Editamos una guía para una eficiente coordinación de actividades preventivas

AddToAny

https://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
PRG35

El Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo acaba de presentar la guía práctica La Coordinación de Actividades Empresariales Efectiva es posible. Buenas prácticas y estrategia de transformación. Este trabajo es fruto de la colaboración del IRSST y la línea de trabajo de la coordinación de actividades empresariales de PRLInnovación. Además, han colaborado el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST) y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS).

https://www.comunidad.madrid/sites/default/files/contenidos_compuestos/cae.jpg11701323Portada publicación CAE
10 enero 2023

La guía ha sido elaborada con el objetivo de contribuir a promover un modelo de aplicación de la gestión de la coordinación de actividades empresariales (CAE), orientado a la efectividad de la coordinación para la prevención de los accidentes laborales. Se trata de ser más eficaces garantizando la seguridad y salud laboral y en el uso de los recursos disponibles, cumpliendo con la normativa vigente y protegiendo la salud de los trabajadores.

El estudio muestra ejemplos de buenas prácticas preventivas en CAE que hayan sido implantadas con éxito por empresas de distintos sectores de actividad, atendiendo a las necesidades derivadas de los diferentes roles implicados, así como indicaciones de las situaciones específicas que limitan su efectividad. Entre estos ejemplos encontramos los de empresas como Enagas, Arcelor Mittal o Vodafone.

Todas estas buenas prácticas pretender ofrecer estrategias que contribuyan a la transformación hacia una mayor efectividad en la gestión de la CAE cuyo resultado más evidente, sin necesidad de comprobación, sea el cumplimiento de la normativa legal.

La normativa de Prevención de Riesgos Laborales define claramente los fundamentos y especificidades legales para dar cumplimiento al artículo 24 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, desarrollado en instrumentos legales específicos, como el Real Decreto 171/2004. El reto de esta publicación ha sido el de lograr, en la medida de lo posible, establecer modelos que “fijen” estos fundamentos y especificidades de manera práctica y efectiva.