La Comunidad presenta el catálogo virtual Lope. Vida en Madrid del Fénix de los ingenios, en el 460º aniversario del nacimiento el escritor

https://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
FAF6

La Comunidad de Madrid ha diseñado el catálogo virtual Lope. Vida en Madrid del Fénix de los ingenios con motivo de la celebración del 460º aniversario del nacimiento de Lope de Vega. Se trata de una publicación accesible y gratuita, que pretende acercarse a la vida cotidiana del autor a través de los documentos custodiados en el Archivo Histórico de Protocolos de Madrid.

https://www.comunidad.madrid/sites/default/files/img/colectivos/escritor_ordenador.jpg60004004 Persona tecleando en un ordenador
26 noviembre 2022

Las imágenes de los fondos Martín Santos Yubero y Cristóbal Portillo del Archivo Regional acompañan al texto y permiten ver los lugares importantes para Lope de Vega en la Villa y Corte, conocer la realidad de la vida cotidiana del genial autor y los homenajes que la ciudad realizó en honor al poeta. Esta edición puede verse y descargarse, junto a las imágenes, vídeos y documentos que contiene, a través de la sección Descubre del Portal de Archivos de la Comunidad de Madrid.

Considerado el creador del teatro español, aúna en su persona las armas y las letras, las abundantes relaciones sentimentales y la espiritualidad de la época. Esa intensidad en las relaciones amorosas y el traslado de las mismas a sus obras, provocaron su destierro de la capital y que se enrolara en 1588 en la Gran Armada para luchar contra Inglaterra.

Un documento del Archivo Histórico de Protocolos de Madrid es clave para entender el final de su destierro, ya que uno de los afectados por los libelos difamatorios de Lope afirma que le “perdona y consiente y que tiene por bien que el susodicho libremente pueda entrar en esta Corte”.

Otro apartado del catálogo muestra los ingresos económicos con los que contaba quien, en palabras de su amigo y primer biógrafo, Juan Pérez de Montalbán, era “el poeta más rico y más pobre de nuestros tiempos”. Aunque muchos procedían de los beneficios de la venta de sus obras, se puede ver en los documentos los problemas que en la Edad Moderna suponían la gestión de los derechos de imprenta, antecesores de los actuales derechos de autor.

Los testamentos y los bienes de Lope

Por otro lado, las propias confesiones documentales nos dejan ver que su situación económica no era tan buena como podía suponerse. Así, en su segundo testamento, afirma que todavía debe a su hija la dote que esta heredó a la muerte de su madre, y que estuvo gestionando Lope durante toda su vida; o cuando confiesa al duque de Sessa que “soy tan pobre como Vuestra Excelencia sabe”.

Por último, en su deseo de prosperar económica y socialmente como cualquier hombre de su época, Lope de Vega intenta obtener la gestión de rentas en distintos lugares de España. Es el caso de una Carta de pago por la que admite haber cobrado unas rentas del arzobispado de Santiago de Compostela.

En este acercamiento a su vida en Madrid, no podía faltar un recorrido por las viviendas que habitó en la Villa y Corte. En este catálogo se muestran las escrituras de compraventa de las distintas casas: desde la familiar de la calle Majadericos, junto a la calle Mayor, hasta la de la calle Francos, actual calle Cervantes, donde hoy se encuentra situada la Casa-Museo de Lope de Vega.

Algunas de estas viviendas cuentan con el apoyo de las imágenes de Santos Yubero o de Cristóbal Portillo, gracias a las que se pueden ver los objetos que decoraban sus estancias y que aparecen especificados en el inventario de bienes que, en 1627, realizó ante el escribano el propio autor.

El cierre de este catálogo sobre su vida en Madrid está protagonizado por los dos testamentos que el poeta realizó en vida. En el primero contaba ya con 64 años y en él, escrito de su puño y letra, aparecen frases que demuestran su lucidez, como cuando lega unos libros a un amigo suyo y le dice “… que crea de mí que quisiera que fueran otras tantas joias de diamantes; pero piedras preçiosas son los libros”. En contraposición a esta lucidez, el último testamento concluye con la firma dificultosa de un Lope de Vega mayor y enfermo que fallecería tan solo un día después.