imagen de patinete

Patinetes eléctricos. Qué debemos saber antes de comprarlos

Cada vez son más las personas que buscan formas alternativas, sostenibles y económicas para sus desplazamientos diarios. En esta tendencia, los patinetes eléctricos han irrumpido como uno de los medios de transporte individual de uso más creciente. Ante esta proliferación, es importante que los consumidores interesados en adquirir uno tengan en cuenta algunas consideraciones.

Debido a que se trata de un medio de transporte nuevo y cada vez más frecuente, la Dirección General de Tráfico ha emitido algunas instrucciones para cubrir su ausencia de regulación. Uno de los primeros aspectos en los que se detiene esta normativa es su definición, para saber distinguirlos de los que no lo son.

Están catalogados dentro de los llamados Vehículos de Movilidad Personal (VMP), que comprende a los vehículos de dos o más ruedas, con una sola plaza y propulsados únicamente por un motor eléctrico con una velocidad que oscila entre los 6 y los 25 kilómetros por hora. Si no llegan a los 6 kilómetros por hora, tendrán la consideración legal de un juguete. Si sobrepasan los 25, serán un vehículo que requerirá de otra serie de exigencias. Los vehículos de movilidad personal se clasifican en Tipo A, B y C en función de la velocidad que alcancen, el peso y otras características como la altura o el número de personas para el que están diseñados. Los patinetes eléctricos suelen ser de clase A. Según la clasificación tiene una serie de restricciones y obligaciones.

No tienen que estar matriculados, ni es necesario carné para conducirlos. No obstante, sí que deben cumplir una serie mínima de normas de tráfico, entre ellas la de no circular por las aceras, por lo que deben desplazarse por la calzada y las vías ciclistas.

Otro aspecto que deberemos tener en cuenta a la hora de comprar un patinete eléctrico es su autonomía, es decir, la distancia que pueden recorrer hasta que se agote la batería, que puede oscilar entre los 10 kilómetros y algunos que sobrepasan los 35.

También habrá que tener en cuenta que las luces delanteras y traseras deben llevarse si se va a circular de noche, por lo que debemos asegurarnos que el patinete que vamos a comprar las traiga. En caso de que no sea así, debemos preguntar si es posible añadirlas como accesorio.

El uso del casco y del claxon, sin embargo, no son obligatorios, aunque el reglamento de la DGT recomienda su uso.

 

Documentación

 

A la hora de comprar un patinete eléctrico, debemos tener en cuenta que los Vehículos de Movilidad Personal requerirán para poder circular de un certificado que garantice el cumplimiento de los requisitos técnicos exigibles por la normativa nacional e internacional, así como su identificación.

Los patinetes deberán obtener dicho certificado y la solicitud del mismo será realizada por los fabricantes, importadores o sus representantes en España. Se trata de una certificación en la que se incluirán especificaciones técnicas sobre peso, potencia, velocidad máxima, dimensiones y tamaño y diámetro de las ruedas.

Seguro

 

Los patinetes eléctricos que no superen los 25 kilómetros por hora de velocidad máximo no necesitan un seguro para circular. Sin embargo, es recomendable que las personas consumidoras contemplen algún tipo de cobertura para los mismos.

Hay que tener en cuenta que, en el caso de existir un accidente, el conductor del patinete debe responder como sucede con cualquier otro vehículo, incluyendo sanciones por denegación de auxilio o por utilizarlo bajo los efectos del alcohol o las drogas.

Los Vehículos de Movilidad Personal sin motor suelen beneficiarse de la cobertura que ofrecen los seguros del hogar. Sin embargo, las cuantías son reducidas y no suelen incluirlos de forma expresa.

Por ello, es recomendable que las personas consumidoras confirmen que su seguro del hogar incluye la responsabilidad civil para su vehículo o contraten un seguro específico para patinete eléctrico, ya que las aseguradoras ofrecen pólizas que cubren los accidentes del conductor, asistencia en carretera, daños accidentales y robo.

 

Ordenanzas

 

Además de la regulación nacional sobre los Vehículos de Movilidad Personal, debemos tener en cuenta también las ordenanzas municipales. En el caso del Ayuntamiento de Madrid, la Ordenanza Municipal de Movilidad (artículos 175- 180) regula, por ejemplo, que la edad mínima para conducir patinetes eléctricos es de 15 años. Los menores de 15 años sólo podrán hacer uso de este tipo de vehículos si están adaptados a su edad, altura y peso, se encuentran acompañados de un adulto y están en espacios cerrados al tráfico. Los menores de 16 años que lleven un patinete eléctrico deben llevar casco y para los demás es recomendable.

La ordenanza también establece la prohibición de circular con auriculares conectados que no estén homologados para tal fin.

También distingue el Ayuntamiento de Madrid entre tipos de patinetes, distinguiendo los habituales patinetes eléctricos como tipo A (con una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora), y estableciendo una clasificación tipo B para otros como los segway o los patinetes con asiento (con una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora y obligaciones adicionales, como la de llevar claxon y sistema de frenado).