Implantan un marcapasos con estimulación de rama izquierda de la Unidad Arritmias de Puerta Hierro

Es la primera ocasión que se realiza esta técnica en la Comunidad de Madrid

Los profesionales de la Unidad de Arritmias y Electrofisiología del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda han realizado, por primera vez en la Comunidad de Madrid, un implante de un marcapasos con estimulación de la rama izquierda. Se trata de un procedimiento novedoso, que implica una técnica compleja, apta para un determinado grupo de pacientes que puede sufrir un deterioro de la función cardiaca si se le implanta un marcapasos mediante la técnica tradicional.

Los profesionales de la Unidad de Arritmias y Electrofisiología del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda
16 enero 2020

Los marcapasos son dispositivos cuyo objetivo es mantener la frecuencia cardíaca en pacientes que tienen alterado su sistema de regulación del ritmo cardíaco. Consta de un generador de impulsos eléctricos y un cable que conecta el generador de impulsos con el corazón.

Habitualmente, estos dispositivos se implantan en la punta del ventrículo derecho del corazón. Se ha comprobado que en aquellos pacientes que tienen un bloqueo de la rama izquierda y que además tienen deterioro de la función cardíaca, el implante del marcapasos en la rama izquierda consigue generar una estimulación fisiológica del corazón y evita el deterioro de la función cardiaca.

Para la implantación del dispositivo en la rama izquierda se requiere manejar una técnica compleja en la que se han formado los Cardiólogos de la Unidad de Arritmias del Servicio de Cardiología del Hospital Puerta de Hierro. Es la primera vez que se realiza en la Comunidad de Madrid si bien otros hospitales de España tienen experiencia en ella y han cosechado excelentes resultados con sus pacientes.

En el caso de Puerta de Hierro se ha empleado en un varón de 50 años que presentaba un deterioro leve de la función cardiaca por lo que este nuevo sistema redundará en un mejor estado del paciente a medio y largo plazo. Se calcula que en torno a un 10% de los pacientes que requieren este implante se podrían beneficiar de esta nueva técnica.