Orientamos nuestra oferta formativa a los perfiles más demandados en el mercado laboral

https://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
nyb1

La Comunidad de Madrid está orientando la oferta formativa para el empleo que ofrece a través de sus cinco Centros propios de Formación Profesional para el Empleo con nuevas especialidades que responden a los perfiles más demandados en el mercado laboral de la región. Así lo ha señalado hoy el consejero de Economía, Empleo y Competitividad, Manuel Giménez, durante la presentación de la oferta formativa de estos centros para el periodo 2020-2021, que se pone en marcha este mes y en la que participarán cerca de 13.000 alumnos gracias a una inversión de 16 millones de euros.

https://www.comunidad.madrid/sites/default/files/img/personalidades/manuel_gimenez_presenta_la_oferta_2020-2021_de_los_cinco_centros_propios_de_formacion_profesional_para_el_empleo.jpg40323024 Manuel Giménez durante la presentación de la oferta 2020-2021 de los cinco Centros propios de Formación Profesional para el Empleo
03 febrero 2020

Los Centros propios de Formación Profesional para el Empleo de la Comunidad de Madrid ofrecen cursos eminentemente prácticos en distintas especialidades, dirigidos tanto a desempleados inscritos en la red de oficinas regionales de empleo como a trabajadores ocupados que quieran mejorar sus actuales empleos. Estos centros están calificados como Centros de Referencia Nacional (CRN) en cada una de las familias profesionales que imparten, lo que los convierte en centros de innovación y experimentación que actúan como una institución al servicio de los sistemas de formación profesional, para facilitar su competitividad y calidad. Asimismo, sirven de referente al conjunto del Sistema Nacional de Cualificaciones y Formación Profesional para el desarrollo de la formación profesional.

La red de centros propios está integrada por el Centro de Formación en Edificación y Obra Civil, en Paracuellos del Jarama; el Centro de Formación en Electricidad, Electrónica y Aeronáutica, en Leganés; el Centro de Formación en Tecnologías de Frío y Climatización, en Moratalaz; el Centro de Administración, Seguros y Finanzas, en Fuencarral, y el Centro de Formación en Tecnologías de la Información y Comunicaciones de Getafe, que ha acogido la presentación.

Dentro de la oferta formativa 2020-2021 que desarrollarán estos cinco centros, se han programado un total de 820 cursos, que generarán más de 226.000 horas lectivas repartidas en 216 especialidades distintas. De ellas, 76 se han organizado por primera vez este año “para responder a las necesidades de un mercado laboral en constante cambio, en el que la formación es la clave para tener más posibilidades de lograr un empleo estable y de calidad”, ha explicado Giménez.

Así, por ejemplo, en el CRN de Paracuellos del Jarama se incorpora la utilización de drones en obras de construcción, y en el de Leganés la de creación de autómatas programables. Por su parte, en el CRN de Getafe los alumnos podrán cursar las nuevas especialidades de herramientas colaborativas de trabajo en línea o arquitecto de drones, mientras que en el de Moratalaz se estrenan las de geotermia y energía solar aplicada a la climatización o atención sociosanitaria a personas en domicilio, y en el de Fuencarral la de delegado de protección de datos.

Colaboración con empresas punteras

Todas estas nuevas especialidades cubren los sectores que están creando más empleo y pretenden contribuir a mejorar los datos de inserción laboral de estos centros. Actualmente, el 60% alumnos que pasa por los centros propios encuentran trabajo en los seis meses posteriores a la finalización de sus cursos, un porcentaje que alcanza el 100% en algunas especialidades como soldadura de oxigas.

En este sentido, el consejero ha querido agradecer la colaboración de las empresas que colaboran con los centros, que permite a los alumnos realizar de manera gratuita los exámenes de certificación oficial de los principales fabricantes tecnológicos (Microsoft, Oracle, SAP, Google Cloud Plataform o Cloudera), certificados que fuera de estas instalaciones tienen un alto coste económico y que incrementan las posibilidades de inserción laboral en numerosos sectores tecnológicos.