Trasplante corneal (queratoplastia)

La queratoplastia, injerto o trasplante de córnea es la sustitución parcial o total de la córnea por la obtenida de un donante.

  • La opacidad corneal infantil se puede producir por dos mecanismos principales:

    • Las opacidades congénitas, en las que existe un problema del desarrollo corneal durante el embarazo, tal como se observa en la anomalía de Peters o en las esclerocórneas, por ejemplo. El niño nace con ellas. Suelen asociarse otras anomalías severas del ojo, particularmente del iris, cristalino y muchas veces presentan hipertensión ocular (glaucoma).
    • Las opacidades adquiridas se ven en nuestro medio tras infecciones (queratitis por herpes simplex) o traumatismos perforantes severos. Estos casos suelen asociar también otras anomalías oculares, pero su pronóstico visual es mejor.

    Manejo postoperatorio del trasplante corneal

    • El procedimiento se realiza mediante anestesia general. Los pacientes permanecerán ingresados hasta la revisión de las primeras 24 horas, en cuyo caso, salvo incidencias, serán dados de alta.
    • Al alta, el tratamiento consistirá en colirios antibióticos, corticoides y ciclopléjico.
    • Durante las siguientes semanas se reduce la pauta de corticoides en función de la respuesta inflamatoria, en general se baja la dosis de corticoide a cada 4 horas a partir de la primera semana y se baja 1 gota por cada semana libre de complicaciones. A partir de la segunda semana se retiran los antibióticos tópicos
    • En caso de reacciones fibrinoides se recurre a corticoterapia tópica cada hora y si rechazo, a la vía oral.
    • Los papás deberán vigilar que el niño se presione el ojo, se frote y ante cualquier incidencia de ojo rojo, secreciones o que observen veladuras en el ojo del niño, acudir a la urgencia o contactar con el Servicio de Oftalmología.