Mujer esquiando

Deportes de invierno: conozca sus derechos

El frío y la nieve invitan a practicar deportes de invierno.

Entre los más solicitados se encuentran el esquí y el snowboard, no obstante, en las estaciones de montaña se pueden practicar otras actividades como el senderismo con raquetas de nieve o el descenso en trineo para los más pequeños.

Todos estos deportes implican la contratación de servicios y la compra o alquiler de productos específicos.

Las estaciones de nieve, equipadas para la práctica de estos deportes, deben cumplir unos requisitos tanto de información, sobre la contratación de servicios como el forfait, excursiones con raquetas de nieve, el alquiler de equipos o las clases particulares, como de seguridad, en lo que se refiere al estado de las pistas, el parte de nieve o previsiones meteorológicas, que garanticen que podemos practicar nuestro deporte preferido con las máximas garantías.

Lo mismo sucede con el material que utilizamos al practicar estos deportes, todos ellos deben ser seguros, ya sean alquilados en las propias pistas, como comprados en algún establecimiento. Además, deben garantizar que estaremos protegidos de posibles riesgos, como por ejemplo, que las gafas de sol tengan un grado de protección solar adecuado para la nieve o que los cascos nos protegen de posibles golpes en las caídas.

 

Estaciones de esquí: información sobre servicios 

 

En primer lugar, es conveniente recordar que corresponde a la dirección de la estación la gestión de la calidad y la seguridad de sus instalaciones, servicios o equipamientos. La estación de esquí debe informar de manera clara y concisa sobre los precios, horarios, información sobre seguros incluidos en el fortfait y adicionalmente, información sobre el estado de las pistas o las condiciones meteorológicas.

En este sentido, las taquillas deben disponer de un sistema que permita facilitar la información sobre el estado de las pistas, el parte de nieve y el estado de los remontes. El parte de nieve debe incluir información sobre el estado de los accesos, la calidad de la nieve, los kilómetros esquiables y las pistas que se encuentran abiertas o cerradas. Además, la estación deberá ofrecer al consumidor información sobre las instalaciones, planos de las pistasservicios y normas básicas y recomendaciones de uso.

En la oferta publicitaria de la estación se debe recoger, entre otros, el número de remontes y pistas con las que la estación cuenta, el grado de dificultad de cada una, así como indicación de los servicios adicionales que gestiona, como puede ser el servicio de guardería o la escuela de aprendizaje.

  • Recuerde que la publicidad es vinculante, por lo que deberá respetarse lo que en ella aparece, aunque no lo recoja el contrato o la información en los paneles, salvo que ésta sea más beneficiosa para el consumidor.

Para poder acceder a las pistas, se recurre habitualmente a la compra de un fortfait. Se llama así al pase que permite utilizar los remontes y los telesillas que nos llevan a las zonas donde se esquía. Es conveniente que se informe con exactitud de las condiciones de contratación del forfait, por ejemplo, si existe alguna posibilidad de reembolso en el caso de que algunas pistas se cierren por las condiciones meteorológicas, precios especiales si lo contrata para varios días. El forfait incluye un seguro obligatorio de viajeros, por lo que estará protegido si sufre algún percance en los remontes o los telesillas, especialmente mientras baja o sube a ellos.

Puede también contratar otros tipos de seguro que le cubran en caso de que tenga un accidente mientras practica alguno de estos deportes de invierno. La estación debe contar con un seguro de responsabilidad civil.

Por último, recuerde exigir siempre un justificante de pago en cualquier compra o contratación, al adquirir un forfait, alquilar el material o la ropa para esquiar o contratar un curso, le será muy útil para poder reclamar en el caso de que tenga algún problema.

Material de esquí: cascos y gafas de nieve

 

Los cascos y las gafas de nieve son elementos fundamentales para la práctica de estos deportes de nieve. Tanto si va a alquilar estos productos como si desea comprarlos, es conveniente que compruebe lo siguiente:

  • Marcado CE. Tanto los cascos como las gafas de esquiar son equipos de protección individual, lo que significa que deben llevar incorporado el Marcado CE.
  • En el caso de las gafas para esquiar, deberán proteger de la radiación solar y adaptarse a los contornos de la cara. Las correas de sujeción de las gafas deberán ser flexibles o regulables y se adaptarán perfectamente a la parte posterior de la cabeza o el casco.
  • Además, el diseño de las gafas debe garantizar que su interior esté ventilado y evite el empañamiento durante la práctica del esquí y no debe permitir la entrada de nieve ni agua.
  • En cuanto a los cascos para la nieve, como norma general, deben tener poco peso, ser fáciles de quitar y poner, se deben poder usar con gafas. Además, es recomendable que interfieran lo menos posible en la capacidad auditiva de los usuarios y que puedan limpiarse bien.

Si prefiere comprar estos productos, la etiqueta nos proporcionará mucha información importante que debemos repasar. Primero, compruebe que lleva el Marcado CE incorporado y además:

  • En los cascos, la etiqueta que acompaña al producto debe contener, entre otros, el nombre o marca del fabricante, el modelo, la talla, así como indicaciones sobre su mantenimiento y limpieza. Asimismo, debe indicar que debe ajustar bien al usuario que lo utiliza y que debe desecharse cuando haya sufrido un daño.
  • En el caso de las gafas deberá incluir información sobre el nombre y la dirección del fabricante, sus instrucciones de almacenaje, uso y mantenimiento, la clase óptica y una curva del factor de transmisión del cristal del filtro así como la indicación “no utilizar las gafas de esquí para conducir por carretera”. 

 

Cursos de esquí

 

Los cursos que las escuelas ofrecen en las propias estaciones de esquí, están regulados por la normativa de enseñanza no reglada y deben cumplir unos requisitos concretos. Es conveniente seguir unos sencillos consejos en el momento de contratar un curso con alguna:

  • Es importante solicitar siempre información detallada sobre la duración del curso, su contenido, el material necesario, el precio desglosado, las formas de pago, el número de alumnos por curso así como conservar toda la documentación que le faciliten.
  • Recuerde que la escuela está obligatoria a firmar un contrato con el curso que realice, así como entregarle una factura con los pagos que vaya realizando.
  • En caso de que contrate el curso por internet, recuerde que tiene el derecho de anularlo, sin necesidad de justificar esta decisión, durante los catorce días naturales siguientes a la celebración del contrato. Es el llamado derecho de desistimiento y también supondrá la resolución del crédito vinculado sin penalización alguna, en caso de que el consumidor haya financiado el curso.
  • El centro está obligado a entregar un certificado de asistencia al curso, si el cliente lo solicita. No se trata de un diploma oficial, y así se debe informar al público.

 

Reclamaciones

 

En caso de no estar conforme con alguno de los servicios contratados puede presentar una reclamación solicitando la hoja de reclamaciones en el establecimiento y presentándola en cualquier formato en la Oficina Municipal de Información al Consumidor más cercana a su domicilio, en la Dirección General de Comercio y Consumo o a través de Internet, por la sede electrónica de la Comunidad de Madrid.