Aumento de potencia mal facturada

El consumidor: 
El consumidor no está conforme con una factura emitida por su compañía de la luz, ya que incluye unos gastos derivados de un aumento de la potencia contratada que, si bien él había solicitado, alega que no había sido correctamente informado sobre ellos. El consumidor reclama el abono de esa factura por importe de 69,26 €.
La empresa: 
La empresa considera que la factura es correcta, ya que los gastos corresponden a los derechos de modificación de potencia del suministro (derechos de extensión, acceso y enganche), siendo estos importes los que factura la empresa distribuidora habitualmente para la prestación de este servicio.
El colegio arbitral: 
Ante las manifestaciones de las partes y teniendo en cuenta la documentación aportada al expediente, el colegio arbitral estimó parcialmente la pretensión del reclamante y acordó que la factura fuera asumida por ambas partes al 50%, ya que si bien, generalmente toda novación contractual conlleva un cambio en las condiciones económicas, ni la empresa distribuidora había informado sobre estos gastos al interesado, ni el consumidor había solicitado un presupuesto por ellos.