Los centros de salud de la Comunidad ofrecen de forma preferente 40 servicios de asistencia específica a la población infantil, adulta y mayor

https://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
MPMO1

RECOGIDOS EN LA CARTERA DE ATENCIÓN PRIMARIA

Los centros de salud de la Comunidad de Madrid ofrecen a la población de forma preferente, los 40 servicios priorizados en la en la Cartera de Servicios Estandarizados de Atención Primaria, CSE, que se dirigen de manera específica a la población infantil, adolescente, adulta y a las personas mayores con y sin problemas de salud. Desde el año 2007 cuentan con este documento científico-técnico que da respuesta a la Cartera de Servicios Comunes del Sistema Nacional de Salud, basado en una mejora continua, ya que desde su edición inicial se ha actualizado en seis ocasiones. Los cambios que se han ido introduciendo están sustentados en la evidencia científica y en las prioridades de política sanitaria de cada momento.

https://www.comunidad.madrid/sites/default/files/doc/sanidad/comu/manos-recortadas-medico-consolando-paciente-irreconocible.jpg20001335 manos de sanitario y usuaria
14 noviembre 2023

En la actualidad, está vigente la 7º versión editada en el año 2021 y el próximo año está contemplada la edición de la 8ª versión tras llevar a cabo la revisión de varios servicios, liderada por el Área de Procesos y Calidad de la Gerencia Asistencial de Atención Primaria, y siempre partiendo de la base común de esta oferta que se aprueba en el Sistema Nacional de Salud.

La Cartera de Servicios Estandarizados de Atención Primaria recoge las intervenciones que desarrollan los profesionales  para promocionar salud, prevenir enfermedades y atender problemas de salud, con criterios homogéneos que garantizan la calidad de la atención. La Comunidad de Madrid ha sido pionera en incluir en su CSE servicios como el de Intervenciones Comunitarias en el año 2014 y de Atención a la Persona Mayor, con Fragilidad o Deterioro Funcional incorporado en 2018. En este mismo año los servicios relacionados con la atención a personas con patologías crónicas se estratificaron en niveles de intervención bajo, medio y alto, para adaptar la atención a las diferentes necesidades de los pacientes crónicos. Este nuevo formato se implementó para dar respuesta a la Estrategia de atención a pacientes con enfermedades crónicas de la Comunidad de Madrid.

Los servicios se estructuran en actividades asistenciales enfocadas a la promoción de la salud, prevención de la enfermedad, seguimiento y control de enfermedades crónicas, educación para la salud grupal e intervenciones comunitarias, que se dirigen a  los ciudadanos en función de su edad y sexo. Dentro de los específicos para la población infantil figura la detección precoz de problemas (hipoacusia, alteraciones visuales, etc.), vacunación, seguimiento del desarrollo, atención bucodental y las intervenciones de Educación para la Salud en los centros educativos.

En el caso de la mujer, la oferta prioriza, entre otros procesos, la información y uso de métodos anticonceptivos, la atención durante el embarazo y la detección precoz de cáncer de cérvix y de mamá. En relación con la población adulta en general figuran la valoración del riesgo cardiovascular, la vacunación frente a la gripe y el neumococo en mayores de 60 años y en grupos de riesgo, y la atención a personas con patologías crónicas con hipertensión arterial, diabetes, insuficiencia cardiaca, EPOC, asma, y trastorno neurocognitivo mayor, entre otros.

Unidades de Atención Específica 

Para el conjunto de los ciudadanos se prestan servicios de atención a personas con necesidad de cuidados paliativos, educación para la salud en grupos, cirugía menor y detección del riesgo de maltrato familiar. Además recoge las prestaciones que se ofertan en las Unidades de Atención Específica de Matronas, Salud Bucodental, Fisioterapia y Trabajo socialsanitario.

La Cartera de Servicios Estandarizados se utiliza como herramienta de calidad y de gestión. De calidad porque homogeneiza la forma de trabajar en los centros de salud, está sustentada en guías de práctica clínica o con el consenso de expertos y se actualiza cada dos o tres años en base la evidencia científica; además permite evaluar anualmente los 222 indicadores de proceso que la forman y potencia una asistencia de calidad mediante el establecimiento de estándares. 

Todos los servicios incluyen al menos un indicador de cobertura (IC) o porcentaje de población atendida y dos criterios de buena atención (CBA) que contemplan las intervenciones específicas que tienen que recibir las personas, así como la periodicidad de realización. Es un instrumento de gestión porque sus indicadores forman parte del Contrato Programa de cada Centro de Salud.