Fallos en vehículo de segunda mano

El consumidor: 
Compra un vehículo todoterreno de segunda mano y, a los pocos días, aparecen fallos en la puerta, los sensores de aparcamiento, los retrovisores, el sistema de manos libres y el lector de DVD. Le reparan en garantía, solo la puerta y los sensores. Reclama la reparación del resto de los desperfectos detectados en el coche, porque se encuentra dentro del periodo de garantía.
La empresa: 
Defiende que el vehículo vendido no incluía las prestaciones del lector de DVD ni del sistema de manos libres, por lo que no procede su arreglo.
El colegio arbitral: 
Estima la reclamación del consumidor, ya que en la documentación de venta no existe referencia a que algunos elementos, al no estar operativos, no se incluyan en el precio. Teniendo en cuenta que los defectos han aparecido dentro de los seis primeros meses de garantía, y considerando la antigüedad del vehículo, obliga a la empresa a abonar el 50% del coste de reparación de los elementos reclamados por el consumidor.