Imagen de una torre de refrigeración en un tejado

Legionela

La Legionela es una bacteria que puede provocar una enfermedad llamada legionelosis, que puede manifestarse como
  • Enfermedad del Legionario: una neumonía mas o menos grave, que a veces requiere hospitalización.
  • Fiebre de Pontiac: un cuadro gripal (similar a la gripe) de pronóstico más leve.

Esta enfermedad puede presentarse en forma de casos aislados o esporádicos y de brotes que afectan a la comunidad.

Se transmite al inhalar (no al ingerir) aerosoles provenientes de instalaciones como torres de refrigeración, condensadores evaporativos, sistemas sanitarios de agua caliente y fría, spas, piscinas de hidromasaje e hidroterapia, fuentes ornamentales, chorros a presión, humectadores, pulverizadores, nebulizadores, riego por aspersión, etc.

Torres de refrigeración y condensadores evaporativos

Imagen aérea de cuatro torres de refrigeración en un tejadoLas torres de refrigeración y los condensadores evaporativos son dispositivos cuya función es enfriar agua o un refrigerante, según el caso, en procesos que necesitan disipar calor. Estos equipos se usan ampliamente en los sistemas de refrigeración, tanto de aire acondicionado como de producción de frío (en hostelería, alimentación, laboratorios, industrias, etc.).

Desde el punto de vista energético y medioambiental, son sistemas eficientes y económicos, por lo que su uso es recomendable; sin embargo, requieren un mantenimiento sanitario riguroso para que no sean un riesgo para la salud de las personas.

Obligaciones de los titulares

Tabs

Puesta en funcionamiento
 

Los titulares y las empresas instaladoras de torres de refrigeración y condensadores evaporativos deben notificar a la administración sanitaria competente, en el plazo de un mes desde su puesta en funcionamiento, el número y características técnicas de éstas, así como las modificaciones que afecten al sistema.

Mantenimiento
 

Los titulares tienen que desarrollar programas de mantenimiento higiénico-sanitario que deben incluir:

  • Plano detallado de la instalación.
  • Diagnóstico de situación de la instalación, que contendrá la evaluación del riesgo.
  • Programa de tratamiento del agua.
  • Programa de limpieza y desinfección.
  • Programa de controles analíticos del agua.
    • Microbiológico y físico-químico.
  • Registro de las operaciones de mantenimiento higiénico-sanitario:
    • Tareas de revisión, limpieza y desinfección general, protocolo seguido, productos, dosis, etc.
    • Otras operaciones de mantenimiento, incidencias y medidas adoptadas.
    • Resultado de los análisis del agua.
    • Datos de control diario del cloro o biocida.
  • Evaluación del programa de mantenimiento higiénico-sanitario.

Todas estas actividades incluirán la firma de quien las realiza y la fecha de realización


 

Cese de actividad
 

Los titulares deberán notificar, en el mismo plazo, el cese definitivo de la actividad de la instalación.

Empresas
 

Si el titular no cuenta con personal cualificado, podrá contratar una empresa de tratamiento frente a legionela inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas (ROESB). En este caso, la empresa dejará constancia de los tratamientos realizados emitiendo un certificado, según el modelo del Anexo II del RD 865/2003.

Normativa
 

El Real Decreto 865/2003, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis, impone a los titulares de estas instalaciones diversas obligaciones.

Notificación de torres y condensadores

Sistemas de pulverización

Imagen de un nebulizador en una fruteríaSon aparatos cuyo fin es:

  • disminuir la temperatura ambiental y mejorar el confort térmico en espacios abiertos (terrazas, parques, etc.).
  • aportar humedad durante la exposición y almacenamiento de alimentos frescos (pescado, fruta, etc.).
  • crear un efecto estético.

Su funcionamiento se basa en la evaporación parcial del agua aerosolizada en contacto directo con el aire. La aerosolización se consigue por pulverización de agua, mediante boquillas (en terrazas, parques, pescaderías, etc.) o mediante discos giratorios a gran velocidad o con ultrasonidos (en fruterías, invernaderos, etc.).

Los sistemas de pulverización o de nebulización de agua están considerados por el RD 865/2003 como instalaciones de riesgo de proliferación y diseminación de legionela y han provocado varios brotes en nuestro país, por lo que se debe asegurar un correcto Mantenimiento higiénico-sanitario de los sistemas de pulverización y nebulización de agua:

  • Utilizar agua procedente de la red para garantizar su calidad microbiológica.
  • Realizar una limpieza y desinfección de todo el sistema antes de la puesta en marcha y cuando haya estado parado más de un mes o sufrido reparaciones.
  • Efectuar un mantenimiento sanitario periódico:
    • Revisión y limpieza mensual de los filtros, bombas, conducciones, etc.
    • Revisión, limpieza y desinfección mensual de las boquillas pulverizantes.
    • Limpiar diariamente el depósito o bandeja de agua (en caso de existir).
  • En caso de contar con equipos portátiles/móviles:
    • Mantener una temperatura en el agua inferior a 20 ºC.
    • Vaciar y limpiar al finalizar el día.
Imagen desde abajo de un ventilador - pulverizador de agua
Registro de Operaciones de Mantenimiento

Todas las operaciones anteriores deben estar anotadas en el Registro de Operaciones de Mantenimiento, que estará disponible para la inspección de la Autoridad Sanitaria.

Las operaciones de mantenimiento sanitario serán realizadas con hipoclorito o biocida autorizado para este fin, y por personal propio capacitado o empresa especializada o autorizada.

 

Si desea ampliar esta información puede consultar la Guía técnica para la prevención y Control de la Legionelosis en instalaciones del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.