reciclaje verde

Test de reciclaje. ¿Sabes dónde depositar estos elementos?

La Unesco declaró el 17 de mayo como el Día Mundial del Reciclaje. En este reportaje del Portal del Consumidor podrá conocer cómo tratar esos productos de nuestro día a día que no sabemos dónde reciclar.

Las personas consumidoras tratamos a diario con el reciclaje como una actividad cotidiana. Sin embargo, hay ocasiones en las que no tenemos muy claro cómo reciclar algunos de los elementos con los que tratamos.

En general, hay un conocimiento bastante amplio acerca de los productos habituales de reciclaje: los plásticos, tetra brik y metales, en el contenedor amarillo; el papel y el cartón, en el contenedor azul; el vidrio en el contendor verde; los restos orgánicos de origen animal o vegetal, al contenedor marrón y el resto de residuos, al contenedor gris.

Pero ¿qué pasa con esos otros productos con los que tratamos y no sabemos cómo reciclar? En el siguiente reportaje arrojamos luz sobre estas dudas.

 

Pilas

En nuestra vida cotidiana utilizamos habitualmente pilas para el manejo de multitud de aparatos electrónicos. Se trata de elementos que tienen una vida finita y que, cuando ya se han gastado, no podemos tirar en cualquier contenedor.

En su interior, una pila contiene un 30% de metales pesados, entre litio, mercurio, o plomo, los cuales son tóxicos y perjudiciales para los seres vivos y el medio ambiente. Se estima que los metales que contiene una sola pila contaminan 40 litros de agua durante 50 años.

Para evitar el daño ambiental, debemos reciclar las pilas en los puntos limpios o contenedores específicos. Cada vez existen más contenedores especiales para reciclar pilas. Estos depósitos están ubicados en establecimientos especializados (por ejemplo, en ferreterías o tiendas de electrodomésticos), aunque también podemos encontrarlos en algunos supermercados. También se pueden depositar en puntos específicos situados en las marquesinas de las paradas de autobús.

Una recomendación es decantarse por pilas recargables. Esto permite generar menos residuos y evitar usar pilas casi agotadas y nuevas a la vez.

 

Radiografías

Otra duda habitual a la hora de reciclar es qué hacemos con las radiografías. Las radiografías inservibles que podemos tener acumuladas en casa o en los archivos de un hospital son un material altamente contaminante en caso de terminar en un vertedero o abandonadas en un medio natural. Esto se debe a que contienen sales de plata. Por eso, existen medios para extraer, purificar y fundir esas sales a través de procesos no contaminantes y convertirlas en lingotes vendibles al precio del mercado.

Para reciclarlas, podemos llevarlas a las farmacias, implicadas en su tratamiento; o llevarlas al punto limpio más cercano.

 

Bombillas

Las bombillas son elementos de uso común en todos los hogares. Pero ¿qué hacemos con ellas cuando se funden o dejan de funcionar?

Hay quien piensa que, como las bombillas tienen una buena cantidad de vidrio, su sitio es el contenedor verde, pero esto es un grave error. Los componentes de las bombillas son muy variados y deben separarse de modo adecuado para proceder a su correcto tratamiento.

El lugar adecuado para su reciclaje es el punto limpio o en los contenedores de recogida para bombillas que se pueden encontrar en sitios como centros comerciales.

 

Ropa

Nuestro fondo de armario también puede reciclarse para alargar la vida útil de las prendas.

Para reciclarla, puede depositarla en los contenedores autorizados que podemos encontrar en la calle o en algunas dependencias públicas. Además, cada vez más tiendas cuentan con contenedores en sus puntos de venta para poder reciclarla.

Las parroquias, los colegios o en la entrada de los supermercados es donde suelen situarse estos contenedores para ropa.

 

Aceite usado

El aceite doméstico usado puede causar importantes daños en el medioambiente. No solo atasca tuberías y alcantarillados, sino que el aceite que acaba en ríos y océanos es altamente contaminante ya que dificulta el intercambio de oxígeno y daña los ecosistemas de los animales marinos.

La opción más adecuada es esperar a que el aceite se enfríe y guardarlo en envases de vidrio bien cerrados. Una vez envasado, debemos llevarlo al punto limpio. Si por algún motivo tiene en sus manos aceite industrial o de motor y quiere deshacerse de él puede seguir el mismo procedimiento, pero recuerde hacerlo en envases distintos.

Existen contenedores específicos para la recogida de aceite vegetal, que podemos encontrar tanto en la vía pública como en algunos mercados.

 

Corcho

Para reciclar adecuadamente el corcho hay que revisar de qué está hecho. Si es de corcho natural debe ir al contenedor marrón como residuo orgánico y si aún no está instalada la recogida del contenedor marrón, deberá depositarlo en el gris. Pero también podemos encontrarnos con tapones de silicona que simulan el corcho. Estos tapones, cuyo uso se ha extendido en gran medida en los últimos años, se deben depositar en el contenedor amarillo.

No obstante, hay otras alternativas, como reutilizar los tapones de corcho para hacer diferentes manualidades, como macetas, cuadros de decoración, posavasos; o contactar con distintas asociaciones que se encargan de la recogida y reciclaje de los tapones de corcho.

 

Cápsulas de café

Las cápsulas de máquina de café son un tipo de producto que ha llegado recientemente a los hogares. Es por eso que aún muchos consumidores no tienen muy claro cómo reciclarlas.

En algunos casos, las marcas que comercializan las cápsulas de café se están encargando de recogerlas y reciclarlas. Infórmese si es el caso de su marca y cada vez que vaya a adquirir unas nuevas, lleve las que haya acumulado al establecimiento.

Si es usted quien va a reciclarlas directamente, sepa que aquellas que se quedan vacías después de usarse, sin restos de café dentro, deberá tirarlas en el contenedor amarillo. Y finalmente, las cápsulas que mantienen su contenido dentro después de usarlas y que no tengan un servicio de recogida específico implementado debe tirarlas al cubo gris como el resto de residuos.

Mascarillas

Uno de los productos que de forma más novedosa y masiva ha llegado al consumo habitual son las mascarillas, como consecuencia de la COVID-19. Las características de estos productos y el hecho de ser nuevas en nuestro uso cotidiano ha generado muchas dudas acerca de cómo se reciclan.

Tanto si vive con personas infectadas como si no, las mascarillas deberá depositarlas en el cubo gris, el de la basura normal restos. Para el caso de usuarios de mascarillas siendo positivos en la COVID-19, deberá meterlas junto al resto de basura en una misma bolsa con cierre hermético.

Otro producto que también ha llegado recientemente a nuestras vidas con la pandemia son los botes de gel hidroalcohólico. Una vez que los hayamos agotado, como cualquier otro envase, se depositan en el contenedor amarillo.

 

Medicamentos

Otra de las dudas que se plantean es qué hacer con los medicamentos que ya no se van a usar o están caducados.

Para ello, las farmacias cuentan con los denominados puntos Sigre, normalmente una caja de cartón en la que depositamos los medicamentos desechados, incluyendo los envases, aunque estén vacíos, puesto que han estado en contacto con el medicamento y pueden contener restos de estos.

No se deben depositar en los puntos Sigre otros productos de consumo en farmacias como los termómetros, las prótesis, las radiografías, las gafas, materiales de cura, bolsas de plasma, frascos para muestras, pilas o productos químicos.

 

Puntos limpios

Como habrá podido comprobar, los puntos limpios son el destino final de la mayoría de estos elementos que no sabemos cómo reciclar. Se trata de espacios provistos de contenedores donde hay que trasladar los residuos domésticos que no deban mezclarse con el resto.

Deberá contactar previamente con el Ayuntamiento correspondiente para conocer el punto limpio más cercano y los tipos de residuo que se admiten.

 

Fecha de actualización: 6 de octubre de 2022