La Princesa avanza en el control de la respuesta inflamatoria de los pacientes críticos COVID-19

MEDIANTE UN DISPOSITIVO QUE ACTÚA COMO FILTRO DE LA SANGRE

La pandemia provocada por el Coronavirus ha traído una nueva y desconocida enfermedad con síntomas de diversa índole. El Covid-19, aunque en muchos de los casos produce cuadros clínicos leves, puede causar neumonías muy graves que han puesto al límite las capacidades de las Unidades de Cuidados Intensivos de todos los hospitales. La insuficiencia respiratoria que provoca este virus hace que alrededor del 10% de los pacientes con neumonía necesiten intubación. Además, actualmente se sabe que el Covid-19 en algunos pacientes motiva una respuesta inflamatoria tan importante que causa daños en los distintos órganos. En algunos pacientes con insuficiencia respiratoria grave, que no responden a la ventilación mecánica invasiva, es necesario el uso de las terapias ECMO, que a través de unas canulas permiten que se extraíga la sangre del paciente, se oxigene y se reintegre de nuevo, dejando así reposar unos pulmones muy dañados. Pero el Covid- 19 puede llegar a ser algo más. Esa respuesta inflamatoria excesiva crea en el paciente un estado de difícil manejo, llevándolo en ocasiones a una situación crítica. El exceso de niveles de un marcador de esta respuesta denominado interleukina origina una reacción en cadena que termina dañando órganos internos. Es por ello que en el Hospital Universitario de La Princesa los servicios de UCI, Anestesia y Cirugía Cardiaca han dado un paso más en el tratamiento del Covid-19 gracias a la utilización de un dispositivo denominado “Citosorb” que es capaz de “limpiar” de la sangre del paciente ese exceso de respuesta inflamatoria que el produce el virus. Esta membrana filtra compuestos como las interleukinas reduciendo así los niveles de estos reactantes inflamatorios en la sangre.

Hospital de La Princesa
12 mayo 2020

El “Citosorb” puede acoplarse a los sistemas ECMO, utilizados en las intervenciones de cirugía cardiaca, e incluso a sistemas de hemodiálisis, y ha comenzado a utilizarse en Hospital de La Princesa en algunos pacientes críticos afectados por Covid-19, lo que supone que puedan medirse los niveles de interleukinas para monitorizar la disminución de las mismas y establecer una correlación con la sintomatología del paciente. Este tipo de terapias tan complejas requieren una  extrecha coordinación entre diversas especialidades, tanto para indicación como para la implantación de las mismas. Los servicios de Cuidados Intensivos, Anestesiología y Cirugía Cardiaca, dirigidos por los Dres. Alfonso Canabal, Antonio Planas y Guillermo Reyes junto con el personal de enfermería perfusionista que ayudan a manejar estos dispositivos, han colaborado de forma constante para poder asistir a estos pacientes y decidir quienes de ellos por su estado, eran candidatos a estas terapias, cuándo habían de utilizarse  y  durante cuanto tiempo, así como monitorizar los resultados. La novedad de este tratamiento hace que sea temprano el establecimiento de conclusiones relevantes, sin embargo el Hospital de La Princesa ha abierto una nueva puerta dentro del arsenal terapeútico contra el Covid-19.