Casa y llaves

COVID-19: cambios en las medidas de apoyo en el pago del alquiler, hipotecas y suministros

Desde la declaración del estado de alarma a causa de la pandemia de la COVID-19, varias han sido las medidas que se han establecido para proteger a las personas consumidoras más vulnerables, en materias que preocupan tanto a los ciudadanos como el pago de la hipoteca, el alquiler o los suministros básicos en la vivienda.

A lo largo de estos meses, se han aprobado medidas específicas encaminadas a facilitar el pago de la hipoteca y los créditos al consumo. Se ha impedido el corte de suministros a los consumidores en su vivienda habitual y se han aprobado ayudas para el pago del alquiler.

No obstante, el plazo de solicitud de alguna de estas medidas han finalizado, por ello, desde el Portal del Consumidor queremos ofrecerle un resumen con aquellas que se prorrogan y todavía puede solicitar y con las que ya no puede contar a partir del 1 de octubre.

 

Hipotecas y créditos al consumo: moratoria legal y convencional

 

La moratoria legal en el pago de la hipoteca o de un crédito al consumo fue aprobada para ayudar a los consumidores considerados vulnerables que no podían hacer frente al pago de sus deudas. Esta moratoria se podía solicitar hasta el pasado 29 de septiembre, por tanto si no la ha solicitado ya, no podrá hacerlo.

Actualmente, los consumidores que tengan problemas para hacer frente al pago de la hipoteca de su vivienda, pueden solicitar una moratoria convencional al banco y acogerse a las condiciones que la entidad le ofrezca. También podrán acogerse a esta moratoria aquellos consumidores vulnerables económicos que ya estuvieran disfrutando de la moratoria legal.

Para solicitar esta moratoria convencional deberá consultar con la entidad bancaria donde tenga la hipoteca o el préstamo. Antes de su concesión, la entidad bancaria deberá entregarle una propuesta de acuerdo por escrito con información simplificada sobre las principales condiciones del préstamo, así como las consecuencias jurídicas y económicas del aplazamiento.

Esta moratoria podrá acordar, que el importe de los meses de moratoria, se redistribuya entre el resto de cuotas, sin modificar el plazo de vencimiento del crédito o puede negociar que le amplíen el plazo de vencimiento. Compruebe las condiciones del acuerdo, ya que puede suponer una modificación del interés pactado o cobrarle gastos o comisiones. Revise también si lleva asociado algún producto o seguro.

 

Ayudas al alquiler: aplazamiento del pago de la renta para grandes tenedores

 

En el caso de las ayudas al alquiler, se ha prorrogado el plazo de solicitud de aplazamiento de la renta, para las personas en situación de vulnerabilidad económica en su vivienda habitual hasta el próximo 31 de enero, en el caso de que su arrendador sea una gran empresa, entidad pública o gran tenedor, entendiendo por tal, la persona que física o jurídica que sea titular de más de 10 inmuebles urbanos.

Recuerde que, en ese caso, lo primero que debe hacer es ponerse en contacto con su arrendador y negociar un aplazamiento o la condonación de la deuda. En caso de que no llegue a un acuerdo, podrá solicitarle una moratoria en el pago de la renta. Pasados siete días desde que la empresa haya recibido su solicitud, deberá ofrecerle una de estas dos posibilidades:

  • Una reducción del 50% de la renta del alquiler. Podrá llegar hasta un máximo de cuatro meses.
  • Un aplazamiento en el pago de la renta del alquiler, que se aplicará de manera automática y que, en ningún caso, podrá superar los cuatro meses. Dicha renta se aplazará en la siguiente mensualidad, fraccionando las cuotas durante al menos 3 años, siempre dentro del plazo de duración del contrato de alquiler. Las cantidades aplazadas se devolverán al arrendador sin intereses y sin ningún tipo de penalización.

En el caso de que el arrendador sea un particular o una empresa con menos de diez alquileres, no está obligado a ofrecerle ningún aplazamiento. Si no llega a un acuerdo con él, puede acogerse a las distintas ayudas que se han aprobado, entre ellas, una línea de avales, con total cobertura del Estado, para que las entidades bancarias puedan ofrecer ayudas transitorias de financiación (préstamos) a las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad y tengan problemas para pagar el alquiler.

Las ayudas deben dedicarse exclusivamente al pago del alquiler y podrán cubrir 6 mensualidades de renta. El plazo para devolver estas ayudas será de hasta 6 años, prorrogable otros 4, sin que suponga ningún tipo de gastos o intereses para el solicitante. Puede ampliar más información sobre estas ayudas transitorias de financiación en el siguiente enlace.

Suministros básicos en su vivienda: electricidad, gas y agua

 

Durante el estado de alarma, la desescalada, la nueva normalidad y hasta el pasado 30 de septiembre, los cortes de suministros básicos en las viviendas de los consumidores han estado prohibidos.

No obstante, recuerde que, aunque el plazo para evitar que puedan cortarle el suministro haya caducado, en el caso de personas vulnerables y en riesgo de exclusión social, existen otros mecanismos establecidos por los organismos autonómicos y estatales de ayuda para estos consumidores:

  • Electricidad. En el caso de la luz, no podrán ser objeto de cortes de suministros las viviendas acogidas al bono social en las que vivan consumidores en riesgo de exclusión social, menores de 16 años y los hogares en los que uno de sus miembros se encuentre en situación de dependencia reconocida de grado II o III, o bien con una discapacidad reconocida igual o superior al 33%. Más información.
  • Gas. En el caso del gas, el consumidor vulnerable acogido al bono social eléctrico puede beneficiarse del bono social térmico, una ayuda directa destinada a paliar la pobreza energética de los consumidores más vulnerables. Más información.
  • Agua. Los consumidores que tengan su tarifa de agua con el Canal de Isabel II se benefician de unas bonificaciones extraordinarias en las tarifas del agua que el Canal ha establecido para ayudar en la pandemia de la COVID-19. Están destinadas a usuarios afectados por un ERTE, empresas e industrias que han visto reducida su actividad, así como a instalaciones habilitadas para usos sanitarios o funerarios. Más información.

Puede revisar las condiciones para ser considerado consumidor vulnerable y poder acceder a las ayudas establecidas en el siguiente enlace.