Reseña Histórica

  • reseña historica 1

    El Hospital El Escorial no es un hospital tradicional, construido para la actividad que realiza, sino el resultado de una fusión de los dos hospitales que existían en San Lorenzo de El Escorial. Esa singularidad le hace ciertamente diferente, y por ese motivo, conocer su historia ayuda a comprender, con mayor precisión, lo que ha llegado a ser hoy en día.

    El edificio que conocemos hoy como Hospital fue diseñado en 1934 por el arquitecto e ingeniero Rafael Bergamín, destinado a atender las enfermedades de pulmón, y en especial la tuberculosis, muy extendidas en esa época. Los dos ejes principales para atajarlas eran: los tratamientos médicos y su ámbito de aplicación.

    En la sierra de Madrid, y en toda España, fueron numerosos ese tipo de hospitales, también conocidos como sanatorios. Algunos de ellos se cerraron, y otros, como el nuestro, se transformaron con el tiempo.

  • En 1936 se iniciaron las obras en los terrenos del “Prado Bardal”, a unos 3 kilómetros del núcleo urbano, en la carretera de Guadarrama. Sin embargo, como muchas otras cosas, su construcción quedaría paralizada por la guerra civil.

    No fue hasta 1948 cuando la Sociedad Comercial de Hierros escrituró de forma definitiva la adquisición de la finca “Prado Bardal”, en la que se levantaba el edificio, junto a las construcciones comenzadas y las concesiones anejas.

    Los nuevos propietarios redactaron un nuevo proyecto de reforma en 1947, y decidieron reanudar las obras a partir de la compra. Pretendían crear el mejor sanatorio antituberculoso de España, que se conocería como “Sanatorio El Pinar”. El Ayuntamiento renovó en 1948 la licencia y las concesiones que en su día hizo a la Sociedad del Sanatorio Medio.

    Finalmente, este proyecto tampoco llega a hacerse realidad, y en 1951 la Administración Institucional de la Sanidad Nacional (AISNA), lo pone en funcionamiento bajo los auspicios del Patronato Nacional Antituberculoso, con el nombre “Sanatorio de Nuestra Señora de la Asunción”, aunque desde los años sesenta se conocía como Sanatorio de El Escorial, u Hospital de Enfermedades del Tórax.

    reseña 2 hee
  • reseña 3

    El edificio principal se completaba con dos edificios adjuntos, dedicados, uno a la residencia del director y el administrador, y otro a la residencia de empleadas internas y de la Comunidad de Religiosas Mercedarias. También se construyeron dos depósitos de agua en la parte alta de la finca.

    En la década de 1980, el hospital comienza paulatinamente a disminuir su actividad exclusiva en el tratamiento de enfermedades del tórax, en especial, la tuberculosis, porque por fortuna estas patologías ya no necesitan la misma dedicación que a principios de siglo. Por esa razón, se abre a la atención sanitaria de la población de su área colaborando, por ejemplo, en la atención a aquellos pacientes que fueron afectados por lo que se conoció como síndrome tóxico o enfermedad de la colza.

    En 1984 ya se pensaba que podía ser un Centro Regional de Salud y en 1985, la AISNA elaboró un proyecto de reforma general y de acondicionamiento con el objetivo de cambiar la dedicación del hospital que, a partir de 1986 ya se denomina Hospital Comarcal, aunque sin modificar, todavía, su actividad asistencial.

     

  • Paralelamente, también en San Lorenzo de El Escorial, existía un hospital, construido en tiempos de Carlos III, en el siglo XVIII, como Hospital de San Carlos. El arquitecto real Juan Esteban se encargó de su construcción al final de la calle del Rey. Juan de Villanueva realizó posteriormente algunas reformas. Sus funciones sanitarias pasaron al ámbito municipal en el siglo XIX, y a lo largo del siglo XX se realizaron también varias reformas, hasta llegar a ser el hospital local de referencia en diversas especialidades y en asistencia médico-quirúrgica de la zona. En 1943 pasó a denominarse Hospital de La Alcaldesa, en referencia a Carmen Polo, que había sido nombrada alcaldesa honoraria del municipio.

    En el año 1994 ambos hospitales públicos se fusionaron, comenzando así una nueva etapa que nos lleva a lo que hoy en día es el Hospital El Escorial. Para ello, se reformó el Hospital de Enfermedades del Tórax transformándolo en un Hospital comarcal que diera respuesta a las necesidades de la creciente población de la Sierra Noroeste de Madrid, ampliando los servicios diagnósticos (laboratorio, radiología) así como el área quirúrgica y maternidad. Por otro lado, el Hospital de San Carlos se convirtió en un Centro de Salud y Centro de Especialidades. En esta nueva etapa se encargó la gestión del Hospital El Escorial a la Comunidad de Madrid.

    reseña 4 hee
  • reseña 4 hee

    Desde 2002, al producirse las transferencias sanitarias de la red de hospitales del INSALUD, el Hospital se integró en el Servicio Madrileño de Salud manteniendo su carácter de hospital comarcal.

    En 2006 se inició un importante programa de ampliación y reforma con el objetivo de transformar su estructura a las nuevas necesidades, incrementando su dotación tecnológica y capacidad de resolución. Fruto de este proyecto, en 2008 se inauguró la nueva Central de Instalaciones, que da soporte a todo el hospital, y en 2011 las nuevas Urgencias, el Bloque Quirúrgico, Radiología (TAC y RNM) y el laboratorio de Anatomía Patológica.

    En 2012 finalizó la fase de ampliación incorporando las áreas de Radiología, Endoscopias, Cirugía Mayor Ambulatoria y Maternidad.

  • Desde 2013, se ha iniciado un proceso de transformación interna para modernizar las unidades del Hospital que no habían sido reformadas anteriormente: laboratorios (2013), unidad de hospitalización médica (2014), ampliación de la urgencia (2015), Servicio de Información y Atención al Paciente, hospitalización quirúrgica y Banco de Sangre (2016), Farmacia (2017).

    En 2018 se ha acondicionado el antiguo edificio de trabajadores y de las Hermanas Mercedarias para atención de consultas médicas incrementado significativamente la superficie asistencial dedicada a esta actividad. El traslado a este edificio de parte de las consultas del hospital ha posibilitado realizar así un proyecto de reforma interna integral 2019-2020 para adecuar todas las estructuras asistenciales que, hasta la fecha, no han sido reformadas (habitaciones de pacientes, hospitalización materno infantil, consultas, hospital de día, hemodonación) consiguiendo así la transformación completa del hospital.

    El Hospital El Escorial, nuestro hospital, el de todas aquellas personas a las que presta sus servicios, es una entidad viva, que dirige sus esfuerzos en mejorar la salud y calidad de vida a todo el que lo necesite, con una inequívoca vocación de servicio, de mejora y superación, de apertura social y de reconocimiento.

    Reconocimiento a quienes, desde sus diversos orígenes históricos, han configurado el latido de su corazón y su alma: ideólogos, proyectistas y diseñadores, ejecutores de proyectos, a los cientos de profesionales que aportaron, y siguen aportando su energía y su vida, y en general a todas aquellas personas que, de forma directa e indirecta, contribuyen a ello anónimamente.

    DOCUMENTACION Y BIBLIGRAFIA

    Arquitectura y desarrollo urbano. Vol. V.

    Guía de EL REAL SITIO de EL ESCORIAL. Alberto Humanes.

    Revista Cortijos y Rascacielos. Número 17.

    Tesis doctoral Arquitecturas desplazadas. Rafael Bergamín y las arquitecturas del exilio español en Venezuela. Henry Vicente.

    Arquitectura sanitaria: Sanatorios antituberculosos. Cecilia Ruiloba.

    reseña 5 hee