El Hospital de Fuenlabrada utiliza tecnología innovadora para la desinfección de sus instalaciones

https://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
jfd41

RAPIDEZ Y EXPANSIÓN SON LAS CARACTERISTICAS QUE LA DEFINEN

La irrupción de la pandemia del covid-19 ha hecho necesaria intensificar las medidas habituales de limpieza y desinfección. En el caso de los centros hospitalarios, la limpieza y la desinfección cuidadosas de las superficies ambientales son elementos esenciales de los programas efectivos de prevención de infecciones. Más aún cuando los gérmenes que transitan tienen una supervivencia de incluso meses.

https://www.comunidad.madrid/sites/default/files/doc/sanidad/comu/img-20200416-wa0005.jpg20001500 Lámpara ultravioleta desinfectando una sala del hospital
17 abril 2020

El retorno paulatino a la normalidad en el funcionamiento del Hospital Universitario de Fuenlabrada ha requerido la realización de un plan de actuación exhaustivo que garantice el poder utilizar de nuevo los espacios minimizando riesgos y acortando los plazos de puesta a punto, y que prevenga, a su vez, futuros brotes epidémicos locales en los pacientes y trabajadores del centro.

Entre las recomendaciones de control medioambiental, está priorizar la limpieza de las habitaciones de los pacientes con precauciones de contacto, centrándose en la limpieza y desinfección de superficies importantes (camas, equipos de cama, grifos y otras superficies que habitualmente se tocan) y equipamiento.

 Tecnología de última generación

La opción  seleccionada por el hospital ha sido la desinfección con dispositivos de luz ultravioletas continuos (UV_C) móviles debido a su capacidad para inactivar los elementos patógenos en las superficies hospitalarias.  

El sistema UV-C produce una radiación ultravioleta programada con una longitud de onda entre 200nm - 280nm, con efecto germicida que altera el ADN de los microorganismos impidiendo su reproducción y haciendo que se vuelvan no patógenos o incapaces de causar enfermedades.

Dicha radiación no penetra la capa de ozono o el vidrio. Permite la descontaminación de las habitaciones y también del mobiliario y equipamiento. El sistema de ventilación no necesita ser desactivado ni sellado. No contiene residuos y presenta mínimos riesgos de salud y mayor seguridad frente a otros métodos. No precisa el uso de fungibles asociados y permite la trazabilidad de su uso según refiere Laura Moratilla, responsable del Servicio de Preventiva del hospital.

Por último, cabe destacar que la utilización de este sistema requiere un menor tiempo de uso frente a otros métodos y no precisa una ventilación posterior de los espacios donde intervenga  lo que favorece una mejor gestión  y una inmediata utilización de los  mismos    (habitaciones, UCI, quirófanos etc.). El manejo es sencillo y permite la trazabilidad del sistema.