El Hospital de Fuenlabrada participa en una guía para la rehabilitación de los pacientes COVID-19

https://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
jfd41

TRATAMIENTO MULTIDISCIPLINAR

La doctora Montserrat Molina Guerrero, del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del hospital, ha colaborado en una guía consensuada por rehabilitadores e intensivistas. Este trabajo es fruto del acuerdo entre la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF) y la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC).

https://www.comunidad.madrid/sites/default/files/doc/sanidad/comu/medicina_fisica_y_rehabilitacion.jpg60004000 El Hospital de Fuenlabrada participa en una guía para la rehabilitación de los pacientes Covid-19
13 julio 2020

Montserrat Molina Guerrero, facultativa del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario de Fuenlabrada, ha participado en la elaboración de una guía para el tratamiento de rehabilitación que requieren los pacientes críticos afectados por la COVID-19. Este trabajo multidisciplinar es el fruto del consenso alcanzado entre la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF) y la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC).

Esta guía plantea qué terapias de rehabilitación requieren los pacientes con COVID-19 que han sufrido afectación física con el objetivo de recuperar su estado físico inicial. Este documento en el que ha participado Molina Guerrero pone de manifiesto que existe un importante número de pacientes ingresados en UCI que, debido a la inmovilización durante este periodo, necesitan tratamientos específicos para su recuperación y mejorar su calidad de vida después de la hospitalización.

Desde el punto de vista de los especialistas de Medicina Física y Rehabilitación que han elaborado en esta guía, junto con facultativos de Medicina Intensiva, para el abordaje de los pacientes con ingreso en UCI es esencial que, una vez estables, se promueva la respiración espontánea y la recuperación funcional de forma precoz.

Las consecuencias de la COVID-19

La afectación física a corto y medio plazo que presentan los pacientes con COVID-19 que se incluyen en este documento se conoce en términos generales como el síndrome post-UCI. Este fenómeno hace referencia a las consecuencias respiratorias y neuromusculares que padecen las personas ingresadas en UCI durante un periodo de tiempo extenso. En concreto, estos pacientes sufren una importante pérdida muscular y déficits de funcionalidad que afectan a su calidad de vida.

Para contrarrestar estos efectos, la guía de trabajo avalada por ambas sociedades científicas subraya la importancia del tratamiento de rehabilitación de los pacientes COVID-19 desde su ingreso en la UCI hasta después de su alta hospitalaria para recuperar las capacidades perdidas, así como su autonomía previa a la enfermedad.

“Los servicios de Rehabilitación tenemos un trabajo muy intenso con estos pacientes a corto y largo plazo para prevenir las posibles secuelas finales que puedan sobrevenir por esta pandemia”, explicaba recientemente Molina Guerrero durante su intervención en la sesión clínica Medicina física y rehabilitación hoy y ¿mañana? para los pacientes COVID-19 organizada por la Real Academia Nacional de Medicina (RANM).

Complicaciones tardías post-COVID 19

En esta sesión clínica también ha participado Juan Carlos Miangolarra Page, jefe del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario de Fuenlabrada y académico correspondiente de la RANM. En su intervención, Miangolarra Page abordaba las consecuencias tardías que pueden parecer los pacientes tras superar la COVID-19 y el trabajo a largo plazo que deberán desempeñar los servicios de Medicina Física y Rehabilitación en este ámbito.

En cuando a las consecuencias tardías de la COVID-19 que son susceptibles de necesitar tratamiento de rehabilitación, Miangolarra Page señalaba la astenia, la fatiga, el malestar general, la cefalea, las mialgias, la pérdida del gusto y el olfato, la disfagia severa, la parálisis facial y las alteraciones neurocognitivas, entre otras.