Hombre con mascarilla

Mascarillas: qué debemos saber

La crisis sanitaria provocada por la COVID-19 ha aumentado la compra de determinados productos para hacer frente a la pandemia y que suponen un importante desembolso económico, como son las mascarillas.

Su uso es obligatorio para mayores de seis años, tanto en el transporte, como en la vía pública, espacios al aire libre y en cualquier lugar cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público. En menores de entre tres y cinco años es recomendable su utilización.

Actualmente, existen tres tipos de mascarillas que los consumidores pueden adquirir para protegerse: las quirúrgicas, las higiénicas y las FFP2, cada una de ellas está indicada para utilizar preferentemente en una situación concreta.

En el siguiente reportaje del Portal del Consumidor, resumimos las principales características de cada tipo y cuál es la recomendada para cada situación.

 

Consideraciones generales

 

En primer lugar, es muy importante que, antes de decantarse por comprar un tipo de mascarilla, lea detenidamente el etiquetado, ya que nos ofrece información, sobre el tipo, el fabricante, la eficacia de filtración bacteriana, si la mascarilla es reutilizable o no, el número máximo de lavados, las instrucciones de colocación, las normas UNE con las que se ha fabricado (que marcan unos estándares de calidad) y en su caso el Marcado CE.

Revise toda la información relativa al etiquetado también en sus compras online, ya que la información acerca del etiquetado también debe ofrecérsela el vendedor en su página web.

La venta unitaria de mascarillas quirúrgicas que no estén empaquetadas individualmente solo se podrá realizar en las oficinas de farmacia garantizando unas condiciones de higiene adecuadas que salvaguarden la calidad del producto.

La función de las mascarillas higiénicas y quirúrgicas es proteger a las otras personas, de ahí la importancia de que todo el mundo las utilice, porque así todos estaremos protegidos. Las mascarillas tipo FFP2, por su parte, filtran el aire que inhalamos y por tanto evitan que el virus entre en contacto con la persona que las lleva.

En la Comunidad de Madrid, la mascarilla no deberá estar provista de válvula exhalatoria, salvo en los usos profesionales para los que este tipo de mascarilla pueda estar recomendada.

Recuerde que, colocarse la mascarilla adecuadamente y no tocar la tela con los dedos, usarla durante el tiempo máximo recomendado y desinfectar las manos son necesidades adicionales para que esta cumpla con el nivel de eficacia para el que ha sido fabricada.

Asimismo, debemos recordar que las mascarillas son solo un medio complementario de protección, por lo que debemos seguir cumpliendo con las demás medidas de prevención y distanciamiento social que nos indican las autoridades sanitarias.

Durante septiembre de 2020, la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid retiró más de 90.000 mascarillas que no cumplían con los estándares de calidad.

Esta actuación forma parte de la campaña de control que, desde el inicio de la pandemia, lleva a cabo la Comunidad de Madrid para salvaguardar la seguridad y la salud de los consumidores detectando aquellos productos que presentan incumplimientos en materia de etiquetado, se puedan considerar falsificaciones o bien que no hayan superado los ensayos oficiales por los órganos acreditados para ello.

 

Mascarillas higiénicas: revise las normas de etiquetado obligatorias antes de comprar

 

Las mascarillas higiénicas son productos tanto reutilizables como desechables, con o sin accesorios, diseñados para minimizar la proyección de las secreciones respiratorias, pero también para limitar la penetración de secreciones externas.

Estas mascarillas, con una eficacia de filtración bacteriana igual o mayor al 95%, sólo se podrán comercializar si demuestran la eficacia en la filtración de partículas.

Las mascarillas higiénicas deben cumplir con las especificaciones de las normas UNE 0064 y 0065, en función de si son desechables (las primeras) o reutilizables (las segundas). Es por ello muy importante prestar especial atención al etiquetado, para comprobar bajo qué norma se ha fabricado.

En el etiquetado deberá figurar el nombre y dirección del fabricante; el lote de fabricación; el lugar de procedencia; la referencia a las normas y especificaciones técnicas para su fabricación; los datos testados sobre su eficacia de filtración; la denominación mascarilla higiénica o cobertor facial comunitario; el número de unidades del envase; los materiales o substancias empleados en su fabricación; el número máximo de lavados, si es reutilizable, así como el método de lavado y secado; el plazo recomendado para su uso, incluyendo los periodos tras los cuales debe lavarse o eliminarse; las instrucciones sobre colocación, uso, mantenimiento y eliminación; características como la talla o si es reutilizable; si es infantil, la edad de uso así como la palabra “infantil” y la indicación “Advertencia, utilizar bajo la supervisión de un adulto”.

Si la venta de estas mascarillas se produce a través de internet, la página web debe mostrar también esta información.

Las mascarillas higiénicas no son un EPI ni un producto sanitario. Puede encontrarlas en cualquier establecimiento y su precio es libre, no regulado por el gobierno.

Si necesita más información sobre las mascarillas higiénicas puede consultar el siguiente reportaje

Mascarillas quirúrgicas: precio regulado por el gobierno

 

Estas mascarillas están diseñadas para filtrar el aire exhalado protegiendo a quienes están alrededor de la persona que la lleva y evitando la dispersión vírica al estornudar o toser. Debe tener un mecanismo que permita ceñirla a la nariz, barbilla y boca de quien la use.

Existen tres tipos de mascarillas según su eficacia de filtración bacteriana de tipo I, tipo II y tipo IIR (que son eficaces contra salpicaduras también). Esta información deberá incluirse en el etiquetado o en la caja del embalaje, junto con marcado CE, la referencia a la norma europea EN 14683 (que asegura el cumplimiento de un estándar de calidad) y los datos de identificación del fabricante.

Puede encontrar estas mascarillas en cualquier establecimiento (empaquetadas) y en las farmacias (que también pueden venderlas por unidades). Tienen una eficacia de filtración bacteriana mayor o igual al 95% y si son de Tipo IIR mayor al 98%.

Recuerde que, en este caso, se ha establecido un precio máximo por cada mascarilla, que no puede ser superior a 0,62 , IVA incluido, según resolución del Gobierno de noviembre de 2020.

Equipos de protección individual (EPI): mascarillas FFP2

 

Estas mascarillas están indicadas especialmente a los profesionales sanitarios que están en constante contacto con enfermos, así como para personas vulnerables con indicación médica. Su función es filtrar el aire que inhalamos y así evitan que entren partículas contaminantes a nuestro organismo. Por lo que los EPIs protegen a la persona que los lleva.

Según su eficacia para la filtración pueden ser de tres tipos FFP1, FFP2 y FFP3. En relación a la COVID-19 se recomienda el uso FFP2.

En lo que respecta al etiquetado, estas mascarillas cuentan con su propia normativa, el reglamento de equipos de protección individual, por lo que deben cumplir con unos requisitos de seguridad antes de ser introducidos en el mercado europeo. Es conveniente que revise que el producto lleva el marcado CE, que garantiza que el producto cumple con la legislación.

Además, van acompañadas del marcaje NR para el caso de que no sea reutilizable y R en el caso de que sí lo sea. Deben llevar la identificación del fabricante, así como las instrucciones de uso y colocación y la referencia a la norma UNE- 149 que asegura además el cumplimiento de un estándar de calidad.

Estas mascarillas pueden encontrarse en farmacias, centros especializados y grandes superficies. Al igual que las mascarillas higiénicas, su precio es libre.

En relación con la COVID-19, de manera excepcional, se autorizaron temporalmente mascarillas FFP2 que cumplían con otros estándares, como las N95, R95, P95, fabricadas bajo la Norma NIOSH-42CFR84 o las denominadas KN 95 fabricadas bajo la Norma GB2626. Todas ellas, se podrán comercializar en España hasta el 31 de diciembre de 2020.

Desde enero de 2021, las mascarillas FFP2 que se vendan deberán llevar en la etiqueta el marcado CE. Confírmelo antes de comprar una, ya que si no lo llevan, no podrá garantizar que cumplen con los estándares de calidad.

Las personas mayores de 65 años pueden consultar la disponibilidad de recoger en las oficinas de farmacia las mascarillas FFP2 que reparte la Comunidad de Madrid. Para ello, es necesario presentar la tarjeta sanitaria.

Puede consultar más información sobre los tipos de mascarillas y qué debe tener en cuenta al comprar una, en la guía que el Ministerio de Consumo tiene elaborada al respecto.