Malformaciones del desarrollo ocular

Las malformaciones oculares congénitas engloban un amplio grupo de patologías que surgen por fallos en la organogénesis durante el embarazo, ya sea por razones genéticas o ambientales.

Los grados de complejidad y severidad de dichas malformaciones van desde pequeñas alteraciones que comprometen mínimamente la función visual hasta incluso la ausencia e globo.

  • Las alteraciones que más frecuentemente atendemos en nuestra consulta son:

    • Colobomas: Déficit de cierre de estructuras oculares (iris, retina, párpados..)
    • Microftalmos: Globos pequeños, con alteraciones intraoculares y diferentes grados de déficit visual. Si el tamaño es suficientemente pequeño puede ocurrir que no se desarrolle bien el macizo facial y requiera actuaciones por nuestra parte como la conformación externa.
    • Anomalías congénitas de los párpados:
      • Criptoftalmos: Ausencia completa de la formación de los párpados.
      • Anquilobléfaron: Unión de los bordes palpebrales.
      • Blefarofimosis: Síndrome de malformación que incluye ptosis palpebral, epicantus inverso y telecanto. La mínima apertura ocular puede condicionar una ambliopía.
      • Ptosis miogénica: Párpado caido por alteración en la formación del músculo elevador del párpado superior

    Cuidados perioperatorios:

    • Dado que los tipos de cirugías son tan variados como las patologías a tratar, los cuidados posteriores dependerán mucho de que estemos interviniendo.
    • En general las cirugías intraoculares precisan un día de ingreso, y los cuidados postoperatorios incluyen reposo relativo y tratamiento con gotas.
    • Las cirugías palpebrales suelen poder ser dadas de alta el mismo día de la intervención salvo que sea necesario el control del dolor mediante medicación intravenosa. Los cuidados implicaran tratamiento tópico y la necesidad de retirar suturas en consulta a la semana. Si intervenimos de ptosis palpebral el cuidado de la superficie ocular se puede prolongar durante meses con el fin de mantener una correcta lubricación ocular durante la noche o momentos de apertura palpebral durante el sueño.
    • En el caso de la evisceración (extracción del contenido del globo ocular y colocación de una prótesis interna) se requiere una noche de ingreso. Se coloca una cascarilla provisional (conformador), se utilizan gotas de antibiótico y antiinflamatorio durante un mes y posteriormente se realizará en el protésico una cascarilla con la morfología exacta del otro ojo para conseguir una estética correcta.