44 nuevos maquinistas se incorporan mañana a la plantilla de Metro

https://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
ccb26

44 nuevos maquinistas prestarán servicio desde mañana en Metro de Madrid. A ellos se les se sumarán 45 más el próximo 21 de agosto y otros 11 que empezarán a trabajar el día 5 de octubre. De esta manera se completará la incorporación de 100 maquinistas -14 mujeres y 86 hombres- con los que la compañía, que celebra su primer centenario, refuerza la plantilla y mejora el servicio que ofrece a sus usuarios en previsión del incremento en el número de viajeros.

https://www.comunidad.madrid/sites/default/files/img/locomocion/shutterstock_146910278_0.jpg25501700Vagones de metro en una estación
08 agosto 2019

Esta nueva contratación, anunciada a finales del pasado año por el Gobierno regional, se une a la de 360 maquinistas que comenzaron a prestar servicio en Metro en 2016; también se incorporaron 350 jefes de sector para la atención del cliente en estaciones y 200 trabajadores de mantenimiento, entre otros.

La contratación de maquinistas se inició con una preselección de candidatos por el Servicio Público de Empleo de la Comunidad de Madrid y continuó con una prueba de aptitudes que constaba de dos partes: competencias y personalidad. Después, los candidatos se sometieron a un reconocimiento médico y, a continuación, comenzó la formación específica del puesto que van a desempeñar.

Este curso se compone de una parte teórica y otra práctica. La parte teórica se ocupa de los conocimientos específicos relativos al puesto de maquinista, además de otras materias, como la normativa en relación a la circulación, conocimientos sobre material móvil, resolución de incidencias, riesgos laborales, atención al cliente o conducción en vías de pruebas. El proceso de formación finaliza con las prácticas en la propia línea.

Plan de mejora de la red
Además de la incorporación de 100 nuevos maquinistas, la Comunidad ya está trabajando en la tramitación para la compra de 60 nuevos trenes. De ellos, 32 estarán destinados a la sustitución de modelos que es necesario renovar y 28 nuevos trenes cubrirán las necesidades por incremento de demanda.

Por otro lado, Metro de Madrid se halla inmerso en el desarrollo del Plan de Accesibilidad e Inclusión 2016-2020, que cuenta con un presupuesto de 145,7 millones de euros, y que ha elevado ya a un total de 529 el número de ascensores en estaciones a disposición de los 2,3 millones de usuarios de la red.

Este plan, que ha sido consensuado con el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), se desarrollará hasta el año 2020 y permitirá que Metro pase de un 63 % de estaciones accesibles a un 73 %, gracias a la instalación de 89 ascensores en 33 estaciones. Las actuaciones que se realicen permitirán mejorar la movilidad de las 322.000 personas con discapacidad que viven en la Comunidad de Madrid.

Actualmente, están en marcha las obras para instalar 29 ascensores en las estaciones de Gran Vía, Bilbao, Plaza Elíptica, Príncipe de Vergara y Tribunal. Se suman a los 11 que se pusieron en servicio el pasado mes de mayo en cuatro estaciones: tres ascensores en Barrio de la Concepción (línea 7), dos en Portazgo (línea 1), tres en Pavones (línea 9) y tres más en Sevilla (línea 2). Además, se van a sustituir 13 ascensores de siete estaciones por modelos más modernos y eficientes.

Por otra parte, la Comunidad de Madrid continúa desarrollando el Plan de Modernización de estaciones de la red de Metro para renovar 33 de las estaciones más antiguas de la red, acción en la que el Gobierno regional invierte 89 millones de euros. En el marco de este programa se trabaja en las estaciones de Plaza Elíptica, Príncipe de Vergara, Bilbao, Tribunal y Gran Vía. En las últimas semanas se han adjudicado, además, las obras en las estaciones de Arturo Soria, Alfonso XIII, Esperanza y Prosperidad.

Los trabajos tienen como objetivo sustituir los revestimientos, instalaciones y tecnología obsoleta localizados en los andenes y sus accesos por otros materiales y equipamientos más actuales y adaptados a las normativas, lo que facilitará las labores de mantenimiento y mejorará la funcionalidad de las instalaciones. En muchos de los casos se procederá a la implantación de un sistema de impermeabilización de las bóvedas, en las zonas que carecen del mismo, para eliminar las filtraciones, se instalarán nuevas canalizaciones eléctricas y se dotará a estos espacios de nuevo mobiliario.