edificios viviendas

¿Contratar a una inmobiliaria? Siga estos consejos y no empiece la casa por el tejado

Es habitual que recurramos a los servicios de una agencia inmobiliaria para facilitar operaciones de compraventa o alquiler de una vivienda. En el siguiente reportaje del Portal del Consumidor, le hacemos llegar una serie de recomendaciones a tener en cuenta cuando contratamos sus servicios.

Las agencias inmobiliarias son empresas especializadas en la realización de trámites con viviendas, ya sea para lograr una operación de compraventa o como intermediarios para un alquiler.

Recurrir a estos profesionales puede ser una buena idea, ya que le ayudarán en la gestión, ahorrando tiempo y complejidades. Además, se encargan de enseñar la vivienda, sacar fotos de forma más profesional y gestionar los anuncios en portales especializados.

No obstante, si usted está interesado en contratar los servicios de una agencia inmobiliaria, es importante que tenga en cuenta algunos aspectos relacionados con su actividad. Le detallamos algunos de ellos.

 

Qué servicios ofrece

Al contratar una inmobiliaria, debemos saber con exactitud qué servicios son los que nos van a prestar, por lo que es importante la información precontractual, las  condiciones del contrato, las comisiones, el tiempo de exclusividad, el precio inicial que nos ofrecen y si lo calculan por precio de mercado o por tasación, entre otros.

Los trámites más comunes de una inmobiliaria, y por los que debemos preguntar antes de formalizar el contrato, son:

  • Si piden exclusividad o si permiten que otras inmobiliarias o que usted como propietario, pueda también realizar la venta.
  • De qué forma van a promocionar la vivienda para obtener el mayor número de personas interesadas y si serán ellos los encargados de enseñar la vivienda.
  • Qué documentación se encargan de gestionar.
  • Qué asesoramiento nos ofrecen sobre el precio de venta o alquiler más idóneo, si nos van a realizar una tasación o si establecen el precio según el mercado. En caso de que no logren alcanzar el precio convenido, qué compensación proponen para el propietario.
  • Si van a participar en la inscripción de la compraventa en el Registro de la Propiedad
  • Si van a redactar un contrato de arras en caso de una venta, el cual servirá para blindarnos en caso de algún incidente
  • Si nos van a asesorar en la gestión de certificados de eficiencia energética
  • Si se van a encargar de la coordinación para que la transacción se celebre, convocando a todas las partes para la firma ante notario en caso de una venta.
  • En el caso de alquileres nos deben indicar si el contrato lo firmamos con la inmobiliaria o con el propietario, si hay un tiempo máximo o mínimo de alquiler para la finca seleccionada, qué gastos cubre el contrato de alquiler (seguros, gastos de comunidad o impuesto de bienes inmuebles, entre otros). Recuerde que los gastos de gestión inmobiliaria y los de formalización del contrato correrán a cargo del arrendador. 

 

Información precontractual

Antes de contratar los servicios de una inmobiliaria, es preciso que estos aspectos queden recogidos en un documento. Este documento es el que se conoce como hoja o nota de encargo, que es el que autoriza a la agencia inmobiliaria a empezar el proceso de comercialización de un inmueble.

Es importante que todos los términos y condiciones que usted negocie con la inmobiliaria queden recogidos en la nota de encargo. Para ello, es vital que leamos detenidamente el documento y nos aseguremos de que este no tiene una letra pequeña que podamos pasar por alto y que luego nos pueda perjudicar.

Si hay algo que no entiende o no le queda claro, pida a la inmobiliaria que le aclare sus dudas antes de firmar y comprometerse de forma contractual.

Comisiones

La Ley no regula cuál es la comisión máxima que puede cobrar una inmobiliaria por una operación de compraventa. No existe ningún organismo encargado de fijar unos márgenes mínimos y máximos, sino que es el mercado quien lo hace. Por eso, no pase por alto la negociación de la tarifa que le van a cobrar por sus servicios. Tenga en cuenta, para ello, la cantidad de trabajo que la inmobiliaria le va a prestar a cambio, así como los precios de otras agencias, para comparar y poder contemplar las tarifas de mercado.

En el caso de alquileres la Ley de arrendamientos urbanos, establece que los gastos de gestión inmobiliaria y los de formalización del contrato correrán a cargo del arrendador. 

Exclusividad

Si la inmobiliaria que queremos contratar nos pide exclusividad, debemos vigilar que la duración de esta sea prudencial. En este sentido, es recomendable que oscile entre los tres y los seis meses.

Debemos tener en cuenta que, si firmamos un contrato de exclusividad, no podemos vender o alquilar el piso con ninguna otra inmobiliaria. Además, si decidimos venderlo o alquilarlo por nuestra cuenta, pueden cobrarnos unos honorarios.

Por ello, si el tiempo del contrato es de pocos meses, podremos comprobar cómo funciona la agencia, si nos merece la pena volver a renovarles el contrato o si por el contrario preferimos buscar otra.

Es recomendable antes de contratar que realice una comparativa entre las exigencias de exclusividad que plantean distintas agencias inmobiliarias.

 

Tasación

Si usted quiere vender una vivienda, una de las cuestiones a las que debe prestar atención es a la tasación de su valor. Antes de dejar que sea la agencia inmobiliaria quien establezca el precio de venta, puede realizar tasaciones online gratuitas de su vivienda, así como compararlo con los precios de vivienda similares a la suya que estén a la venta en portales inmobiliarios. Aunque los precios ofertados en los portales inmobiliarios no suelen ser los precios finales de venta, sí puede tenerlos en cuenta, considerando que el precio de venta pueda oscilar entre un tres a un cinco por ciento del precio ofertado.

 

Responsabilidad

En el caso de alquilar su vivienda a través una inmobiliaria, tenga en cuenta que en el contrato de alquiler pueden figurar como arrendador usted o la inmobiliaria. El hecho de que esté uno u otro es importante y determinante a la hora de establecer las obligaciones con el inquilino. Si el contrato de alquiler está firmado por usted y el inquilino, sepa que lo habitual es que la responsabilidad de la agencia termine una vez alquilada la casa, por lo que, si tiene problemas de impago o de convivencia con su inquilino, las agencias inmobiliarias no están en la obligación de intervenir, salvo que así aparezca reflejado de manera expresa en el contrato.

Por ello, es importante que usted participe también del proceso de elección del futuro inquilino y que se asegure que es de su agrado.

También es importante conocer si la inmobiliaria cuenta con Agentes inmobiliarios o con API (Agente de la Propiedad Inmobiliaria), ya que una adecuada formación de sus trabajadores contribuirá a dar un servicio profesional y más completo.

Por último, recuerde la importancia de dejar por escrito, leer y comprender todos los acuerdos a los que usted llegue con la agencia inmobiliaria.

 

Fecha de actualización: 2 de agosto de 2023