Historia

El Hospital fue inaugurado el 16 de julio de 1969 bajo la dependencia de la Diputación Provincial de Madrid con el nombre de Hospital Psiquiátrico Alonso Vega. Este Hospital fue fundada para proporcionar asistencia psiquiátrica a los ciudadanos de la provincia.

Desde el 3 de julio de 2003 adopta la denominación actual de Hospital Dr. Rodríguez  Lafora, con la que se rinde homenaje al Dr. Gonzalo Rodríguez Lafora (1886-1971), uno de los grandes científicos y clínicos del ámbito de la neuropsiquiatría española del Siglo XX.

El Hospital Dr. R. Lafora de Madrid pertenece patrimonialmente a la Comunidad de Madrid. En los últimos años, el Hospital ha seguido un proceso de progresiva transformación en consonancia con el desarrollo del actual modelo de atención a la salud mental evolucionando hacia un Centro Psiquiátrico Polivalente

  • Dr Gonzalo Rodriguez Lafora

    Madrid, 25 de julio de 1886 - íd., 27 de diciembre de 1971  neurólogo y psiquiatra español, discípulo de Santiago Ramón y Cajal y de Luis Simarro, descubridor de la enfermedad que lleva su nombre.

    Estudio medicina en la Universidad de San Carlos 

    Obtuvo una beca de la Junta para Ampliación de Estudios para  viajar a Alemania y allí se especializó en la Clínica neurológica de Múnich con Theodor Ziehen, Emil Kraepelin y Alois Alzheimer.

    - En 1910 sustituyó a Nicolás Achúcarro en el Hospital mental de Washington (Estados Unidos)

    - En 1911 describió la llamada enfermedad de Lafora.

    - En 1912 regresó a España y empezó a trabajar en el Laboratorio de Fisiología Experimental del Sistema Nervioso con Santiago Ramón y Cajal

    - En 1925 cofundó la revista Archivos de neurobiología, psicología, fisiología, histología, neurología y psiquiatría, que sigue publicándose ahora con el título más corto de Archivos de Neurobiología

     

  • Es autor de unos trescientos trabajos de investigación, publicados sobre todo en revistas especializadas. Admirador de Theodor Ziehen, al principio vertió su interés en psicopatología infantil y produjo una serie de tests para diagnosticar las enfermedades mentales de la infancia. Expuso sus trastornos más notables y los principios de pedagogía y terapéutica apropiados para su tratamiento, estableciendo las bases de un conocimiento serio de los problemas de la psicopatología infantil. Probó que los procesos psíquicos y la constitución fisiológica guardaban en ello una estrecha dependencia (Carpintero, 1989). Promovió la higiene mental. Se interesó en la personalidad y divulgó el psicoanálisis y la psicotecnia sin descuidar la introspección y los procesos inconscientes. Admite una continuidad entre lo normal y lo patológico. También extendió la psicopatología al análisis de los problemas culturales y escribió trabajos de Psicología jurídica. Publicó trabajos sobre la neurosífilis y los cambios histológicos de la senilidad. Sus últimos trabajos investigaron el sueño experimentalmente.