterráneo, los niveles de polifenoles en orina, el estado funcional y otros parámetros de salud en el momento del ingreso y del alta hospitalaria.

Tal y como explica José Antonio Serra-Rexach, jefe del Servicio de Geriatría del Marañón, "observamos que los pacientes que realizaron la intervención de ejercicio físico y educación sanitaria durante la hospitalización aumentaron significativamente su estado funcional al alta, en comparación con su ingreso y con los pacientes que no realizaron la intervención. Sin embargo, hasta ahora no existía ninguna evidencia del efecto de una dieta saludable sobre el estado funcional en personas mayores hospitalizadas".

"Un patrón de dieta saludable, como lo es la dieta mediterránea, está asociado a un menor riesgo de deterioro físico y fragilidad en personas mayores. Dado que la dieta mediterránea es rica en polifenoles, evaluamos la adherencia a este patrón dietético a través de un cuestionario validado, así como midiendo el nivel de polifenoles en orina», detalla la profesora Mireia Urpi-Sarda, del Grupo de Investigación de Biomarcadores y Metabolómica Nutricional de los Alimentos de la UB.

Estos resultados sugieren que el seguimiento de la dieta mediterránea podría representar un indicador de aquellos pacientes mayores con una respuesta aparentemente mejor a las intervenciones de ejercicio, concluyen los investigadores del estudio.