Cataratas congénitas infantiles

Las cataratas son opacidades del cristalino, que en la infancia pueden interferir con el desarrollo normal del proceso de maduración ocular y cortical de la función visual. En los países desarrollados son más frecuentes los casos bilaterales y congénitos. Detectarlas y tratarlas de forma precoz es fundamental en el pronóstico visual de estos niños.

  • Puntos clave

    • No todas las cataratas congénitas tienen indicación quirúrgica
    • La cirugía en los casos congénitos densos se realiza a partir del mes de vida para evitar complicaciones como el glaucoma
    • Antes de los 6 meses de edad, no se implanta lente intraocular. A partir de esa edad, se valorará cada caso individualmente.

    Cuidados perioperatorios

    • El niño ingresa habitualmente el mismo día de la cirugía y se queda ingresado hasta la revisión al día siguiente
    • Al alta llevará el ojo destapado y tratamiento con colirios anti-inflamatorios y antibióticos.
    • Se recomienda evitar la actividad física intensa y los deportes de contacto durante al menos un mes.  Pero si no hay complicaciones, podrá volver al colegio al cabo de una semana.
    • Entre dos semanas y un mes tras la cirugía, se le prescribirá la graduación óptica en gafas y/o lentes de contacto.
    • Tendrá revisiones periódicas durante toda la infancia