Activamos una alianza entre hospitales y Primaria para la atención de pacientes cardiológicos

El Servicio Madrileño de Salud de la Comunidad de Madrid lidera un proyecto colaborativo de atención integral en cardiología basado en una alianza con los hospitales Clínico San Carlos, Fuenlabrada, Severo Ochoa y Príncipe de Asturias, la Gerencia Asistencial de Atención Primaria, los 43 centros de salud del área de influencia de estos cuatro hospitales y el SUMMA 112, todos ellos de la Comunidad de Madrid. Se trata de una nueva red clínica estratégica y organizativa para la mejora de la calidad y la prevención de la salud cardiológica de la población madrileña.

Trasplante de corazón
09 mayo 2019

El objetivo principal es integrar el enfoque comunitario con el enfoque clínico con el fin de unir dos tipos de intervenciones que normalmente están separadas y propone para el área cardiovascular una batería de mejoras en gestión poblacional, en procesos y en nuevos modelos organizativos. En esa línea se ha realizado una actividad conjunta en colaboración con los centros de mayores de la población de Leganés, Atención Primaria y Atención Hospitalaria.

El proyecto Cardiored1 y el Smart Health Center del Hospital Clínico son la base operativa de esta alianza, cuyo programa ‘Corazón a corazón’ está dirigido a más de un millón de habitantes (1.042.000) de la Comunidad de Madrid. Para ello, se suman importantes recursos asistenciales como más de 2.000 camas de hospitalización instaladas, 69 camas de UVI, más de cien profesionales entre cardiólogos, profesionales de enfermería y médicos residentes con capacidad para atender cualquier tipo de patología cardiológica simple o compleja.

El Servicio de Urgencia Médica de la Comunidad de Madrid, SUMMA 112, también participa en este proyecto asistencial, que, si bien se sustenta en buena parte en evitar desplazamientos a los pacientes al ser los equipos médicos los que se trasladan cuando se hace preciso por la complejidad de las patologías, el SUMMA 112 pone a su disposición toda su infraestructura de atención especializada a la urgencia y a la emergencia. Así, además de atender con sus unidades y equipos de Soporte Vital Avanzado a cualquier paciente en su domicilio o en la vía pública si fuera preciso, coordina y realiza los traslados interhospitalarios atendiendo a la priorización de patologías tiempo-dependientes y a la especificidad de la atención durante el propio traslado, con el objetivo de garantizar en todo momento la seguridad del paciente.

Aun cuando se está constatando una menor mortalidad cardiovascular generalizada, es cierto que existe un aumento en la incidencia de estas patologías motivado por factores relacionados con el estilo de vida, estimándose que uno de cada cuatro adultos sufre problemas de salud, muchos de los cuales son cardiológicos. En este sentido, el programa ‘Corazón a corazón’ trasciende las fronteras físicas del hospital convirtiéndolos en ‘hospitales líquidos’ al permitir el desplazamiento de los profesionales entre los hospitales para atender a los pacientes en sus centros de referencia.

Los pacientes cardiológicos presentan a menudo una situación compleja que requiere la sincronización de especialistas sanitarios para un mejor diagnóstico y tratamiento de su enfermedad que, en virtud de esta alianza, serán atendidos e intervenidos en el Hospital Clínico San Carlos.

Este proyecto supone una innovación organizativa, ya que surge de los propios profesionales sanitarios para establecer una nueva relación con el paciente. Al respecto, se estima que el aumento de solo un 5 % de trabajo en equipo conlleva un descenso de la mortalidad de un 3,3 % en los hospitales, estableciendo una red clínica estratégica con grupos de profesionales sanitarios que cooperen de forma coordinada con el fin de asegurar una prestación clínica eficiente y de alta calidad.

Con ello se pretende conseguir mejorar la calidad y seguridad clínica del paciente al tiempo que se le da voz y participación en el manejo de su enfermedad con procesos de decisión compartida centrados en su experiencia durante su tratamiento e ingreso hospitalario para que puedan transmitir cómo les gustaría que se realizaran determinados procesos a partir de la experiencia de su ingreso hospitalario.                     

El 80  % de las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir

El 80 % de las enfermedades crónicas y cardiovasculares puede prevenirse con hábitos más sanos. Por ello, este programa pretende priorizar la prevención por medio de la detección y gestión de condiciones de alto riesgo como la fibrilación auricular, elevado colesterol y la hipertensión, que son factores de riesgo que multiplican la posibilidad de ictus, infartos y demencia. El tratamiento preventivo de estas condiciones es muy efectivo y el éxito de la Atención Primaria tanto en prevención primaria, dirigida a la modificación de los hábitos de vida, como secundaria han sido las claves del éxito de la reducción de mortalidad en las últimas décadas.

Se estima que una estrategia dirigida únicamente a las personas de alto riesgo podría reducir la incidencia de enfermedad cardiovascular en un 11 %. Los estudios indican que la prevención dirigida únicamente a población de alto riesgo es más eficaz cuando se complementa a una estrategia dirigida a la población general, tal y como se realiza en Atención Primaria, concluyendo que es conveniente hacer ambos tipos de abordaje en prevención cardiológica, interviniendo sobre todo el continuo de la enfermedad.