Pesas de gimnasio

Servicios cancelados por la COVID-19: a qué tiene derecho como consumidor

Las medidas adoptadas por las autoridades durante estos meses para hacer frente a la pandemia de la COVID-19, han traído como consecuencia para los consumidores, que no se hayan podido llevar a cabo algunos de los servicios que tenían contratados durante este tiempo, porque se han suspendido las actividades.

Esto incluye, desde actividades que los consumidores tenían reservadas antes de la pandemia, como una estancia en un hotel, una entrada a un espectáculo o una visita a una exposición, hasta los servicios contratados que se pagan periódicamente (los denominados contratos de “tracto sucesivo”), como los gimnasios, las guarderías o las clases de idiomas.

El levantamiento paulatino de las restricciones que se está produciendo en las distintas fases de la desescalada, no implica que actualmente, estos servicios se estén prestando con normalidad.

En el siguiente reportaje aclararemos a qué tiene derecho en el caso de que tenga un servicio contratado que no ha podido ejecutarse por causa de la COVID-19.

 

Servicios contratados y no disfrutados

 

En el caso de que haya pagado por un servicio que no ha podido disfrutar (hotel, entradas para un concierto o espectáculo, entradas de cine o teatro, entre otros) como consecuencia de las medidas adoptadas durante el estado de alarma, las fases de desescalada o la nueva normalidad:

  • Dispondrá de un plazo de catorce días para resolver el contrato, a contar desde la imposible ejecución del mismo, siempre que se mantenga la vigencia de las medidas adoptadas que hayan imposibilitado la ejecución del servicio. 
  • Una vez recibida la solicitud de resolución del contrato por parte de la empresa, esta podrá ofrecerle otras posibilidades sustitutorias al reembolso, como el ofrecimiento de vales o bonos para disfrutar más adelante, que, en todo caso, quedarán sometidas a la aceptación por parte del consumidor.
  • Si pasados 60 días desde que se comunica al empresario la intención de resolver el contrato,  no se ha llegado un acuerdo, la empresa tiene que devolver el dinero en catorce días. Deberá hacerlo en la misma forma en que se efectuó el pago, con excepción de aquellos gastos financieros ocasionados por la gestión del reembolso que haya podido tener (que debe desglosar y justificar) y que se descontarán del importe total de devoluciónEstos gastos no podrán suponer una penalización para el usuario.
      

Aunque los plazos han estado suspendidos durante el estado de alarma, con fecha 4 de junio se han restablecido, por lo que a partir de esa fecha, si el contrato que usted tenía no ha podido ejecutarse, tiene 14 días para contactar con la empresa y pedir su resolución.

 

Servicios que se pagan periódicamente (servicios de tracto sucesivo)

 

Por otra parte, para el caso de los servicios que se pagan periódicamente (servicios "de tracto sucesivo"), como un gimnasio, una guardería o las clases de idiomas, en primer lugar, la empresa podrá ofrecerle opciones de recuperación del servicio a posteriori, una vez se levanten las medidas impuestas en cada fase correspondiente.

En el caso de que no acepte esta alternativa, entonces la empresa deberá proceder a la devolución de los importes que ya ha abonado, en la parte correspondiente al periodo de servicio no prestado, o bien, siempre que como consumidor lo acepte, a minorar la cuantía de las futuras cuotas. La empresa no podrá pasar a cobro nuevas mensualidades hasta que el servicio se preste con normalidad, sin que ello dé lugar a la rescisión del contrato, salvo que exista voluntad de romperlo por ambas partes.

Recuerde que es conveniente que todas las comunicaciones que tenga con la empresa prestadora de servicios se hagan por medios que permitan dejar constancia de las mismas. Conserve todos los correos electrónicos y mensajes que se intercambien.

Teniendo en cuenta la situación actual y la gran diversidad de actividades y contratos existentes, se recomienda intentar llegar a acuerdos amistosos con los empresarios, y en el caso de que esto no sea posible, teniendo en cuenta los plazos indicados, puede presentar una reclamación o una solicitud de arbitraje o recurrir a la vía judicial.

Para más información, puede consultar la guía sobre derechos de los consumidores durante el estado de alarma.