Servicios funerarios

Servicios funerarios: conozca sus derechos

En el momento de la muerte de un familiar, nos encontramos ante la difícil situación de tener que decidir una serie de cuestiones ineludibles en una situación especialmente adversa.

En particular si el fallecimiento se produce de manera no esperada o repentina, puede ocurrir que se tomen decisiones poco meditadas que supongan un gasto excesivo, o que conlleven la vulneración de sus derechos como consumidores.

Puede consultar en detalle los trámites necesarios que deberá realizar tras el fallecimiento de su familiar y, lo más importante, en qué plazo, para evitar problemas.

Los comerciales de los seguros de decesos o las empresas funerarias realizan en esos momentos preguntas que, seguramente, no se había planteado como, por ejemplo, material del ataúd, características de la urna para cenizas, en su caso, utilización o no de flores, número de coches fúnebres...

En esos momentos, la información es clave para no caer en errores que pueden costar muy caros al consumidor. A continuación recogemos los principales puntos.

 

¿Quién debe pagar los gastos?

 

Si una persona muere sin tener una póliza de seguro que cubra los gastos del sepelio y los familiares directos, por distintos motivos, no quieren hacerse cargo, sepa que, aunque en un primer momento bien los servicios sociales, o bien otra persona se hagan cargo de éstos, legalmente les pueden requerir el abono de esos gastos a cargo de la herencia del fallecido, si hubiera bienes, y si no, a los familiares más próximos, en el orden establecido por la legislación, con las exclusiones que se contemplen en ella.

 

Si la familia no puede afrontar el gasto

 

En ocasiones, el gasto que supone el fallecimiento de una persona se hace inasumible para sus familiares. En ese caso, en algunos municipios existen servicios de carácter gratuito, como, por ejemplo, en el municipio de Madrid. Más información aquí.

 

Donación del cuerpo para la investigación científica

 

Si su familiar fallecido deseaba que su cuerpo fuera destinado a la investigación, antes de que se produzca el fallecimiento debe obtener un carné de donante en alguno de los departamentos de anatomía de las facultades de medicina, y en el momento en que se produzca la muerte, sus familiares comunicarlo a éstas. Más información: Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma y Facultad de Medicina de la Universidad Complutense. Se harán cargo de todos los gastos, y posteriormente, se procederá a la incineración de los restos.

 

Seguro de decesos

 

Si la persona fallecida tenía un seguro de decesos, el dinero que ha estado pagando durante años cubrirá los servicios correspondientes a esa aportación económica, por lo que no sería necesario pagar nada más. Sin embargo, es posible que le ofrezcan algún producto de calidad superior a lo que incluye la póliza, lo que supondría una aportación extra de dinero.

Ante esta circunstancia, le aconsejamos que:

  • Lea con detenimiento todos los detalles de la póliza que tenía contratada su familiar y pida una relación exacta de lo que estaría incluido.
  • Compruebe si la cobertura de decesos estaba incluida en algún otro seguro que tuviera contratado su familiar fallecido (por ejemplo, uno de vida). En caso de que así fuese, sepa que tiene derecho a que le devuelvan el capital cubierto del seguro que no utilice.
  • Si decide añadir algo o cambiar la categoría de alguno de los productos incluidos, pida un presupuestodel gasto extra desglosado por conceptos. Aunque sea difícil en un momento tan delicado, es importante no precipitarse.
  • La compañía debe garantizarle libertad de elección del prestador de los distintos servicios incluidos en la póliza, dentro de los límites y condiciones establecidos en el contrato, ofreciéndole varios prestadores de servicios, excepto en el caso de que se haya acordado un prestador único en el contrato.
  • No tiene por qué contratar todos los servicios que le ofrezcan (por ejemplo, si no desea que se impriman recordatorios, o utilizar una sala en un tanatorio).
  • Una vez concluido el sepelio, llame o acuda a la compañía aseguradora para realizar correctamente la liquidación de la póliza, y que le devuelvan las cantidadades aportadas por los servicios no proporcionados por el asegurador por causas ajenas a su voluntad, fuerza mayor, o por haberse realizado el servicio a través de otros medios distintos a los ofrecidos por la aseguradora (por ejemplo, si deciden velar el cuerpo del fallecido en el domicilio, o la sala de velatorio de un hospital, en lugar de usar una sala en un tanatorio).
  • Solicite la factura de todos los servicios a la compañía aseguradora.

Más información sobre seguros aquí.

Empresas funerarias o contratación privada

 

Si el fallecido no tenía ningún tipo de seguro que cubra el deceso, sus familiares deben asumir todos los trámites burocráticos y gastos que conlleva inhumarlo, contratando los servicios de una empresa funeraria, o bien, realizar la contratación de los servicios uno por uno, de manera particular. Para evitar inconvenientes:

  • Infórmese bien de los precios de todos los servicios que ofrece la funeraria. La empresa está obligada a facilitar los precios ofertados, desglosando todas las tarifas posibles. Pida un catálogo con todos los servicios que presta y, en caso de que no lo tengan, solicite, preferiblemente por escrito, información detallada, con indicación de las características y precios.
  • Exija siempre un presupuesto por escrito de lo que le va a costar todo el servicio. El sepelio puede incluir, además del ataúd o la urna para las cenizas, otros servicios, como el alquiler de una sala en un tanatorio para velar al familiar, la elección del tipo de ataúd, nicho, lápida, sepultura, etc. y de las inscripciones correspondientes, el alquiler de coches fúnebres y personal, la gestión de documentación, etc.  
  • No está obligado a contratar todos los servicios con la misma empresa funeraria. Usted puede comprar la corona de flores por un lado y el ataúd por otro; incluso puede elegir un tanatorio distinto del que le ofrece la funeraria. Sin embargo, suele ser más cómodo y sencillo dejarlo todo en manos de una sola empresa.
  • Es recomendable ser precavido con los ofrecimientos que los comerciales hacen en el mismo momento del fallecimiento del ser querido.
  • Si considera que el servicio no se ha realizado correctamente, presente una reclamación. La empresa está obligada a tener hojas de reclamaciones a disposición de los usuarios.
  • Infórmese bien sobre la caducidad de los alquileres de nichos y sepulturas y la posibilidad de que, pasado un plazo, deba desembolsar otra cantidad de dinero para seguir conservando los restos de su familiar en ese lugar.
  • Si es necesario trasladar el cuerpo de una localidad a otra, aunque sea dentro de la Comunidad de Madrid, lo habitual es que cobren ese concepto aparte. Infórmese de cuánto supone el gasto por kilometraje y exija que se lo incluyan en el presupuesto.
  • Al finalizar el servicio, pida y guarde la factura. La necesitará, entre otras gestiones, para realizar la liquidación del Impuesto de Sucesiones, que debe realizar antes de seis meses.

Si usted tiene algún problema con la empresa funeraria, puede presentar una reclamación, tanto en la propia empresa, como a través de la Dirección General de Comercio y Consumo presencialmente o a través de Internet, por la sede electrónica de la Comunidad de Madrid o en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor. Recuerde que, en el caso de que el establecimiento no disponga de hojas de reclamaciones o se nieguen a facilitárselas, puede llamar a la policía municipal, que levantará acta de la situación y que, en cualquier caso, la reclamación puede presentarse en cualquier formato.

Normativa: información sobre prestación de servicios funerarios en el municipio de Madrid en el Reglamento de Prestación de Servicios Funerarios y Cementerios del Ayuntamiento de Madrid, de 14 de junio de 2016.