Guadarrama pone en marcha el Plan de Prevención para la Ola de Calor

https://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
VSZ0

Se trata de activar medidas de alerta de los dispositivos asistenciales

El Hospital Guadarrama ha activado ya, tal y como establece la Gerencia Asistencial de Hospitales, el Plan de Vigilancia y Control de los Efectos que provoca en los Pacientes la Ola de Calor. El umbral, a partir del que se constata un mayor índice de mortalidad se fija a partir de los 36,5 grados de temperatura durante tres días consecutivos, un 20 % más en comparación con los días en los que esa temperatura no supera los 30 grados.

https://www.comunidad.madrid/sites/default/files/doc/sanidad/comu/ola_de_calor.jpg1171658 Se trata de coordinar recursos y servicios para la mejor atención
24 junio 2020

Los pacientes acusan más esta situación en la primera parte del período estival que en la segunda, circunstancia relacionada con la mayor aclimatación que se produce en los últimos días del verano.

Objetivos del Plan

Básicamente se trata de reducir el impacto sobre la salud de la población de las temperaturas de calor excesivas; disminuir la morbilidad grave asociada a olas de calor; y reducir la mortalidad.

Para prevenir estos hechos desde Hospital Guadarrama se realiza una campaña de información sobre los efectos del calor excesivo y sobre medidas de protección y prevención; se facilita a los profesionales herramientas para la prevención, detección precoz y tratamiento en pacientes susceptibles de un mayor riesgo así como la necesidad de reforzar determinados recursos; y se determinan las estrategias fundamentales de coordinación del sector sanitario con otros sectores y servicios que puedan participar en el citado Plan.

Medidas concretas

El Hospital Guadarrama ha descrito determinados procedimientos para combatir distintas situaciones:

- Acondicionamiento de los espacios para la mayor confortabilidad de los pacientes.

- Prioridad de  ingresos para observación en casos en que no quede claro el diagnóstico, especialmente en aquellos ancianos frágiles dependientes de otros para su cuidado, los que viven solos o son cuidados por otros ancianos. Para todo esto es importante promover la valoración geriátrica con la pertinente evaluación de los aspectos funcionales, mentales y sociales.

- Comunicación de las altas de los pacientes de riesgo (deshidrataciones, edades límites, descompensaciones diabéticas, insuficiencias cardiacas...) a los Médicos de Familia para favorecer una vigilancia más estrecha.

- Identificación de pacientes con enfermedades que dificultan la sudoración: Diabetes Mellitus, Insuficiencia cardíaca congestiva, EPOC, Insuficiencia Renal, Lesión medular, dermopatías…

- Identificación de pacientes que en el momento del alta deban de continuar tratamiento con distintos fármacos: anticolinérgicos, neurolépticos, antidepresivos tricíclicos, antihistamínicos, anfetaminas, sedantes, diuréticos, B-Bloqueantes, antagonistas del calcio, cocaína, laxantes...

Una vez descritas estas situaciones se proporcionará un listado diario a la Dirección de Continuidad Asistencial, durante el tiempo de activación de la alerta, con el nombre y destino de alta de los pacientes atendidos en el hospital. Además se informará  a los hospitales de apoyo del Servicio Madrileño de Salud sobre la posibilidad de recepción de pacientes susceptibles de verse afectados por la ola de calor.