Los parques periurbanos de la Comunidad sirven de pulmón a las áreas urbanas próximas

https://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
ceg25

La Red de Parques Forestales Periurbanos de la Comunidad de Madrid cuenta con 835.000 árboles y arbustos que ayudan a mejorar la calidad del aire y sirven de pulmón de las áreas urbanas próximas, absorbiendo el equivalente al CO2 que emiten anualmente 400.000 vehículos.

https://www.comunidad.madrid/sites/default/files/img/lugares/img_7678.jpg20161512Los parques periurbanos de la Comunidad sirven de pulmón a las áreas urbanas próximas
18 enero 2019

Así lo ha puesto de manifiesto hoy el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Carlos Izquierdo, que ha visitado el Parque Forestal de Polvoranca para conocer los trabajos de regeneración llevados a cabo por el Gobierno regional en este espacio, como las obras de recuperación del muro en la laguna, la instalación de la red aspersión en algunas praderas o tratamientos selvícolas y densificación en las masas forestales del parque.

La Red de Parques Forestales Periurbanos de la Comunidad de Madrid contribuye a facilitar a los ciudadanos de los núcleos urbanos el contacto con la naturaleza y mejorar su calidad de vida. Constituida por tres grandes espacios (Polvoranca, Bosquesur y Valdebernardo) que ocupan 576 hectáreas, su principal objetivo es la regeneración del medio físico y la implantación de equipamientos de ocio y tiempo libre, prestando servicios ambientales a más de 2 millones de usuarios al año.

“La Red de Parques Forestales Periurbanos que limpian el aire que respiramos es una muestra de la gran importancia que le damos desde el Gobierno regional a la calidad del aire”, ha resaltado Carlos Izquierdo. 

El objetivo es ofrecer a todos los ciudadanos un área verde periurbana que les permita realizar actividades al aire libre en la proximidad de su residencia, disfrutando además de las mejoras ambientales y paisajísticas que estos espacios forestales suponen para su entorno; y, al mismo tiempo, avanzar en el establecimiento de corredores ecológicos entre los diferentes espacios forestales próximos a la metrópoli.

En este sentido, el consejero ha destacado la importancia de que esta Red se haya implantado en zonas degradadas o de uso agrícola abandonado, “lo que permite luchar contra la erosión del suelo, potenciar hábitats propios, mejorar la diversidad y luchar contra la contaminación”. Son numerosas las especies de flora y fauna existentes en estos parques forestales periurbanos de la Comunidad de Madrid. En ellos se pueden encontrar más de 400 especies de insectos, más de 70 especies vegetales y gran variedad de fauna, con 60 especies distintas de aves.

En toda esta Red, desde su creación y hasta la fecha, se han llevado a cabo numerosas actuaciones, como plantaciones de árboles y arbustos de diferentes especies, dotación de una infraestructura básica de caminos y de sistemas de riego, construcción de miradores, áreas infantiles, estanciales y deportivas, además de otros servicios como las bicisendas o las sendas temáticas para pasear a través del conocimiento.

En 2018, el Gobierno regional destinó casi 3 millones de euros al mantenimiento de esta Red, que genera 61 empleos directos. “En estos años hemos mejorado la conectividad de Polvoranca y Bosquesur mediante un corredor lineal verde que mejora la conectividad de los ecosistemas”, ha señalado Izquierdo.

Más de un millón de visitantes en Polvoranca

Parque Polvoranca tiene una superficie de 150 hectáreas y es el mayor de los parques periurbanos creados por la Comunidad de Madrid. Se encuentra en el término municipal de Leganés y a día de hoy se puede considerar la zona verde con mayor uso público del sur metropolitano madrileño, con 1 millón de visitantes al año.

En este parque hay una zona recreativa, en la que el elemento principal es una gran laguna artificial, con una superficie aproximada de 9 hectáreas, en la que se realizan numerosas actividades deportivas y recreativas (pesca, remo piragüismo, etc.). Además, aquí se localiza uno de los centros de educación ambiental de la Comunidad de Madrid, que realiza actividades de divulgación ambiental entre los colectivos interesados (asociaciones, colegios y público general).

El resto del parque se puede considerar como zona forestal, en la que destaca un pinar así como arbolado de diversas especies con una densidad relativamente baja, entre las que hay plátanos de sombra, cedros, acacias de diversos tipos, arces y fresnos, entre otros.