El Hospital del Sureste acerca la lectura a los pacientes a través de códigos QR

LIBROS PARA DESCARGAR EN TABLETAS Y MÓVILES

La Biblioteca del Hospital Universitario del Sureste pone a disposición de los pacientes del hospital un nuevo servicio de lectura y audiolibros a través de códigos QR que posibilitan las lecturas seleccionadas: libros y audiolibros para descargar en tabletas y móviles de los propios pacientes. De esta forma la Biblioteca mantiene un servicio de acceso a libros dentro de un sistema que evita el contagio de enfermedades tales como la covid-19.

Biblioteca de pacientes del Hospital
27 agosto 2020

Hasta ahora en el Hospital se llevaba a cabo el préstamo de libros físicos por parte de la Biblioteca. Pero siempre había un grupo de pacientes que por circunstancias de su estancia no podían acceder a ellos. Hablamos de pacientes en aislamiento o pacientes que por diversas circunstancias no podían leer. A este hecho se sumó la pandemia de la covid-19 que provocó la suspensión del préstamo de libros. 

Ante estas circunstancias, y con el propósito de mantener la posibilidad de lectura en el Hospital, la Biblioteca ha creado un nuevo servicio que permite al usuario poder leer o escuchar un libro a través de su propia tableta o móvil.

Cómo acceder

La Biblioteca del hospital ha seleccionado una serie de libros cuyo acceso se realiza a través de códigos QR. Estos códigos dirigen a bibliotecas virtuales con disposición de libros y audiolibros de libre acceso en su web. De una manera sencilla para el usuario, se puede acceder directamente a ellos sin necesidad de tener el libro físicamente, con la garantía, además, de contar con una lectura libre de elementos contagiosos.

El hospital proporciona a los pacientes un catálogo físico, a través del personal de enfermería, que permanece en los controles de las plantas. El paciente no tiene más que escanear el código QR para acceder a la descarga del libro seleccionado. Este nuevo servicio garantizará el acceso a la lectura a todas las personas ingresadas que no pueden contar con ejemplares en papel o no pueden leer adecuadamente. (Se pueden ver los catálogos al final de la noticia).

Tanto los libros como los audiolibros del catálogo son de dominio público, es decir, no están protegidos por derechos de autor. En lo referente a los audiolibros, hay que resaltar que son transmitidos por voluntarios de todo el mundo. Su labor se centra en leer y registrar capítulos de libros de dominio público que ponen a disposición de “audiolectores” de forma gratuita en Internet. Esta selección se irá actualizando periódicamente para ofrecer a los lectores una mayor cantidad de obras.

Biblioterapia

De sobra es conocido en el mundo bibliotecario el poder que un libro puede ejercer sobre las personas para abordar y solucionar situaciones personales. Este poder terapéutico de la lectura es lo que comúnmente se denomina biblioterapia.

Este servicio se presta en España desde que se crearan las primeras bibliotecas de pacientes en los hospitales militares durante el siglo XIX. Más recientemente, en los últimos 20 años, se han fomentado proyectos de distinta índole que pretenden potenciar precisamente esta posibilidad terapéutica. De esta forma, la Biblioteca del hospital se une a estas iniciativas y aporta a sus usuarios una forma de diversión, terapia, cultura e, incluso, educación, a través de la lectura.  

Los pacientes ingresados de larga estancia en los hospitales, sobre todo, son los que más agradecen este tipo de servicio. En el caso del Hospital Universitario del Sureste esta prestación fue creada y gestionada por el servicio de Biblioteca, especializada en Ciencias de la Salud.

Desde su creación en abril de 2010, han sido constantes las sugerencias y peticiones por parte del personal hospitalario (sanitario y no sanitario) de la creación de un espacio de lectura multidisciplinar no solo dirigido a los pacientes, sino también a los propios profesionales.

En este sentido, todos los usuarios consideran que la lectura les puede influir positivamente: en el caso del personal sanitario, en su vida laboral y personal; y en el caso de los pacientes y sus familiares, en su recuperación y distracción durante su estancia en el hospital.