garantia madrid

Garantía Madrid. Cómo encontrar comercios seguros frente a la COVID-19

Frente a la COVID-19 no existe la seguridad total, pero sí se pueden articular medidas para extremarla. Saber si el comercio o el restaurante al que vamos a entrar nos ofrece esta protección es ahora posible gracias a Garantía Madrid, un distintivo que la Comunidad de Madrid puso en marcha el pasado 1 de junio y que ya exhiben más de 3.000 establecimientos de 39 municipios de la región.

Garantía Madrid ofrece esta información al consumidor a través de una pegatina con un código QR, que podrá encontrar en la puerta del establecimiento. Este código permitirá a cualquier ciudadano chequear con su teléfono móvil la ficha del comercio o local de hostelería.

 

En la misma, podrá encontrar información detallada sobre las medidas concretas de protección que adopta ese establecimiento, así como la certeza del cumplimiento de determinadas exigencias de seguridad.

 

Sistema de señales

 

El consumidor podrá identificar el grado de protección de cada establecimiento por un sistema de señales. Concretamente, Garantía Madrid ofrece tres tipos de distintivos: el símbolo del check, el símbolo del más y el corazón.

 

El distintivo del check informa sobre el cumplimiento efectivo de las medidas que la Comunidad de Madrid exige para garantizar mecanismos de protección frente al virus.

 

Las medidas requeridas varían en función de varios criterios, que determinan si el establecimiento tiene o no espacios de atención al público y/o cliente presencial y, dentro de ello, si tiene menos o más de diez empleados.

 

Entre otras cuestiones, se exige al comercio o tienda que comunique a sus empleados con qué síntomas puede acudir al trabajo, el análisis de riesgos y protección de empleados según sus tareas o un protocolo de actuación en caso de contagio.

 

Si hubiese espacios de atención al público habría que añadir medidas más específicas de control, higiene, desinfección o distanciamiento.

 

El distintivo del símbolo del más (+) informa sobre si los establecimientos han ido más allá de lo exigido por las normas, con medidas extraordinarias como planes de emergencia, garantía de sostenibilidad y teletrabajo o auditorías.

 

El distintivo del corazón representa que el comercio ha desarrollado una actividad solidaria singular y de apoyo contra la COVID-19 merecedora de respeto, consideración y aprecio, de la cual se informará de forma detallada.

 

Veracidad

 

La empresa que solicite el sello tiene que hacerse responsable de la veracidad de la información que comunica, y aportar las pruebas documentales del cumplimiento de las mismas para hacerse acreedora de esta certificación, tales como copias de los planes de desinfección o imágenes de la correcta separación de mesas en terrazas o en sala.

 

Una vez recibidas las solicitudes, los técnicos de la Comunidad de Madrid verifican las mismas y, en su caso, emiten el identificativo.

Cómo conseguirlo

 

El certificado es gratuito y voluntario, y las empresas que quieran obtenerlo deberán acceder a la página web www.garantia.madrid y completar unos cuestionarios con los que acrediten que cumplen los estándares. Estos cuestionarios están diseñados en función del número de empleados (menos de diez trabajadores o por encima de esa cifra) y de si la empresa dispone de espacios de atención al público y clientes presenciales.

 

El proceso de solicitud se desarrolla digitalmente, mediante el aporte de la información acreditativa necesaria, que será evaluada y culminará, en su caso, con la concesión del identificativo.

 

La empresa deberá cumplimentar un cuestionario específico de preguntas cerradas y deberá presentar las evidencias correspondientes. Para no conformidades, se establece un periodo de subsanación, que será comunicado al solicitante. Tanto durante el proceso de solicitud como durante el mantenimiento del sello, Garantía Madrid podrá llevar a cabo las medidas de control que considere oportunas.

 

Restauración

 

Existen algunas medidas específicas para el sector de la restauración, como la ventilación cruzada natural; la reserva telefónica obligatoria y/o necesidad de rellenar un formulario por parte de los clientes para que los locales guarden un registro de los asistentes de cara a posibles rastreos; o evitar que los clientes estén de pie.

 

Además, el horario de cierre del establecimiento debe ser compatible con el confinamiento nocturno establecido por las autoridades. También debe existir un control de los decibelios de manera que los clientes no tengan que forzar la voz para conversar. Se tendrán en cuenta también otras medidas como la instalación de sensores de C02 o la utilización de filtros purificadores de alta eficiencia.