La Paz realiza la implantación de electrodos profundos cerebrales gracias a una novedosa técnica

Primera vez que se utiliza en una operación el robot estereotáxico y el O-arm

El Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario La Paz de Madrid ha usado, por primera vez, un robot estereotáxico para la implantación de electrodos profundos cerebrales, en una paciente menor de edad que padece epilepsia refractaria o resistente a fármacos (ER).

robot estereotaxico
18 marzo 2021

El objetivo de esta intervención es localizar el lugar exacto del cerebro donde se originan las crisis epilépticas, como consecuencia de una descarga simultánea y excesiva de un grupo de neuronas. Gracias a este procedimiento se ha podido identificar el área donde se originan las crisis, y así poder realizar su posterior resección o desconexión.

Aproximadamente existe un 20% de pacientes con epilepsia que no responden de forma adecuada al tratamiento farmacológico. La denominada epilepsia refractaria está asociada a una elevada morbilidad, debido a las crisis epilépticas o crisis comiciales, y a la medicación antiepiléptica. Todo esto conlleva una elevada mortalidad y empeoramiento en la calidad de vida del paciente.

En el caso de esta paciente, se realizó un procedimiento de implantación de electrodos profundos cerebrales para llevar a cabo una monitorización con vídeoEEG, y así localizar donde estaba el origen de las crisis epilépticas. La monitorización con video-EEG consiste en el registro simultáneo de los síntomas clínicos del paciente y la actividad electroencefalográfica durante un periodo de tiempo. Para ello, se realizó un estudio prequirúrgico con pruebas de TAC y RM craneal, y EEG de superficie, que llevó a formular una hipótesis sobre el origen de las alteraciones, y cuya valoración clínica fue la implantación de 11 electrodos en el hemisferio cerebral izquierdo.

Todo esto se ha llevado a cabo, gracias al equipo multidisciplinar que forma la Unidad de Epilepsia Refractaria formado por especialistas de Neurocirugía, Neurología, Neurofisiología, Neuropediatría y Neurorradiología. Esta unidad está designada como CSUR por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad desde el 21 de diciembre de 2012.

Para optimizar la precisión de la colocación de cada electrodo se utilizó una plataforma tecnológica que permite, de forma rápida y con una precisión por debajo de un milímetro, posicionar instrumentos para realizar intervenciones cerebrales, así como visualizar en tiempo real las operaciones para evitar posibles errores o efectos negativos. Esta técnica permite localizar exactamente un punto dentro de la cavidad craneal, gracias a la colocación de una estructura externa (fijador craneal) que se fija a la cabeza del paciente y que va unido a un robot de estereotaxia (Stealth Autoguide) que dirige la trayectoria de cada electrodo individualmente.

TAC INTRAOPERATORIO (O-ARM)

El Hospital La Paz cuenta con un TAC intraoperatorio (O-arm), que se usa para llevar a cabo un estudio de imagen intraoperatoria, sin necesidad de que el paciente salga del quirófano. En el caso de esta intervención se utilizó en complemento al robot de estereotaxia (Stealth Atoguide) para sincronizar la precisión de las trayectorias de los electrodos implantados respecto a las trayectorias planificadas en tiempo real. El estudio de imagen intraoperatoria muestra la óptima colocación de cada uno de los electrodos en directo sin necesidad de modificar ninguno de ellos.

Tras la intervención, la paciente ha permanecido en estudio en la unidad de video-EEG durante dos semanas. En este tiempo ha presentado numerosas crisis, y gracias a la implantación de los electrodos, estos, han sido de gran utilidad para poder ubicar con mayor precisión las regiones epileptogénicas y poder así planificar la cirugía resectiva con intención curativa.