Derechos de los consumidores

Derechos de los consumidores: conózcalos y evite abusos

Esta semana se celebra el Día Mundial de los Derechos del Consumidor. Desde su nacimiento en 1983, este día promueve la protección y la defensa de los derechos de los consumidores, así como denunciar los abusos y malas prácticas.

La legislación, tanto nacional como autonómica reconoce una serie de derechos a los ciudadanos cuando actúan como consumidores. Es obligación de las distintas administraciones públicas protegerlos y es su deber como consumidor conocerlos para decidir sobre lo que consume, realizar compras responsables y evitar posibles abusos. La protección de los consumidores frente a los riesgos para su salud, la promoción y protección de sus intereses económicos, la garantía de acceso a una información adecuada que les permita hacer elecciones bien fundadas conforme a sus deseos, o la libertad para constituir organizaciones de consumo, son algunos de los derechos que repasaremos en el siguiente reportaje.

Derecho a la información: correcta, objetiva, comprensible y suficiente

 

Como consumidores tenemos derecho a que los empresarios, en todas sus relaciones con nosotros nos ofrezcan una información correcta, objetiva, cierta, eficaz, comprensible y suficiente de todos los productos y servicios que pongan a nuestra disposición. Entre otros, el consumidor debe recibir información sobre:

  • Precio final. Incluidos los impuestos, que deberá estar expuesto de manera visible y legible y deberá constar en el contrato.
  • Tique o factura. Recuerde que tiene derecho a recibir una factura o justificante de su compra o contratación. Consérvelo, será útil cuando necesite reclamar.
  • Rebajas. En los artículos rebajados, el precio anterior deberá figurar junto al actual.
  • Financiación. Siempre que firme un contrato para financiar un producto o servicio debe recibir información previa acerca del importe total de la financiación, el tipo de interés o el Tipo Anual Equivalente (TAE).
  • Presupuesto previo. Recuerde que es imprescindible solicitar un presupuesto previo y por escrito antes de la formalización de cualquier contrato de servicios. Le permitirá comparar precios y servicios, y le garantizará que todos los servicios indicados se realizan.
  • Etiquetado. Todos los productos deben estar correctamente etiquetados. Debe aparecer la información sobre su composición, características o procedencia.

Toda esta información se debe facilitar en castellano y su lectura previa servirá para garantizarle que los productos o servicios que contrata se ajustan a sus necesidades.

Derechos del consumidor

 

Derecho a la protección de sus intereses antes, durante y después de la compra

 

Los intereses del consumidor durante todo el proceso de compra deben estar también protegidos. Dicho de otro modo, que la publicidad, las ofertas, las cláusulas de los contratos, las garantías, entre otros, no supongan un engaño y cumplan con la normativa y no incluyan cláusulas que puedan dejar al consumidor en una situación de desventaja:

  • Antes de la compra de un producto. La oferta, promoción y publicidad de los productos y servicios deben ajustarse a las características, condiciones, utilidad y finalidad para la que fueron fabricados o diseñados, de modo que no puedan inducir a engaño. Recuerde que la publicidad es vinculante. Exija el cumplimiento de la información ofertada en los folletos y si no se cumple denúncielo.
  • Durante la compra de un producto o servicio. La información y las condiciones de la compra o del contrato deben ser concretas, claras y comprensibles, evitando que se utilicen cláusulas abusivas (condiciones no negociadas individualmente que en contra de las exigencias de la buena fe causen un perjuicio).
  • Después de comprar un producto o contratar un servicio. Se deben respetar los derechos de comprobación, garantía, reclamación y posibilidad de renuncia o devolución que están establecidos en las normas legales aplicables o en los acuerdos particulares a los que se haya llegado.

Derechos del consumidor

 

Derecho a la salud y la seguridad: productos seguros

 

Los productos y servicios puestos a disposición de los consumidores deben ser seguros. Un producto es seguro cuando en condiciones normales de utilización no presenta ningún riesgo para la salud o seguridad.

Es importante que preste especial atención a los productos que adquiere, en especial cuando vayan dirigidos a los más pequeños. Algunos productos puestos a la venta en la Unión Europea deben estar fabricados conforme a una serie de requisitos de seguridad, para saber si un producto los cumple, compruebe que lleva el marcado CE.

 

Derecho la reparación de daños y perjuicios

 

Como consumidor tiene derecho a que se le reparen los daños y perjuicios sufridos como consecuencia de la adquisición o utilización de algún producto o servicio. Para obtener esta reparación puede acudir a los tribunales de justicia, que decidirán si ha habido daño y de qué manera indemnizarle.

Asimismo, las administraciones públicas ofrecen mecanismos de reclamación, en el caso de que haya tenido algún problema o desacuerdo con un empresario:

  • Reclamación: Puede presentar una reclamación y la Administración comenzará un procedimiento de intermediación con la empresa o profesional reclamado para intentar ofrecerle una solución.
  • Arbitraje de consumo. Un sistema extrajudicial, gratuito y voluntario de resolución de conflictos entre consumidores y usuarios.
  • Tribunales de justicia. Si la cuantía que se reclama es igual o inferior a 2.000 euros, puede acudir a los tribunales sin necesidad de ser asistido por un abogado.

Derecho a la educación y formación en materia de consumo

Los consumidores tienen derecho a recibir educación y formación en materia de consumo, de forma que conozcan sus derechos y las vías para poder ejercerlos adecuadamente. Por ello, la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, como administración competente en esta materia, desarrolla cada año diversos programas de formación que incluyen la impartición de charlas, talleres, campañas de información o formación online. Estos programas están dirigidos tanto a jóvenes escolares, técnicos de consumo como a consumidores adultos.

Además, durante este año, se han puesto a disposición de los ciudadanos pequeñas unidades informativas sobre temas como los suministros básicos, el arbitraje o la seguridad de los productos, que, de manera ágil y práctica, pretenden acercar los grandes temas de consumo a todos los consumidores.

Derechos del consumidor

 

Derecho a la representación, consulta y participación

 

Los consumidores tienen derecho a que sus intereses y finalidades sean adecuadamente defendidos y representados a través de las asociaciones de consumidores. Son entidades privadas sin ánimo de lucro, cuya finalidad es la protección y defensa de los intereses de los consumidores, bien de carácter general o en relación con productos o servicios determinados, que se constituyen de acuerdo con la legislación vigente en materia de asociaciones.

Las asociaciones de consumidores disponen de medios propios para orientar a sus asociados y a los consumidores en general en sus decisiones de compra (por ejemplo, con estudios y análisis de productos y servicios). Las asociaciones informan, tramitan reclamaciones y participan en los procedimientos de resolución de conflictos en materia de consumo (por ejemplo, en arbitrajes).

Puede consultar una información más completa sobre los derechos de los consumidores en la siguiente píldora informativa del Portal del Consumidor.